Solapas principales

Se encuentra usted aquí

Catorce países y cuatro continentes. La vida en los banquillos de Richi González Dávila

  • De Islandia, pasando por Venezuela, fichando por Metros de Santiago en Santiago de los Caballeros de República Dominicana y ahora seleccionador de los combinados femeninos de Siria.
  • Richi González Dávila vive en perpetuo cambio de país, de continente y de culturas, pero su pasión hace llevar al éxito a sus equipos o combinados nacionales. Ahora emprende su penúltima aventura y lo hace en Siria.

Es una manera de vivir el baloncesto. Richi González Dávila no ha parado de escribir capítulos en su historia de banquillos alrededor del mundo, comenzando hace unas semanas la penúltima historia, convertirse en seleccionador femenino de Siria, disputando el campeonato U16 de Asia en Jordania, ocupando una meritoria octavo puesto, quedando cuartos en la fase de grupos y cayendo en el partido del séptimo ante Samoa. Eso sí, han conseguido la primera victoria de la historia de Siria en División A y eso garantiza la permanencia en la máxima categoría de Asia.

Ha sido un año 2023 incesante de actividad, pasando por su club en Islandia (Keflavik Karfa), pasando por Héroes de Falcón en Venezuela, Metros de Santiago en República Dominicana y ahora Siria. A sus 51 años, solamente le queda por entrenar en Oceanía, dejando historia para el recuerdo como su paso por Corea del Norte y conviertiéndose en uno de los grandes ejemplos de buscar su lugar lejos de España. 

Su manera de entrenar por todo el mundo y Solobasket ha hablado con Richi González Dávila, acabando su participación en Jordania junto al combinado U16 de Siria.

image-2.jpg

Otra aventura más en los banquillos de Richi González Dávila. (Foto: FIBA)

entrevista a richi gonzález dávila

Solobasket: Hablar contigo es como transportarte a casi dar la vuelta al mundo, siempre relacionado con el baloncesto como denominador en común. Pero comencemos por la última aventura. ¿Cómo surgió ser seleccionador femenino de Siria?

Richi González Dávila: "Yo siempre me considero una persona muy afortunada, porque he podido hacer de mi pasión, mi profesión.

Echando la mirada al pasado, alrededor del año 1994, cuando fui a Uruguay siendo mi primera experiencia en el extranjero, en Montevideo, trabajando con las selecciones de aquel país (trabajando con Berardi), tuve claro desde aquel momento qué cosas te enriquecían a nivel personal y técnico, y lo que te daba entrenar en el extranjero, no tenía precio, siendo así años después.

Por circunstancias de la vida, estudios y trabajo (por aquel entonces estaba en Madrid trabajando con la Federación de Baloncesto de Madrid), no encontré el momento ideal para salir fuera en aquel momento, hasta que me llegó la oferta de entrenar en Chile. Fue una etapa muy bonita, con tres años en Chile, muy buenos a nivel deportivo, quedando sextos de América, y a partir de ahí se ganaron cuatro medallas y nos clasificamos para dos FIBA America y un Preolímpico, siempre estando entre los mejores del continente.

Ya tenía claro que quería seguir entrenando fuera de España, viviendo este tipo de experiencias en los banquillos y a partir de ahí hay hasta catorce países donde he dirigido, cuatro continentes, y en cada uno de ellos me han enriquecido en todos los niveles y no lo cambiaría absolutamente por nada". 

SLB: ¿Cómo sucedió lo de Siria?

R.G.D: "Este año ha sido una vorágine de viajes, comenzando el año en Venezuela, acabé después en República Dominicana y ahora en Siria. A veces, incluso te cuesta saber dónde estás. Yo con esta vida estoy muy feliz, obviamente con ganas de volver a casa y de reencontrarme con mi familia, ya que son casi seis meses fuera y esta experiencia de Siria surge por Javi Juárez (persona muy importante para mí y muy buenos amigos desde hace muchos años), porque el año pasado se hizo cargo de la selección y en aquel momento me pidió que le ayudase, pero yo no pude porque estaba bajo contrato en Venezuela y se solapaban fechas.

