Solapas principales

CSKA termina la racha madridista y mantiene la maldición rusa (60-55)

  • Volvieron tanto Llull como Felipe Reyes y Gabriel Deck, los dos primeros tras más de un mes fuera de competición

De Moscú a Moscú: Hace casi dos meses que Sergi Llull disputó su último partido de Euroliga antes de lesionarse en el bíceps femoral de la pierna derecha. Ese encuentro fue en su casa, en el Palacio, pero contra el CSKA de Moscú, como hoy. Le trató con mimo Pablo Laso, regalándole minutos desde el banco, pero con restricciones. El buen momento de Laprovittola también ayudó. Finalmente acabó con un nefasto vacío en puntos, 2 rebotes, 1 asistencias y -4 de valoración en 14 minutos. 

La maldición continuará un año más. Y ya van 11: Se las prometía felices el conjunto madridista tras el primer cuarto. Se encontraban cómodos en la cancha, tanto en ataque como en defensa y manteniendo en segundo plano a Mike James. Pero todo se torcería en la segunda parte, demostrando por qué es tan complicado conquistar la capital rusa. El club merengue no se lleva la victoria en el Megasport Arena desde la temporada 2008/09, cuando Joan Plaza era entrenador blanco. Tenía en frente a Ettore Messina. Cómo ha pasado el tiempo. 

Y al tercer cuarto... despertó Mike James: Una primera parte gris casi negra, una tarjeta de tiros impropia del estadounidense (2/9) y siete puntos en dos cuartos nos hizo pensar que simplemente hoy no era el día de James. Pero no. Algo que nos ha demostrado el combo es que siempre es su día en ataque, de una forma u otra. El inicio del tercer cuarto fue suyo y, con ocho puntos consecutivos, destrozó la ventaja del Real Madrid hasta poner por delante a los suyos. Fue nombrado mejor jugador del partido con 19 puntos, 2 rebotes y 2 robos, a pesar de perder siete balones. 

El CSKA de Moscú puso fin a la racha de 13 victorias consecutivas del Real Madrid en Euroliga al vencer al equipo blanco por un discreto 60-55. La maldición de los madrileños en la pista rusa se amplía a más de 11 años sin conocer la victoria, demostrando, una vez más, lo complicado que es conquistar Moscú. Tras un comienzo positivo de los de Laso en el que llegaron a gozar de una ventaja de 11 puntos, su homólogo en el otro banquillo, Itoudis, decidió apostar por un juego más físico que condensó a Thompkins, Campazzo y compañía en ataque. 

No se arriesgó Pablo Laso al reservar a Sergio Llull en el banquillo y buscó electricidad inmediata con Fabien Causeur junto a Facundo Campazzo. El cable conductor fue, como siempre, Trey Thompkins, que lleva un par de meses sublimes. Empezó ganando el duelo al ex-baskonista Voigtmann con siete de los primeros diez puntos madridistas (4-10, min 5). 

El tiempo muerto de Itoudis, pura emoción, caló en el alemán que se redimió con un triple. Sin embargo, dos triples seguidos del 'Facu' y la escasez de ideas en ataque de CSKA de Moscú, salvados por los cuatro rebotes ofensivos capturados, le dio a los visitantes el primer set por 14-21. 

No era el mejor comienzo de Mike James e Itoudis lo sabía. Cinco puntos y una tarjeta de 2/7 en tiros influyó al técnico griego para pasar a James al puesto de escolta. Además, la entrada de Felipe Reyes, que volvía a tener minutos desde su lesión hace más de un mes, y la sequía rusa en los tres primeros minutos permitía al Real Madrid avanzar tropas en busca de la conquista de la ciudad moscovita, once años después.

Un triple de Laprovittola aumentaba la ventaja por encima de los diez puntos (18-29, min. 15) y dejaba al banquillo local sin tiempos muertos hasta el descanso. La leve reacción moscovita llegó con los pies en el suelo, el tiempo parado y próximo al aro. Sus últimos ocho puntos llegaron desde la línea de tiros libres ante la siempre intensa defensa blanca. Al descanso, 26-33 para los de Laso y con la misma sensación que los últimos 13 partidos en Europa. 

Si hubiera que emplear una metáfora para contar como empezó la segunda parte, lo mejor sería hablar del típico colacao mañanero. La intensidad que se emplea en la cuchara para diluir el cacao, recién despertado, y que no sirve de nada para evitar los grumos. El comienzo para el Real Madrid fue igual. Posesiones cortas y rápidas, ataques espesos y sin movimientos indirectos. 

El resultado fue un parcial de 10-0 para los locales que coincidía con el despertar de un voraz Mike James. Ocho puntos suyos pusieron por delante a los rusos, mientras que los blancos se ahogaban en un mar de imprecisiones. Casi seis minutos tardaron los merengues en abrir el marcador. Un 2+1 de Thompkins se transformó en un salvavidas en mitad del océano. Al igual que el triple de Campazzo en el último minuto. La réplica de Hilliard empataba el partido (43-43) a falta de diez minutos. La batalla ya estaba servida

El choque se había transformado en eso, un choque, una disputa y un rifirrafe. Todo el talento que había en pista se reducía a variables como el físico, la inteligencia y la experiencia. Y en un equipo con Kyle Hines, Nikita Kurbanov y el recién llegado Howard Sant-Roos, los locales pasaban a ser favoritos para la victoria. 

Así sería, porque el Madrid seguiría en sus trece, afincado en corrientes frías en el tiro y malas decisiones en ataque. Una canasta de Gabriel Deck, otro que volvía tras lesión, a falta de 1:21 ponía el partido en un puño (55-54) y permitía a los suyos acariciar la orilla. Morirían finalmente casi en la arena los de Laso en un último minuto lleno de fallos blancos y sentenciado por un triple de Darrun Hilliard (60-55).

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 1 mes
#contenidos: 
186
#Comentarios: 
489
Total lecturas: 
412,553

Comentarios

Que mala suerte tengo, de entre todas las jornadas de Euroliga donde se han ido muchas a 100 puntos decido ver esta.... aburrimiento de baloncesto, sin movimiento, sin pases, selección de tiro lamentable, 24 segundos de bote del base para acabar lanzando un melón, protagonismo de entrenadores y árbitros.... que pereza.

Ha dicho Itoudis " habia que encontrar una forma de ganar y la encontramos", claro dejar a RM en 55. A 65,70 o 80 ganaría RM pero a 55 es una loteria. Pobre actuación de RM. Si RM quiere jugar un partido a 55 p. el 13 Feb. lo firmamos ya. Si Sant-Roos juega de base en CSKA es que me he hecho mayor y esto ha cambiado mucho!