Solapas principales

Cuando España superó definitivamente la barrera de los cuartos (Eurobasket de 1999)

  • Desde el Eurobasket de 1999, España ha encadenado 10 victorias consecutivas en los cruces de cuartos de los Europeos
  • En aquel campeonato, la Selección conquistó una histórica medalla de plata con sabor a oro
  • Fue la última medalla antes de la llegada de la generación de los Juniors de Oro
Antes que Felipe Reyes comenzara a despuntar en el profesionalismo, en casa siempre fuimos admiradores de su hermano mayor Alfonso.
 
Seguidor de los Bad Boys de Detroit, especialmente de Laimbeer, Rodman e Isiah Thomas, mi padre, desde una edad muy temprana, intentó inculcar los valores defensivos y el espíritu colectivo a aquel niño que era yo, embrujado en aquellos dorados 80 por la Magia proveniente de Los Ángeles, por aquello de que, en el deporte en general, no todo son florituras e individualidades, y que, parafraseando a Chuck Daly: "el ataque gana partidos, pero una buena defensa gana campeonatos".
 
En las retransmisiones televisivas, solíamos hacer un simple ejercicio visual; fijarnos casi exclusivamente en lo que hacía un determinado jugador a lo largo de un partido (casi siempre se trataba de un especialista defensivo, tipo Isma Santos o Salva Díez), cómo se movía, con y sin balón, dónde se colocaba, cómo defendía... 
 
Luego, intentaba trasladar a la cancha esos movimientos memorizados, con suerte dispar, debido a mis limitadas capacidades baloncestísticas. Aún así, creo que ese fue el motivo principal por el que empecé a asomar la cabeza en los quintetos iniciales del equipo de mi colegio. Supongo que al entrenador de turno, entre el "egoísmo", lógico de los chavales, por meter canastas, le llamaba la atención ver a un chico al que le gustaba más defender y pasar la pelota.
 
Pues bien, uno de aquellos jugadores a los que hacíamos un seguimiento especial, era precisamente al bueno de Alfonso Reyes
 
Comparando a los dos hermanos, Alfonso era como el Terminator T-800 1.0 que encarnaba Arnold Schwarzenegger en la primera película de la saga, mientras que Felipe era, y es, una versión de ciborg más evolucionada, diseñado para adaptarse mejor a los tiempos modernos. Sin embargo, al proceder de la misma fábrica, ambos comparten una CPU similar: entrega, pundonor, coraje y nunca dar un balón por perdido. Auténticas máquinas los dos, diseñadas para el combate cuerpo a cuerpo.
 

alfonsoreyes_diariosur.es_.jpg

Alfonso Reyes en su etapa en la Selección (diariosur.es)
 
Siguiendo estos días, a través de las redes sociales, el día a día en la angustiosa lucha que Alfonso ha mantenido con el dichoso virus, puñetero y traicionero, según sus palabras, que nos tiene estas semanas a todos confinados, estoy seguro de que el mayor de los Reyes ha echado mano de este decálogo de recursos que empleaba en el campo, para ganar su particular partido disputado en el Hospital Puerta de Hierro.  
 
Sinceramente, no albergaba ninguna duda de que, en esta ocasión, como en muchas otras, saldría airoso del envite. Pensé que si jugadores de la talla de Tanoka Beard, por ejemplo, no habían podido con él en el campo, tampoco lo iba a hacer ahora este diminuto y cobarde adversario fuera del mismo. Te equivocaste de cuerpo y de persona, "amigo".
 
Recordando a Alfonso Reyes, me ha venido a la memoria otro jugador con un ADN similar, Iñaki De Miguel, con el que compartió vestuario y pintura en la selección española a finales de los noventa. Y pensar en de De Miguel, me lleva a recordar automáticamente el partido de cuartos de final contra Lituania del Eurobasket de Francia de 1999 y el marcaje que aquel día le hizo a Arvydas Sabonis.
 
En aquella época, en la que la selección todavía era más toro que torero, un estigma perseguía a nuestros combinados nacionales, tanto en fútbol, en mayor medida, como también en el baloncesto: el maldito cruce de los cuartos de final. Ese día clave que nos hace ver realmente de qué pasta están hechos los equipos. Un muro contra el que chocábamos persistentemente y que dio al traste con las ilusiones de varias generaciones de grandes jugadores. Ahí se acuño el famoso: jugamos como nunca, perdimos como siempre, impostado desde el balonpié.
 
Pues bien, esta generación de los Reyes, De Miguel, Herreros, Nacho Rodríguez y cía., se empeñó en desterrar aquellos fantasmas del pasado, derribando definitivamente el muro para que las generaciones venideras no volvieran a estamparse más contra él. 
 
