Pedro Martínez y las asistencias