¡Tremendos tapones de Sakho!