Carlos Arroyo, atrápalo si puedes