Y es que, desde aquel Eurobasket de 1999, España ha encadenado diez partidos consecutivos imponiéndose en el decisivo cruce. Los rivales a los que la selección dejó por el camino han sido de lo más variados: la Lituania del Zar Sabonis, Rusia, Israel, Croacia, la Alemania de Nowitzki, la Francia de Parker, otra vez Lituania, Serbia, la Grecia de Spanoulis, o el último enfrentamiento con Alemania en 2017.
 
La selección que afrontaba aquel Eurobasket de Francia estaba compuesta por: Alberto Herreros, Roberto Dueñas,Roger Esteller, Carlos Jiménez, Ignacio De Miguel, Nacho Rodríguez, Alfonso Reyes, Rodrigo De la Fuente, Alberto Angulo, Nacho Rodilla, Ignacio Romero e Iván Corrales, con Lolo Sainz en el banquillo, junto a sus ayudantes Javier Imbroda y Gustavo Aranzana.
 

lolo_sainz_skyhook.es_.jpg

Lolo Sainz dirigió a España en aquel campeonato (skyhook.es)
 
En el campeonato, España fue claramente de menos a más. Tras una decepcionante fase de grupos y primera fase, la selección llegó a la última jornada previa a los cruces dependiendo de terceros para lograr el pase a cuartos. Tenía que darse alguna de estas dos premisas: o bien que Yugoslavia venciese a Rusia, o que la anfitriona Francia hiciera lo propio frente a Eslovenia. 
 
El primer supuesto no se dio, ya que las delegaciones yugoslava y rusa llegaron a un acuerdo para que Rusia venciese aquel partido, un biscotto puramente político, para favorecer a una Yugoslavia por aquel entonces en guerra y al borde de la disolución. Recordar que Rusia fue la única nación europea que apoyó a Yugoslavia en su guerra frente a Kosovo, en un acto de apoyo al genocida Milosevic
 
Descartada la primera de las posibilidades, España se encomendaba a su vecina Francia, que no se jugaba nada, por lo que no había muchas razones para ser optimistas. De hecho, la delegación española empezó a hacer las maletas cuando Eslovenia vencía por siete puntos a los galos bien entrada ya la segunda parte, pero, sorprendentemente, Francia terminó dándole la vuelta al partido en los últimos minutos. Ver para creer. El premio, para una España que finalizaba cuarta, era cruzarse con la potente Lituania, líder de su grupo. Un regalo envenenado.
 
Obviamente, las apuestas estaban a favor de Lituania, una de las favoritas, si no la gran aspirante a alzarse con el trofeo, y que contaba con un buen ramillete de jugadores, encabezado por Arvydas Sabonis, por aquel entonces en la NBA, aunque encarando la cuesta abajo de su carrera, Karnisovas, a quien conocíamos bien por su etapa en el Barcelona, Stombergas, los hermanos Zukauskas,  o un joven Sarunas Jasikevicius, que empezaba a asomar la cabeza en la élite del baloncesto europeo. Además, a nivel de clubes, el Zalgiris era el vigente campeón de Europa tras derrotar a la Kinder de Bolonia un par de meses antes del torneo.
 
Con estos precedentes, España y Lituania se disputaban no solo el pase a semifinales, sino tambien  el acceso directo a los JJOO de Sidney 2000. 
 
Temido era el destrozo que podía hacer Sabonis, aún estando ya muy lejos de su mejor nivel y jugando al ralentí, no solamente en la pintura, sino también distribuyendo y lanzando desde fuera. De ahí que, a pesar de que el antídoto natural anti-Sabonis hubiera sido el gigantón Roberto Dueñas, qué importante eran sus centímetros, el maestro Lolo Sainz planteó un duelo directo De Miguel-Sabonis, mucho más móvil que el pívot del Barcelona y que podía salir a defender esas posiciones exteriores. La apuesta no pudo salirle mejor al entrenador nacido en Tetuán. El pívot español no se arrugó para nada, jugó de tú a tú al gigante lituano, mirándole directamente a los ojos, y el enfrentamiento particular entre ambos cayó del lado del español, en un duelo épico.
 

sabonis_tv3.jpg

La Selección consiguió neutralizar el efecto Sabonis (tv3)
 
A pesar de ser una fecha histórica para nuestro baloncesto, hay que decir que no fue un partido vistoso, ni mucho menos, y estuvo plagado de errores, desaciertos y pérdidas de balón, como suele ocurrir por otra parte, en este tipo de partidos trascendentales en los que ambos conjuntos son conscientes de lo mucho que se juegan.
 