Este año me lo volvió a pedir, primero para hacerme cargo de las selecciones femeninas y después también para que le ayudase o le ayude en la masculina del futuro. Y en eso estamos, disfrutando de la experiencia, infinitamente mucho mejor de lo que me esperaba, ya que soy una persona que no le gusta tener una idea preconcebida hasta que no lo vives. Me gusta descubrirlo todo en primera persona y no dejarme influir.

Damasco, por ejemplo, es una ciudad maravillosa, impresionante. Ahora, por ejemplo, hemos estado en Jordania y Ammán es otra ciudad increíble. Muy contento con la Federación, con el trabajo y disfrutando mucho del camino, del día a día y del presente".

b3784ce8-6b06-4d66-bcaf-539b25bb93cd.jpg

Roster de SIria U16 en Jordania. (Foto: FIBA)

SLB: ¿Cómo están siendo estas primeras semanas en Siria y qué objetivo se marca la Federación y tú como seleccionador?

R.G.D: "La Federación está presidida por Tarif Koutrach, un jugador histórico de Siria, capitán de la selección durante muchos años. Ellos quieren hacer un programa de selecciones muy competitivo, cogiendo un poco el ejemplo del camino marcado por la Federación Española, sobre todo, de cómo funcionan las selecciones. Javi Juárez está con el combinado masculino y yo con la parte femenina, y como he comentado, daré una ayuda a Javi en las masculinas. Esto es un poco la idea que hay. El objetivo que se marcan es hacer y crear un programa que lleve a las selecciones de Siria a competir en Asia a un muy buen nivel en poco tiempo.

Las instalaciones de la Federación son extraordinarias, han construido una residencia dentro de la misma Federación, añadiendo un pabellón con aforo de 11.000 personas, disputándose allí el Preolímpico en Damasco durante el mes de agosto. La idea es ir paso a paso, trabajando para construir selecciones y generaciones competitivas.

La gente ama el baloncesto en Siria, teniendo personalmente la ocasión de ver las finales de liga del país y se vive de una manera increíble con grandes ambientes y los pabellones repletos, encontrando, por ejemplo, 12.000 personas en Damasco o 17.000 personas en Alepo. 

Nos han pedido desarrollar un programa a largo plazo para competir en el menor tiempo posible. Sin ningún tipo de presión, pero con el gran objetivo de mejorar el baloncesto en el país y que sean selecciones competitivas en Asia".


SLB: Creo que te encuentras en Jordania ahora junto al combinado U16, pero ¿Cómo es Siria (siempre en permanente epicentro de conflictos bélicos)?

R.G.D: "Me he encontrado una ciudad y una capital increíble. Javi ya me había contado que era una ciudad preciosa. Es una lugar con un gran encanto y con mucha historia, incluso podríamos decir con magia, también con mucho turismo.

Es una ciudad muy segura, teniendo gente muy respetuosa, sabiendo que es una población muy trabajadora y también muy luchadora por el pasado que ha tenido el país, sabiendo que tiene muchas ganas de tirar para adelante. Yo me he encontrado una situación totalmente normal en todos los sentidos.

A nivel de baloncesto, partimos de la base de que la gente es una apasionada del deporte y el aficionado lo vive mucho, viendo también como la Federación trabaja muy bien las competiciones locales, teniendo una muy buena disposición por parte de los medios de comunicación. Ha superado con creces todas mis expectativas previas a comenzar la aventura en Siria".

image0-20.jpeg

Espectacular victoria de Siria, la primera tanto en femenino como en masculino del país. Victoria ante Tailandia, siendo 22 puestos por debajo en el ranking FIBA.

SLB: ¿Cuál es la agenda que tienes al frente del combinado y qué quieres inculcar como coach? ¿Qué nivel y qué diferencias has encontrado respecto a otros lugares donde has entrenado?

R.G.D: "A corto plazo, el primer objetivo ha sido el campeonato U16 en Jordania, jugando en división A, teniendo grandes selecciones del continente, sobresaliendo combinados como China, Japón o Australia.

