Solapas principales

Benite y Rivero doblegan a Hapoel de Jerusalén (91-84)

  • La intensidad de Jasiel Rivero en ambas pinturas y el acierto anotador de Benite, claves para la victoria
  • San Pablo Burgos llegó a ganar por 14 y supo administrar la ventaja al final

La entrada de Jasiel Rivero: El cubano realizó un gran partido, especialmente en el primer cuarto cuando se echó a su equipo a la espalda y aportó intensidad en ambos lados de la cancha con puntos y rebotes. Rompió el partido cuando empezaba a mandar Hapoel y se mostró muy seguro

Los puntos de Vitor Benite: El brasileño es un seguro de vida. Anota desde cualquier posición del campo y es mucho más que un tirador. Asume mucha responsabilidad y no le tiembla la mano, en las buenas o en las malas.

Los rebotes: San Pablo Burgos recogió 51 rebotes por sólo 27 de los israelitas. Jasiel Rivero y Earl Clark se aplicaron mucho en esta tarea, con Clark asumiendo el liderazgo del equipo sin reclamar demasiados tiros para él mismo. Ejerce ya de referente.

 

Duelo de altura en el Coliseum Burgos entre el San Pablo y el Hapoel Bank Yavah de Jerusalén, más aún con la baja ya confirmada de Goran Huskic (entre 3 y 5 semanas). Los de Joan Peñarroya respondieron cargando el juego interior y buscando la fuerza de Augusto Lima, que anotaba la primera canasta y forzaba la falta. El hispano-brasileño no anotaba el adicional, pero robaba la siguiente bola y lanzaba el contraataque para anotar un mate que ponía el 4-0 en el electrónico.

Hapoel recogía el guante y lanzaba a TaShaun Thomas como puntal en ataque, abusando de los cambios defensivos en el pick & roll desde fuera, con James Feldeine canalizando todo el juego ofensivo de los israelitas. El partido estaba muy apretado aprovechando esos cambios en la defensa, pero con San Pablo Burgos respondiendo sin miedo y manteniéndose en el partido, con 12-17 en el marcador.

Fue entonces cuando entró el factor diferencial para el San Pablo Burgos en la primera mitad: Jasiel Rivero. El cubano sigue sin poder jugar la competición doméstica y aprovecha cada oportunidad como si fuera la última.  Al descanso se llevó 14 puntos, 4 rebotes y 16 de valoración... en sólo 8 minutos en cancha. La entrada de Rivero revolucionó el partido, 'comprando' mucho mejor los cambios en defensa y anotando desde el interior con mucha seguridad. Al final del primer cuarto, el resultado era de 26-22 con un mate de Rivero justo antes de la bocina.

Tras la reanudación, la inercia positiva continuó para los locales con Rivero, una vez más, palmeando un balón a canasta tras un fallo de JP Tokoto y un triple de Benite que dejaba un parcial de 10-0 a favor de Burgos y que obligaba al entrenador de Hapoel a pedir tiempo muerto tras sólo un minuto.

Las cosas pintaban inmerjorables para el equipo local, pero un par de faltas enfadaban por igual a los aficionados y a los jugadores, con Bruno Fitipaldo recibiendo una técnica y un lío en las siguientes jugadas que dejaban el marcador 35-34 con 6 minutos del cuarto por jugarse. Los de Peñarroya supieron reaccionar bien y Vitor Benite encendía la máquina de hacer puntos: 9 en el cuarto mientras San Pablo Burgos cerraba el cuarto con sólo dos puntos en segunda jugada concedidos por los locales: 47-42 al descanso.

San Pablo Burgos se había mostrado como un equipo con carácter y autoridad en la cancha, pero la salida del vestuario de los locales fue impresionante. Muy concentrados y arreglando los desajustes defensivos, con Clark ejerciendo de líder y Benite como anotador. Si las faltas y una técnica marcaron el segundo cuarto, en el tercero ocurrió lo mismo pero en sentido contrario. Falta y técnica de Mndaugas Kupsas con San Pablo recogiendo la máxima ventaja hasta el momento: +10 en el marcador y Rivero de nuevo en pista para seguir cuajando un gran partido que hacía que el cuarto acabara 68-56, de nuevo máxima para San Pablo (+12) al final del cuarto y 19 rebotes a favor de los locales.

Sin embargo, 12 puntos no eran suficientes para dar el partido por ganado y Joan Peñarroya lo sabía. No aflojaron nada los suyos en la cancha en el último periodo mientras Brown y Thomas remaban casi en solitario para los israelitas y trataban de remontar el partido. Vitor Benite tomó definitivamente las riendas del partido, más aún cuando Bruno Fitipaldo recibía su segunda técnica y quedaba descalificado. Thad McFadden asumía las labores de base con solvencia aunque algunas dudas y Burgos subía la intensidad los últimos 5 minutos, ya que Hapoel no había cometido ninguna falta aún.

Los ajustes provocaron muchas faltas por los visitantes (2 jugadores expulsados y 2 más con 4 faltas), pero con una superioridad abismal en el rebote 51 a 27 a favor de los de Peñarroya y una excelente gestión de la ventaja por parte de los burgaleses desde la calma y la selección de tiro para cerrar el marcador 91-84 ante un favorito al título como Hapoel de Jerusalén.

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
6 años 10 meses
#contenidos: 
86
#Comentarios: 
218
Total lecturas: 
199,970