Se encuentra usted aquí

César Rupérez: "La medalla de plata en el Mundial con China sabe a gloria"

  • En mayo comenzaba el vínculo del entrenador español con el combinado nacional femenino de China. Rupérez se convertía en el entrenador ayudante de Wei Zheng con la mente puesta en la Copa del Mundo de Sydney en septiembre.
  • Y campeonato histórico, el disputado por las chinas, consiguiendo una medalla de plata histórica, perdiendo la final ante Estados Unidos, pero dejando muestras de todo su potencial y con un futuro repleto de grandes cosas.
  • Mundial femenino: Estados Unidos sigue al oro ganando a China (61-83), Australia es bronce

Días después de la final de la Copa del Mundo, Solobasket pudo entrevistar a César Rupérez, uno de los entrenadores españoles con más experiencia a nivel internacional y que obtuvo una histórica medalla de plata como entrenador ayudante principal del combinado nacional chino. Rupérez ha sido el entrenador asistente principal de Wei Zheng, realizando una enorme competición, las asiáticas, para ganar finalmente la medalla de plata tras perder ante Estados Unidos en la final por 61-83.

Actualmente, dirige al Shanxi Riu Flame de la WCBA china, comenzando en pocos días su cuarto curso como entrenador jefe, previo paso anteriormente por Dynamo Kursk ruso como entrenador ayudante y una primera experiencia en China en la década anterior. Ha formado parte de la selección española femenina como asistente, destacando una Euroliga, una medalla de oro en el Eurobasket, una plata olímpica en 2016, dos platas y un bronce en la Copa del mundo, además de tres ligas chinas, en un palmarés repleto de éxitos. En mayo de este 2022 le llegó la oportunidad de ser el principal entrenador ayudante de uno de los países con más presente y futuro, China, esperando poder dar continuar al proyecto y a esta relación hasta los Juegos Olímpicos de París 2024.

Consulta nuestros Pronósticos gratis de ACB Liga Endesa

Rupérez ha realizado un recorrido hablando de esta Copa del Mundo en Sydney, de su vida por China con el Shanxi, en una región de más de treinta millones de habitantes, encarando un cuarto año como entrenador jefe, de cómo ha vivido este transcurso de la pandemia y que le puede deparar el futuro.

ENTREVISTA A césar rupérez

Solobasket: Me gusta comenzar por el final y más si hay un episodio deportivo feliz como el tuyo, ¿Cómo sabe esta medalla de plata en la Copa del Mundo de Sydney con el combinado nacional chino?

César Rupérez: "Sabe a gloria, es una cosa que era prácticamente inimaginable cuando empezamos la preparación. Llevábamos décadas sin conseguir metal, coincidiendo que también se ganó en suelo australiano. Es un hecho histórico con la selección y a nivel personal muy satisfecho de haberlo vivido con el equipo nacional de China como parte del staff".

image-45.jpg

Enorme Copa del Mundo del combinado chino, con medalla de plata final.

SLB: ¿Cómo habéis vivido y preparado el torneo internacional en Sydney? Una gran primera fase de grupos, quedando en segunda posición, posterior victoria en cuartos ante Francia, partido de infarto ante las anfitrionas y derrota en la final ante la potente e imbatida, Estados Unidos.

C.R.: "Haciendo un poco la valoración que hemos ido haciendo los entrenadores de la selección, es el típico campeonato que sale todo casi a la perfección, casi según lo hubieses imaginado para que todo estuviese en su sitio, y todo ha pasado, como digo, casi a la perfección. 

La fase de clasificación de grupos, tuvimos victorias bastante cómodas ante Corea del Sur, Puerto Rico, Bosnia y Herzegovina, eso nos permitió no sobrecargar a las jugadoras más importantes; un partido ante Bélgica que no contaron con Meesseman, pero nosotros competimos muy bien y fuimos bastante superiores, incluso con la pívot de Chicago Sky jugando, creo que hubiésemos ganado el partido igualmente, pero con menos diferencia. El partido de la fase de grupos ante Estados Unidos, competimos bastante bien, con solamente cinco minutos que nos hicieron perder el partido por quince puntos. Digamos que durante treinta minutos les competimos bastante bien.

Luego, en cuartos de final, ante Francia, el partido como siempre digo de la barrera mental, el que te permite después competir por las medallas, lo ganamos bien y como les decía, esos partidos los tienes que ganar dos veces. Tuvimos una ventaja cómoda al descanso de diez-doce puntos, pero luego nos remontamos a inicios del tercer cuarto y tuvimos que volver a ganar el partido. No fue un partido cómodo de ganar, pero el equipo demostró que estaba psicológicamente fuerte.