Estamos dando muy buena imagen, con buen baloncesto, obviamente, teniendo nuestras limitaciones, pero luchando por permanecer en división A. Queremos competir, ganar experiencia y ser mejores cada día, siendo esto uno de los requisitos que les digo siempre a mis jugadoras. Hay que mejorar como equipo, sabiendo que somos mejor equipo que hace un mes, sin olvidar también que hay que disfrutar de cada momento y en cada partido.

Después vendrá la selección masculina. Yo ayudaré a Javi con el Preolímpico y un campeonato de Asia en China en el mes de septiembre, llegando posteriormente las ventanas FIBA en noviembre. 

Tengo ganas de volver a casa después de más de medio año fuera y se hace cuesta arriba estar tanto tiempo sin tu familia al lado. Después de este campeonato viajo de Jordania directamente a España para recuperar el tiempo perdido (mi mujer, Lidia Mirchandani, ahora mismo está en Islandia, dirigiendo la selección U16)".

9f3d4abb-db21-492e-9524-29ce410dcefb.jpg

El coach español en su reciente etapa en Venezuela.

SLB: Año muy movido, comenzando por Venezuela, pasando por Rep. Dominicana y de momento Siria. Tres países diferentes y supongo que llenos de contrastes. ¿Qué diferencias has encontrado a estilo de vida y sobre todo, a nivel de Baloncesto?

R.G.D: En cuanto a diferencias en todos los países que entrenado son múltiples y la lista es muy larga. Aquí en Siria una de las diferencias que me he encontrado es el nivel de las instalaciones. Los jugadores viven en la Federación, una residencia-hotel que hay dentro y que han terminado de construir hace muy poco. Este elemento es una gran calidad de trabajo, ya que los jugadores no pierden ningún minuto para venir a entrenar, considerando que Damasco es una ciudad enorme y de mucho tráfico. Esto es un paso muy importante, sin olvidar que el pabellón es espectacular.

Son jugadores muy competitivos, con un gran sentimiento de país, siendo una población muy encaminada a salir hacia delante, esperando tener una buena situación cuanto antes y eso les lleva a tener un gran espíritu competitivo.

Cuando terminé en Venezuela, me llegó la opción de República Dominicana, al Metros de Santiago, el club más laureado del país caribeño. Esta liga sí que lleva dos años viviendo un momento complicado, que la gran mayoría de jugadores dominicanos marcha del país a jugar a otras ligas. Por ejemplo, en Venezuela había 40 o 50 jugadores dominicanos, disfrutando la liga.

La liga en República Dominicana funciona un poco diferente, ya que hay un draft de jugadores, y los mejores jugadores están jugando fuera. Me llamaron para conocer la ciudad, para conocer el club y esperan contar conmigo en un futuro próximo.

Allí se practica un baloncesto que me gusta mucho con un gran talento y de una forma de jugar, muy diferente, mucho menos táctica, sobresaliendo más el individualismo de los jugadores, desarrollando, sobre todo, el talento de los jugadores. Yo fiché como base titular a Richard Bautista, con un espectacular talento para jugar al baloncesto. 

Se trata de un club que es una institución para el país, siendo el club más ganador del país y me lo pasé muy bien, siendo un gran club y una gran ciudad (Santiago de los Caballeros). Como he comentado, la liga comienza siendo más débil, pero con el paso de las semanas la liga recupera jugadores de otros países y mejora al final del curso, siendo también una liga muy seguida a nivel mediático".

SLB: Después del verano ¿seguirás en Islandia, habrá Venezuela y Siria?

R.G.D: "En Venezuela, soy muy feliz. Siempre digo que Latinoamérica es mi lugar en el mundo. Primero porque me encanta el baloncesto de aquella zona, sabiendo que la liga de Venezuela es la mejor de Sudamérica con diferencia, siendo una liga con grandes jugadores extranjeros, llegando jugadores de NBA y Euroliga, disputando partidos jugadores como McFadden o Slaughter.

