Oriol Paulí se hace grande, ¡vaya dos matazos!