Solapas principales

Bayern München salva la primera bola de partido frente a Milano (85-79)

  • El Bayern, que llegaba tocado de Milán y de la paliza frente a ALBA, fue justo vencedor
  • Vladimir Lucic fue el gran protagonista con 27 puntos, 7 rebotes y 35 en valoración

BAYERN MÜNCHEN 85-79 OLIMPIA MILANO

 
Moral y físicamente (lesión de Weiler-Babb, Gist renqueante) tocado llegaba el Bayern a este tercer partido, no solo por lo acontecido en Milán en los dos primeros encuentros de la serie, sino también por la dura derrota en su duelo liguero frente a ALBA Berlín, 62-100, en el que sin embargo, afrontó la mayor parte del partido con los menos habituales en pista. Aún así, asomaban las dudas en el momento más delicado de la temporada.
 
En la previa, Andrea Trinchieri declaraba que la serie había quedado emocionalmente marcada por lo que pasó en el primer partido, y tras su expulsión por los árbitros en el segundo, incidía en que ahora "no hay que hablar, sino hacer". Y cierto era que algo tenía que hacer el técnico para intentar revertir la dinámica de esta serie. Más tranquilo que su compatriota, Messina señalaba como claves el "rebotear e imponer nuestro estilo de juego".
 
Conscientes ambos equipos de lo mucho que había en juego, al comienzo del partido hubo poco acierto por parte de los dos, aunque el ritmo era bastante alto. Sorprendió la inclusión de Flaccadori en el cinco inicial (solo había sido titular un partido en la temporada), como perro de presa sobre Delaney, y la buena defensa sobre la línea exterior de Armani pronto empezó a dar sus frutos. El propio Flaccadori inauguraba el marcador con un triple, y el Bayern casi calcó el comienzo del segundo partido, 7-0 de salida. A Olimpia Milano, con una circulación de balón poco fluida, se le atragantó la buena defensa planteada por el equipo de Trinchieri, sumando un 0/6 en tiros en estos minutos.
 
Los italianos, que tardaron casi cuatro minutos en estrenar su casillero, igualaron cerca del ecuador del cuarto, aunque seguían sin conseguir canasta fácil alguna, mérito indudable del rival. La respuesta del Bayern fue contundente: un parcial de 14-0 que cerró el primer  cuarto, con triples de Lucic, Sisko y la entrada en pista de un enérgico Reynolds (desacertado en los dos primeros partidos), autor de 6 puntos, con Olimpia Milano incapaz de romper las líneas defensivas bávaras, 23-9, min.10.
 
Tras las palabras subidas de tono de Messina en el banco, Milano reaccionaría con dos buenas defensas de Hines, traducidas en robos de balón, un 2+1 de Sergio Rodriguez, dos triples de Shields y dos acciones de calidad a la media vuelta con la firma de Datome.
 
Las tornas habían cambiado por completo, y los italianos devolvían el parcial a su anfitrión (9-24), poniéndose por primera vez por delante en el marcador tras triple de Brooks, 32-33, min.18. Sin embargo, el Bayern encandenaría varias acciones defensivas positivas para volver a comandar el partido, y un alley-oop cruzando el campo de Sisko sobre Lucic, más un posterior 2+1 de Zipser, le daban ventaja al descanso, 39-35.
 
El paso por vestuarios sentó mucho mejor al conjunto alemán, y tras la reanudación, se repitió el guión inicial del partido, con un Milan totalmente atascado en ataque y el Bayern sumando, con JaJuan Johnson desde la media distancia y Baldwin en el uno contra uno, bien con canasta o bien desde la personal.
 
Viéndolas venir, Messina paraba el partido, pero el parcial a favor del Bayern se mantuvo abierto hasta el 14-0, solamente lo rompió Shields con un tremendo mate atravesando la zona alemana. Sin embargo, la renta seguiría creciendo, con un imparable Lucic (19 puntos en aquel momento) que se echó el equipo a las espaldas, 60-42, min.27. Solamente Sergio Rodriguez, con cinco puntos consecutivos, mantenía el tipo para los de Armani, que encaraban el último cuarto con una desventaja de 13 puntos, tras un 3+1 de Punter.
 
 
Con una jugada en la que Delaney sacó hasta siete puntos de una tacada -un triple más antideportiva seguido de un 2+1- Armani Milano volvía a meterse de lleno en el partido, 64-58, pero un Vladimir Lucic enorme en defensa y en ataque, disipaba los fantasmas para su equipo. El Bayern mantuvo una ventaja por encima de la docena de puntos bajo la buena dirección del esloveno Sisko (9 puntos y 8 asistencias), que mejoró ampliamente en este apartado a su compañero Baldwin, y el aplomo de Johnson (9+9), por lo que la victoria parecía asegurada. Por parte de Milano, la réplica solo llegaba por parte de Delaney y la vuelta a pista del Chacho en esta ocasión no sirvió de revulsivo.
 
Solamente se acercarían los italianos en el último minuto, con un triple de Roll y mate de Tarczewski a falta de 34 segundos, 80-75, pero ya era demasiado tarde para ellos. Lucic, el hombre del partido con 27 puntos (récord personal en Euroliga), 7 rebotes y 35 en valoración, sentenció con sangre fría desde la línea de personal. 85-79 el marcador final. Habrá por lo tanto cuarto partido en Múnich, y la serie promete todavía emociones fuertes.
 
 

estadísticas

estadisticas.jpg

euroleague.net

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 9 meses
#Contenidos: 
162
#Comentarios: 
135
Total lecturas: 
388,818

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar