Pedro Rivero, pasión por el baloncesto