La última de Saric, de pillo: roba para meter la canasta de la victoria y derrotar al líder