Solapas principales

Colom y Dubljevic lideran a un Valencia Basket que completa su semana mágica (89-84)

  • Gran dirección del base y fundamentales 18 puntos del montenegrino
  • Jovic y Shved, la cara y la cruz de un irregular Khimki

Llegaba Valencia Basket en la cresta de su particular ola, buscando la cuarta victoria consecutiva (y como local), ante un Khimki que aterrizaba en la Fonteta situado en la parte alta de la tabla europea (6-3), y que salió mostrando su potencial de aspirante al top-8. Un 4-18 de inicio antes de que se sentaran muchos de los asistentes. Jaume lo detuvo a la fuerza y el equipo pudo comenzar a carburar, de la mano de Colom, llegándose a poner a cinco. El cuarto terminó 26-33 y con cierto aire de alivio en el ambiente. Shved, por cierto, ya llevaba 9 puntos, enseñando parte de su repertorio de lanzamiento que todos conocemos, aunque fue un espejismo.

Marinkovic y Motum cogieron las riendas y pusieron a dos a los suyos en el arranque, y ya metidos “en el ajo”, se mantuvieron a lomos de un inspirado Colom (7 asistencias al descanso), que nutría una y otra vez a Tobey (14 puntos). Mientras tanto, Khimiki, a lo suyo: intentarlo desde el triple (6/17 también al descanso). Eso, y aprovechando dos factores interesantes: la carga en el rebote ofensivo y el descanso de Shved, que se ofuscó en los lanzamientos y lastraba a los suyos en este segundo período. El que lideraba al equipo de Kurtinaitis durante el “cortocircuito” de la estrella rusa era Devin Booker, inmenso bajo los aros. Apareció por primera vez en el encuentro Jordan Loyd anotando un triple que devolvía el liderato a Valencia Basket, y se conectaba aún por completo a la Fonteta robando la última posesión a un Shved ciertamente errático. Al descanso, 3 arriba para los locales, cerrando un cuarto cuasi perfecto (25-15, y dejando el luminoso 51-48).

_jmc4003.jpg

Devin Booker (Solobasket / JM Casares)

Khimki volvió de vestuarios con la misma hoja de ruta: a triple limpio. Tres de tres en menos de tres minutos, mientras Quino, que estaba hoy más generoso que nunca, seguía dando de comer a sus compañeros. Y uno que empezaba a merendar era Dubljevic, que además, decía a los rusos que en su zona nadie come si él no da permiso; cuando Duby se pone serio atrás, pocos pívots en Europa pueden ganarle la tostada. Con estos mimbres, Valencia daba su primer estirón, llegando a estar 9 arriba mediado el cuarto, pero Kurtinaitis encontró en Jovic en faro que necesitaba para no desmoronarse. Guiados por el serbio, los moscovitas vieron la luz y regresaron al partido (aprovechando el descanso de Dubljevic). Voltearon de nuevo el marcador y avisaron a todos los presentes que no se habían marchado todavía. Antes de cerrar el cuarto, Marinkovic y Vives recuperaron la ventaja local (72-70).

La primera mitad del último transcurrió con más pena que gloria entre errores de todos y aciertos de unos pocos (Jerebko y Dubljevic). El duelo estaba servido y regresaba a cancha Shved, aunque el que seguía castigando era Jovic, que se disparaba en el índice PIR (la valoración de toda la vida). El caso es que se entraba en la zona decisiva (dos últimos minutos) uno arriba para Valencia tras los triples de Colom y Jovic, los Jefes del partido.

Lo curioso de todo es que, entre tanto jugón, el partido se decidió al final por un error de Booker, que con el tiempo detenido por una personal de Jovic, hizo otra que fue castigada como antideportiva. Se fue al vestuario porque ya tenía una técnica de antes. Loyd fue a la línea y posteriormente Dubljevic anotaba la canasta que enloquecía a su Fonteta. Además, el ídolo taronja se quedaba con el rebote decisivo tras errar dos libres Colom poco antes del final Semana grande para Valencia, con cuatro victorias consecutivas. Y cuatro suma en total en Euroliga, empezando a salir del túnel.

Gestión de minutos: quizá a la fuerza ahorcan, o de la necesidad se hizo virtud, por tirar del refranero, pero el caso es que Ponsarnau decidió administrar los minutos habida cuenta de la “tralla” que lleva su equipo en estas dos últimas semanas. Con dos partidos europeos entre los dos domésticos (cuatro seguidos en Valencia en seis días), racionó la participación de sus jugadores más diferenciales (Dubljevic y Loyd), que pudieron llegar más enteros a los momentos decisivos del duelo. Esto tiene una lectura positiva y otra negativa, porque Khimki aprovechó la ausencia del montenegrino tras la buena racha del tercer cuarto y se mantuvieron con vida, pero regresó a tiempo para cerrar el partido con dos acciones decisivas al final. Dublevic terminó con 18 puntos, 7 rebotes y 29 de valoración en 21 minutos.

Dos mundos distintos, Shved-Jovic: todos conocemos a la estrella rusa. Está capacitado para dinamitar cualquier partido a base de lanzamientos desde cualquier parte del ataque. El primer cuarto apuntaba a recital: 9 puntos y casi pleno de lanzamientos. Al descanso, sin embargo, sólo llevaba 11, y cuando todos pensábamos que volvería a despertar, ese fue su registro al final del choque: 11 puntos, 2/5 en tiros de 2, y 1/8 en triples. El reverso de la moneda llegaba de las manos serbias de Stefan Jovic, que despertó principalmente en la segunda mitad, firmando 19 puntos, 11 asistencias, 5 rebotes para 33 de valoración. La diferencia entre ambos, al margen del especial talento de Shved, es el marcado estilo de ambos: mientras Shved juega para sí mismo, Jovic juega para los demás.

_jmc3564.jpg

Shved rodeado (Solobasket / JM Casares)

Quino Colom, Comidas para llevar: la principal característica del andorrano, como Jovic, es su capacidad para hacer jugar a los compañeros. Hoy ha dejado una de sus mejores muestras como taronja, capitaneando en todo momento la ofensiva valenciana y nutriendo una y otra vez a sus compañeros. Especialmente agradecidos estarán Mike Tobey y Bojan Dubljevic, que anotaron más de la mitad de sus puntos (entre ambos) asistidos por Colom. El equipo jugó al son que marcaba Quino, ofreciendo por momentos un juego rápido, alegre y muy vistoso. Terminó con 12 puntos y 11 asistencias, y saliendo victorioso del duelo ante Jovic, al menos por la victoria de su equipo.

_jmc4089.jpg

Quino Colom (Solobasket / JM Casares)

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
16 años 2 meses
#contenidos: 
2
#Comentarios: 
2
Total lecturas: 
6,203

Comentarios