Es una liga con mucho dinero, mucho jugador muy bueno y con grandes presupuestos. Es una liga bonita y competitiva, con muchos partidos en poco tiempo. Por tanto, es jugar y viajar. En el caso de los entrenadores es lo mismo, añadiendo el preparar el partido y crear vídeos. Es una liga muy atractiva para los entrenadores, con mucha difusión mediática y mucho partido televisado a nivel nacional. 

El año que viene volveremos a Venezuela para seguir la aventura allí para la temporada 2024 para dirigir a Gaiteros del Zulia. Se trata de un club que buscan llegar a ser campeones, tal y como sucedió cuatro veces en el pasado y en una ciudad como Maracaibo, con la mejor fanaticada del país.

A corto plazo, yo finalizo ahora y marcho España. Volver a mi ciudad es importante, ya que es la cara B de ser entrenador que es estar mucho tiempo fuera, de estar lejos de mi familia, y eso a veces se hace cuesta arriba. Es cierto que se trata de un estilo de vida, siempre hablado con mi familia, pero por ejemplo, te pierdes muchos momentos importantes de cualquier miembro familiar. Está la cara A de ser profesional, teniendo la oportunidad de conocer otros clubes y países, de otras culturas y otro baloncesto, siendo un enriquecimiento personal, increíble, pero luego está la cara B de este trabajo, ya que estás lejos de tu familia y es un tiempo que no vas a recuperar jamás. 

Yo el día de mañana volveré para ayudar a Javi con la masculina y en 2024 volveremos con Gaiteros en Venezuela, esperando comenzar la liga marzo, sin olvidar que tengo contrato en Islandia, con Keflavik Karfa, pero no me ponen ningún impedimento cuando me surge la posibilidad. Nunca he sido una persona en marcarme objetivos a largo plazo y las cosas van saliendo y se van encajando piezas.".

89049084-4cbc-441f-ae88-2fef8148aa19.jpg

Al frente del conjunto De Santiago de los Caballeros.

SLB: Por último, es impresionante tu trayectoria, tanto en clubes como en selecciones. Echando la mirada atrás, ¿con qué te quedas? ¿Qué momentos lo tienes bien guardados en tu memoria? Y sobre la experiencia en Corea del Norte, ¿Cómo sucedió todo y con qué te quedas de aquel momento? 

R.G.D: "Yo soy un apasionado del baloncesto y me da igual por ejemplo entrenador equipo de Venezuela con cinco extranjeros de gran nivel y pasar a dirigir a una selección como Siria U16. Yo no tengo ningún problema para pasar de un lado a otro. 

Soy de los pocos entrenadores del mundo que haya entrenado a combinados nacionales, femeninos y masculinos. De igual modo pasa con los clubes. El poder entrenar a tantos clubes y selecciones es una de las virtudes que he logrado en mi carrera deportiva. Esto te abre muchas puertas y me ha hecho mucho mejor Entrenador, siendo capaz de adaptarme a cualquier circunstancia y cualquier categoría, además de cualquier nivel. Me siento muy afortunado de la carrera que estoy llevando, sabiendo seguro que el día de mañana mis hijos, así lo valorarán igual que harán de la carrera que está llevando su madre.

De cada país y de cada experiencia me quedo con algo, teniendo amigos en cada lado que he estado. Echas de menos cosas de todos los sitios que has estado (playas, café, gastronomía, lugares). 
Muchas veces me haces la pregunta de si soy feliz haciendo lo que estoy haciendo, y mi respuesta siempre es la misma, puesto que no puedo ser completamente feliz en los lugares que estoy, ya que siempre echas de menos a alguna cosa, sobre todo mi familia. Pero siempre te quedan cosas, personas y recuerdos.

Posiblemente, se trata de la aventura más pintoresca que he tenido. En aquel momento fue una locura, ya que se hicieron eco todos los medios de comunicación. En aquel momento a mí incluso me sobrepasó.
Mucha gente en aquel momento me dijo que estaba loco y solamente dos personas me dijeron que probase la oportunidad: mi mujer y Javi Juárez.

