Solapas principales

Crazylight Boost 2015

Crazylight Boost 2015, una evolución con mayúsculas

  • Es la primera vez que el material Primeknit se utiliza en una zapatilla de baloncesto

Bajo el lema “Boost™ don’t stop”, Adidas ha hecho evolucionar uno de sus modelos más emblemáticos reforzándolo con su tecnología más avanzada en una jugada arriesgada pero que, a la vista del resultado final, ha resultado muy oportuna. A nivel estético, la nueva versión de las Crazylight tiene poco que ver con sus predecesoras, aunque guarda en común con ellas su gran ligereza, entre 350 y 370 gramos, y una capacidad de amortiguación y respuesta magnífica.

Crazylight Boost 2015

Crazylight Boost 2015
Crazylight Boost 2015
Es la primera vez que el material Primeknit, que tanta alegrías ha dado en el mundo del running, se utiliza en una zapatilla de baloncesto y, pese a las reticencias de algunos escépticos a los que no convencía la idea de emplear un material elástico en un deporte que demanda tanta protección y estabilidad, debo decir que el resultado final es sorprendente. El tejido ultraflexible envuelve la parte superior, adaptándose a los movimientos del pie como si fuera un calcetin de neopreno, y precisamente esa es la sensación que tuve cuando me los calcé por primera vez. La versión «mid» cuenta además con una prolongación de Techfit que resguarda el tobillo y un cierre de velcro para asegurar el máximo ajuste.

Como contrapunto al material flexible del upper, la Crazylight 2015 cuenta con un refuerzo rígido en el talón, que complementa al Primeknit y aporta estabilidad y seguridad al ejecutar movimientos explosivos. Un detalle necesario y estéticamente muy llamativo, ya que es ahí donde Adidas coloca su logo en letras bien grandes.

El material Boost de la suela es visible en el talón, y si alguien todavía no lo ha probado, no sé a qué demonios está esperando. Compuesto por miles de pequeñas cápsulas que responden a los impactos liberando energía para una respuesta rápida, el Boost proporciona una amortiguación y una capacidad de reacción extraordinarias, lo que se traduce en aterrizajes suaves y despegues muy potentes.

La pisada con las Crazylight Boost 2015 es cómoda y muy mullida, lo que unido a su ligereza aporta una sensación de libertad que pocas zapatillas pueden imitar. El Boost se complementa con la tecnología Stable Frame en la parte delantera de la mediasuela que refuerza los laterales como si de un muro de contención se tratase, concediendo un excelente control y un extra de estabilidad que se agradece a la hora de ejecutar movimientos laterales.

Se trata sin duda de un modelo de alto rendimiento pensado para jugadores exigentes, tanto de perímetro como interiores. La única pega que le veo es que tallan algo grandes y, por su forma, le irán mejor a jugadores de pies grandes que a quienes, como yo, tenemos los pies largos y estrechos, algo que se soluciona apretando mucho los cordones, aunque estéticamente eso produce un efecto raruno que no termina de convencerme, pero bueno. Es sólo un detalle que no desmerece en absoluto sus prestaciones. 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 11 meses
#contenidos: 
96
#Comentarios: 
45
Total lecturas: 
415,251