Jaime Fernández, talento y descaro para el Unicaja