Yo no tuve ninguna duda nunca, porque era una cosa que me apetecía mucho de probar, entrenando, posiblemente, al país más inaccesible del mundo y el más hermético de todos ellos. 

En aquel momento les pregunté las cosas que me quedaban a nivel de comunicación con la familia, se firmó contrato y allí me fui. Es posiblemente la experiencia más increíble de mi vida. Fue un momento diferente a todo con vivencias tras vivencias. A nivel deportivo y humano fue increíble.

Obviamente, aquella experiencia te deja muchas anécdotas, comenzando por la pregunta de los jugadores de cuál, o quién es el mejor jugador del mundo, yo decía que era LeBron, James y los jugadores no conocer a LeBron James. No sabían nada, pero eso te hace entregarte en cuerpo y alma en esa selección y en ese grupo de jugadores.

En el futuro me gustaría volver, me gustaría repetir, he tenido oportunidades de volver, pero las circunstancias en aquel momento no se dieron. La última, con todo cerrado para volver a Corea del Norte, estalló el tema del COVID y las fronteras se cerraron. Es una idea volver y mantengo comunicación con ellos, con la gente del comité olímpico norcoreano, y es una experiencia inigualable, con millones de anécdotas. Yo me siento bendecido por acceder a un puesto de trabajo que realmente casi nadie o por no decir nadie puede llegar a hacerlo".

SLB: ¿Te gustaría o te queda algún país por entrenar que tengas apuntado en tu libreta de deseos?

R.G.D: "Yo no he sido de plantearme objetivos, entrenar en un país o en otro. Las cosas van llegando y hay que dejar que las cosas fluyan. 

Cuando salí por primera vez dirección a Uruguay, no me esperaba todo lo que vendría después. He tenido múltiples ofertas de lugares increíbles que me habría encantado ir, pero por circunstancias no se ha podido dar. Pero llegado al punto de que has entrenado en catorce países y cuatro continentes, me encantaría el día de mañana poder entrenar en Oceanía y poder decir que he entrenado y dirigir en los cinco continentes del planeta, considerando además que muy poca gente lo ha hecho.

Sin obsesionarme, pero sería una ilusión del futuro. Comencé a entrenar muy joven y tres décadas después puedo decir y explicar muchas historias vinculadas al baloncesto, pero me queda mucho baloncesto por delante y muchos años por entrenar. Además, tengo avanzado un libro donde puedo explicar todas estas vivencias de tantos años sentado en los banquillos, teniendo como denominador en común el baloncesto, pero no desde el punto de vista técnico o táctico, sino de todas estas costumbres y capítulos vividos en todos los lugares del planeta. 

Entrenar en Oceanía sería cerrar la cuadratura del círculo".

image-3.jpg

Un ejemplo en los banquillos. Una manera de entrenar que lleva a muchos rincones y seguro que quedan muchas más historias en el futuro.

 

Sobre el autor

 
Imagen de Carlos Toribio Carlos Toribio@CarlosToribio04Soy Carles Toribio, periodista deportivo e historiador del arte, publicando en Solobasket desde hace más de dos años, destacando artículos de NBA, baloncesto universitario y todo lo vinculado con el mundo de la canasta en Europa, además de publicar en otros medios culturales de ámbito nacional e internacional. Carlos Toribio es periodista deportivo e historiador del arte, nacido en Barcelona, España. Publica en Solobasket desde 2020, con especialidad en artículos de análisis NBA y baloncesto universitario. Además, ha publicado en otros medios culturales de ámbito nacional e internacional. Seguidor de varios deportes: fútbol, balonmano, golf, tenis, NFL, MLB y por supuesto, el baloncesto, además del Barça, Real Sociedad y Sacramento Kings. Carlos, o Carles para los más allegados, disfruta de los viajes y la visita de todos los museos que le sea posible. “Life is a journey” es su lema.
Antiguedad: 
2 años 7 meses
#contenidos: 
1,188
#Comentarios: 
162
Total lecturas: 
2,058,708