Felipe Reyes, el rey del rebote