Esa fuerza mental la volvieron a demostrar en un ambiente incomparable que nos encontramos en semifinales en el SuperDome, contra Australia, las anfitrionas, sin nuestra mejor jugadora (Li Meng) que no pudo jugar por lesión y en un partido con poco acierto, incluso poco vistoso, pero fue muy espectacular jugar así, en un encuentro muy igualado y ante 15.000 personas en el pabellón, además de vivirlo con aficiones igualadas, porque llevábamos una gran afición de la comunidad china en Australia. En aquel partido las aficiones estuvieron divididas.

En la final, Estados Unidos nos ganó relativamente cómodas, nosotras competimos y rendimos a nuestro nivel, de lo que estamos capacitadas y para luchar ante un equipo que prácticamente es imbatible".

SLB: ¿Cómo se fraguó y se cerró tu fichaje como entrenador ayudante principal de la selección femenina de China? ¿Cuál ha sido tu trabajo previo y durante el Mundial?

C.R.: "Yo llevo cuatro años entrenando a un equipo de la liga china femenina (Shanxi Riu Flame), previamente ya había estado en otra etapa, además ellos me conocen de mi experiencia en la selección española. En los últimos cuatro años míos en China, Shanxi, ellos han valorado que estuviese cerca, el conocimiento de las jugadoras, ya que todas juegan en la liga china, y estos elementos fueron un factor fundamental para mi incorporación por la Federación China y mirando el futuro que era la Copa del Mundo de Australia.

Ellos buscaban un entrenador occidental que les ayudase a ampliar su rango de juego, sin perder su esencia, pero dándoles una visión diferente, que les pudiese ayudar. Contactaron con la FEB, porque tenían referencias mías con la selección, contactaron conmigo, y fue todo muy sencillo y se llevó a cabo mi relación.

A partir de ahí comenzamos a preparar el campeonato en mayo, ha sido un trainning camp muy largo, porque en principio teníamos que jugar en agosto los Juegos Asiáticos, pero se supendieron por el tema del coronavirus y  consiguientes cuarentenas que siguen vigentes en China, y entonces nos dedicamos a preparar el campeonato con mucho tiempo. 

Hubo una primera parte que el entrenamiento estuvo preparado y enfocado a la mejora individual de las jugadoras. Los dos últimos meses y medio estuvimos centrados en la preparación del campeonato, estuvimos un mes en Europa (España, Francia, Serbia, Bélgica), entrenando y disputando amistosos con la mirada puesta en Sydney y llegar rodados y con partidos amistosos en las espaldas".

photo-2022-10-11-11-36-44.jpg

Trabajo duro de los meses previos al Mundial el que llevó el staff técnico chino, con César Rupérez.

SLB: Llegando al último partido, a la final, ¿Cómo se prepara una final ante Estados Unidos sabiendo que muy posiblemente saldrá cruz?

C.R.: "Nosotros sacamos la conclusión del partido que jugamos en la primera fase, y esta era que gracias a su intensidad defensiva de Estados Unidos, no habíamos jugado como equipo. Jugamos con mucha agresividad, pero con una agresividad entendida desde la parcela individual. Tomando decisiones individuales. El primer punto de la preparación fue intentar preparar mentalmente al equipo para mostrar realmente nuestro juego, y nuestro juego es un juego de equipo. 

Era plantar cara a Estados Unidos con nuestras armas, pero siendo un equipo, siendo hasta aquel momento el mejor equipo en asistencias por detrás de Estados Unidos. Hicimos una gran campeonato como conjunto, pasándonos el balón, siendo un colectivo. Eso teníamos que hacerlo como mejor arma para competir ante Estados Unidos. Y teniendo mentalidad sin llegar a asustarse que a veces puede llegar a pasar. Su intensidad, presencia física, a veces te intimida.

Después hicimos pequeños ajustes tácticos, pero en una final, siempre más allá de varios ajustes tácticos, lo más importante es la preparación mental".

SLB: Hablando de jugadoras chinas, de un roster de mucho futuro, ¿Qué opinión tiene César Rupérez respecto a tres estrellas como Li Meng, Li Yueru y Han Xu?

C.R.: "Son las tres jugadoras clave en nuestro juego. Meng ya en competiciones internacionales ha dado siempre un nivel top. Es una anotadora de alto nivel, ella hasta sus dos últimos partidos que no disputó por lesión, su media anotadora fueron dieciséis puntos, es una excelente tiradora. Una anotadora muy hábil en el bote, en el catch and shoot, y es muy lista provocando faltas. Una jugadora que internacionalmente no se le conoce mucho, porque tienes apariciones esporádicas cuando hay Copa del Mundo o Juegos Olímpicos, pero está capacitada para jugar a mucho nivel. De hecho, tuvo ciertos contactos, porque los equipos de WNBA durante la Copa del Mundo se interesaron por ella. 

