Solapas principales

Impresionante aspecto en el duelo entre Louisville y Pittsburgh (Foto Dave Klotz/Louisville Athletics).

Conoce la jugada tonta del año en el baloncesto universitario con un cheerleader de protagonista

  • Los colegiados amonestaron con falta técnica a un animador de Louisville por lanzar el balón antes de que se acabara el tiempo

No descubriremos ahora la estrecha relación que guarda el deporte de la canasta con lo emocional, con pasiones de todo tipo.

Es conocida la pasión con la que los hinchas de la Europa mediterránea y eslava apoyan a sus respectivos equipos. Sus arenas más que canchas de baloncesto se convierten en auténticos fortines. Valgan los ejemplos de estos aficionados del Aris y Partizan para ilustrarlo.

Aunque en algunas ocasiones se mezcla el conflicto político con un desmedido amor por unos colores como ocurrió en los graves altercados con motivo del Apoel Nicosia contra el Pinar Karsiyaka. Tendemos a asociar estos lamentables acontecimientos con el deporte masivo por excelencia, pero el de la canasta no está exento de culpa. Esto no debe ser nunca baloncesto.

En la NBA, los aficionados se lo toman con más calma. Allí lo importante es disfrutar de un buen espectáculo. Si tu equipo pierde, todo queda en una mal menor siempre que haya dominado la fantasía.

Por contra, el baloncesto universitario estadounidense destaca por el alto grado de implicación del público con sus colores. Será por las efervescentes hormonas...Aquí vemos a los fans de los Orangemen de Syracuse.

Aunque a veces el exceso de pasión y el no controlar los nervios nos traslada a lo ocurrido en el pasado Louisville-Pittsburgh. Eso sí, dentro del terreno de la anécdota.

Kyle Kuric, escolta de los Cardinals, conseguía finiquitar en la prórroga la victoria de Louisville (16) frente a Pittsburgh, equipo situado en el cuarto puesto del ranking de la AP.

Será la pasión con la que se vive el basket universitario, la cercanía de los campeonatos de division o el propio March Madness. Quién sabe si la llegada inminente de la primavera...Lo cierto es que los aficionados locales no consiguieron reprimir su entusiasmo y un cheerleader lanzaba el balón al aire en pleno júbilo. Los colegiados consideraron que todavía no había finalizado el partido y castigaron con una fata técnica al animador. El jugador de los Panthers, Ashton Gibbs convertía los tiros libres y tuvo la oportunidad -sin éxito-de empatar el partido. Al final, 62-59 para los Cardinals.Se pasó de la alegría al susto...y a las risas.

El coach de Louisville, Rick Pitino declaraba jocosamente: "Todas las cosas buenas tienen su final, y el cheerleader, también. Esperamos que se aprenda las reglas".

El animador será seguido con lupa a partir de ahora. Algunos fans no perdonan los sucedido y han solicitado que no vuelva a entrar en la cancha...

Tampoco es eso. Autocontrol.

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
12 años 5 meses
#Contenidos: 
1,133
Visitas: 
9,470,327
Comentarios: 
11,666

Comentarios

Ver el aspecto de las enormes arenas repletas de decenas de miles de espectadores viendo apasionadamente un baloncesto de formación como el universitario nunca deja de sorprenderme y emocionarme.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar