ACB Clásicos: La explosión de Pau Gasol