Las otras dos jugadoras son dos jugadoras muy altas, muy jóvenes, que ya tienen experiencia internacional, que ya han jugado en la WNBA (Han Xu en Liberty y Li Yueru en Sky) y que son las caras de la nueva generación del baloncesto chino del presente y futuro. Son dos jugadoras que están por encima de los dos metros, muy diferentes entre ellas en cuanto a juego, pero ya siendo jóvenes tienen mucha experiencia, esperemos que con el paso del tiempo y mejora individual, consigan mantener a China en puestos altos en competiciones internacionales".

SLB: Viendo esta generación de jugadoras jóvenes, ¿Cómo ves el futuro del baloncesto femenino de China? ¿Ves opción de luchar contra Estados Unidos, más tras esta medalla de plata? 

C.R.: "La selección China tiene esa mezcla tan buena entre jugadoras expertas, que todavía no están muy castigadas por las lesiones, que ya han disputado campeonatos del mundo y Juegos Olímpicos; después hay el grupo de jugadoras jóvenes que están en un proceso de mejora. Hacen crecer al equipo, y ellas mismas están creciendo como jugadoras en todos los niveles, a nivel táctico, a nivel mental, como con respecto de la experiencia.

El equipo va a ir a mejor seguro. Si eso se traduce competir contra Estados Unidos, es una pregunta difícil de responder, porque las estadounidenses están muy lejos de cualquier combinado a nivel mundial. Es un poco la referencia. Hay que mejorar para seguir acercándose a ellas. Pero tampoco hay que olvidarse que detrás de Estados Unidos, estamos una serie de selecciones muy potentes, con un grupo formado por nosotras mismas, a un nivel muy parecido, junto a Australia, Serbia, con una gran generación joven que irá creciendo, España, Francia, Canadá con Lapeña. Estas selecciones son candidatas para competir por medallas en semifinales. 

Hay que mirar hacia adelante, para cerrar el gap que hay con Estados Unidos, pero también porque hay selecciones que están a nuestro nivel".

SLB: ¿César Rupérez seguirá ligado con el combinado chino femenino?

C.R.: "No tengo firmada la renovación con la Federación China, porque a nivel contractual no podíamos firmar un contrato de más duración, porque me queda un año más con mi club. La cosa ha ido muy bien, ellos han mostrado su predisposición para que siga hasta París 2024, aunque hay que clasificarse. Hay que sentarse en una mesa y discutir, pero yo espero y estaría muy contento de seguir con ellos hasta por lo menos los Juegos Olímpicos".

SLB: Ya en modo club. Llevas años y temporadas como entrenador jefe en China, ¿Cómo es vivir en un gigante como es el país de China y cómo has ido viviendo los diferentes periodos de la pandemia?

C.R.: "Ha sido un shock mundial para todo el mundo, en particular para mí individualmente, por el hecho de estar viviendo en China, con la rigidez de normas que hay y se han tenido a la hora de viajar, para poder ir y volver a España ha sido un quebradero de cabeza. Yo tuve suerte cuando explotó todo, ya que me encontraba en España, y digo que tuve suerte, porque la parte más importante de la pandemia, la pasé en España. Se puede ver de esa forma, o que yo viví prácticamente el inicio de dos pandemias, viví el comienzo de cuando se inició en China, viajé a España y aquí llegó en febrero/marzo del 2020. Los momentos de dificultad, siempre es mejor pasarlos en casa y cerca de mi familia. 

Luego he tenido que viajar a China, para esos seis o siete meses de competición, con la preparación, pretemporada y competición oficial, y han sido muchas dificultades, con muy pocos vuelos en un país tan grande, cuarentenas que hasta hace muy poco han sido de 21 días en un hotel. Momentos duros mentalmente, pero la competición ha continuado, aunque ha perdido algo de impacto internacional porque con la pandemia no hay jugadoras extranjeras y se ha celebrado una liga más corta y en modo de concentración. Pero, eso si, siempre muy bien organizada, con un gran nivel del baloncesto chino a nivel de clubes, demostrándolo en la Copa del Mundo de septiembre, y el nivel medio es bastante bueno, pero tiene poca repercusión a nivel internacional.

Yo estoy muy contento en mi club, me respetan y saben que hago un buen trabajo y para ellos es una buena opción el tener un entrenador extranjero. Han sido momentos duros, pero me siento respetado en una liga con muy bien nivel. Firmé un contrato de larga duración y si todo va bien lo cumpliré hasta el final de la liga de este curso que comienza en seguida".

photo-2022-10-11-11-39-37.jpg

Cuarta temporada al frente del Shanxi Riu Flames de la WCBA china.

SLB: Tú has vivido y entrenado también en Rusia, con Dynamo Kursk, viviendo el boom potencial de la liga rusa. ¿Cómo vas siguiendo el transcurso de los acontecimientos y crees que se llegará al punto de no contar con jugadores WNBA en las ligas europeas?

C.R.: "Cuando estuve en Rusia, el nivel de aquella liga eran las mejores jugadoras del mundo participando. Iban allí por un tema económico. En China, en mi primer año, antes de la pandemia, había un nivel extraordinario, en mi equipo estaba por ejemplo Liz Cambage, también estaba en la liga Tina Charles, había jugadoras All-Star en prácticamente todos los equipos chinos.

Yo sigo teniendo contacto con gente del Kursk, y es complicada la situación, me sabe mal que se tengan que pasar por estos momentos. 

Y respecto con las mejoras en la WNBA están siendo cada año muchas y muy buenas a nivel salarial para las jugadoras. Es una rueda que ha comenzado a girar y no tendrá parada, en el momento que las jugadoras tengan esa seguridad económica en su liga estadounidense, cada vez van a viajar menos a Europa o China, porque no tendrán esa necesidad. Ellas realmente quieren jugar en Estados Unidos".

SLB: ¿Qué diferencia hay entre el baloncesto asiático y el básket europeo?

C.R.: "El asiático se juega a una velocidad superior al baloncesto europeo, a veces con una calidad de lectura un poco menor, pero la velocidad de ejecución en medio campo como a todo el campo es espectacular. La velocidad a la que ejecutan los sistemas o las situaciones al contraataque o la transición ofensiva, está un punto por encima del europeo. El nivel de tiro y acierto, con capacidad de tiro exterior, también está por encima del europeo. El baloncesto europeo, es algo mejor en lectura de juego y en variedad de situaciones. Es más táctico y estratégico.

Pero esto es generalizar, ya que después la situación puede variar, como por ejemplo el encontrar que el combinado chino tiene a dos jugadoras jóvenes como Yueru y Xu que pueden dominar el futuro a nivel internacional, y tendremos que adaptar el juego chino para que estas dos pívots puedan rendir a su máximo potencial".

SLB: ¿Te gustaría volver a España como entrenador o te ves en China en los próximos tiempos?

C.R.: "Pues me gustaría y es un reto que tengo, pero a la vez, necesito una oferta que para mí sea un reto. Me gustaría volverá España y entrenar, demostrar que soy capaz, pero necesito encontrar una oferta, tanto deportivo como económico, que me suponga un reto personal. 

Todos los entrenadores que estamos fuera de España, siempre tenemos un ojo puesto en la competición, en lo que pasa allí, cómo se juega y cómo transcurre la liga. Es un objetivo en el futuro, pero no tengo la necesidad y no estoy ansioso. Estoy convencido de que para hacerlo y hacerlo bien, tiene que ser en un proyecto que me motive a nivel deportivo y que yo encuentre que pueda desarrollar mi potencial al máximo. Estoy seguro de que algún día llegará, pero cuando se presente esa situación estaré encantado de volver a España y estar cerca de mi familia".

Sobre el autor

 
Imagen de Carlos Toribio Carlos Toribio@CarlosToribio04Soy Carles Toribio, periodista deportivo e historiador del arte, publicando en Solobasket desde hace más de dos años, destacando artículos de NBA, baloncesto universitario y todo lo vinculado con el mundo de la canasta en Europa, además de publicar en otros medios culturales de ámbito nacional e internacional. Carlos Toribio es periodista deportivo e historiador del arte, nacido en Barcelona, España. Publica en Solobasket desde 2020, con especialidad en artículos de análisis NBA y baloncesto universitario. Además, ha publicado en otros medios culturales de ámbito nacional e internacional. Seguidor de varios deportes: fútbol, balonmano, golf, tenis, NFL, MLB y por supuesto, el baloncesto, además del Barça, Real Sociedad y Sacramento Kings. Carlos, o Carles para los más allegados, disfruta de los viajes y la visita de todos los museos que le sea posible. “Life is a journey” es su lema.
Antiguedad: 
2 años 8 meses
#contenidos: 
1,332
#Comentarios: 
162