Lituania, que se sentía favorita, no saltó al parqué con la mentalidad necesaria para afrontar este tipo de partidos, y a la postre, terminaría pagando cara su osadía. Enfrente, una España que mostró su mejor cara en el campeonato, creciendo con el paso de los minutos desde una gran defensa, como la citada por parte de De Miguel, y también la de un joven Carlos Jiménez (que ya se comportaba como un veterano) sobre Karnisovas, la otra gran amenaza báltica, y liderada en ataque por un sensacional Alberto Herreros que desbordaba una y otra vez a Stombergas. La fórmula en ataque más repetida fue el bloqueo directo del hombre defendido por Sabonis, que no salía de su cueva, sobre Alberto Herreros, y canasta desde media distancia del alero madrileño.
 
La apatía lituana se evidenció en dos contraataques españoles en los que Sabonis y Einikis no llegaron ni siquiera a la línea de medio campo, y el entrenador lituano se vio obligado a parar el partido. Castigado por problemas de faltas (tres al descanso), Sabonis no pudo entrar en un partido en el que se mostró además muy desacertado: 3 puntos y 3 rebotes fueron su tarjeta en los 16 minutos que permaneció en pista, una de las actuaciones más paupérrimas que se le recuerdan. Sus personales, cometidas a destiempo, fueron la consecuencia directa de la frustración en un partido en el que no pudo anotar, rebotear ni distribuir el juego como en él era habitual. Quizá el mayor mérito de España en aquel partido fue conseguir que Sabonis apenas lo jugara.
 
Aún así, Lituania era mucha Lituania y llegó a igualar el encuentro antes del descanso, aunque un triple de Iván Corrales, aquel base que salía desde el banquillo como potro desbocado para dinamitar los partidos, en el último segundo, daba ligera ventaja a España al encarar el camino a los vestuarios. Triple a tabla, pero que al fin y al cabo vale tres puntos de igual manera.
 
Tras el descanso, Lituania salió con las ideas más claras, subiendo líneas en defensa y circulando con mayor fluidez el balón en ataque, justo lo contrario de España, que entró en colapso durante casi diez minutos en los que apenas pudo anotar cinco puntos. Pero cuando empezaban a sobrevolar los fantasmas del pasado, España resucitó gracias al acierto exterior de Herreros, Angulo y Rodríguez. A pesar de que Sabonis apenas pudo participar en el segundo acto, ya que dos faltas casi consecutivas lo llevaron definitivamente al banco, Lituania tiró de orgullo, y liderada por el joven Jasikevicius, el mejor de largo de los suyos, con 10 puntos consecutivos y grandes acciones individuales (5/7 en lanzamientos triples) en las que dejaba entrever el grandísimo jugador que llegaría a ser, logró de nuevo equilibrar la balanza. 
 
Pero España no iba a dejar escapar la oportunidad, y bajo la batuta de un sólido Nacho Rodriguez, con los puntos de Alberto Herreros, y el trabajo descomunal de Reyes y De Miguel en la pintura, dio un puñetazo sobre la mesa, dejando en la cuneta al gran favorito, abriendo de aquella manera una nueva puerta que nos depararía un futuro lleno de alegrías. 
 
Aquel día, con el efusivo abrazo al término del partido entre Lolo Sainz y Pepe Sáez, se disiparon de un plumazo los complejos, los angolazos y demás sinsabores que nos acompañaron durante casi una década. Había nacido una España de genética campeona que redescubrió su grandeza tras los fiascos de Argentina 90, Barcelona 92, Alemania 93, Atenas 95, Atlanta 96, Barcelona 97 y Grecia 98.
 

Eurobasket 1999: España vs Lituania (1/4 Final)

 
Ficha técnica del partido
 
ESPAÑA (74): Rodríguez (3), Jiménez (4), Herreros (28), Reyes (8), De Miguel (7), Dueñas (6), Angulo (10), Romero (0), Corrales (4), De la Fuente (4)
 
LITUANIA (72): Maskoliunas (0), Stombergas (8), Karnisovas (17), Masiulis (8), Sabonis (3), Einikis (2), M. Zukauskas (5), Jasikevicius (22), E. Zukauskas (5) y Adomaitis (2)
 
Espoleada por su flamante triunfo del día anterior, la selección superó en semifinales a la anfitriona Francia (63-70), entonando una vez más el santo y seña de aquel equipo: "todos para uno, uno para todos", cualidad muy apreciada por cierto en aquellas tierras, en un Omnisports Bercy con 14000 espectadores que llenaban sus gradas, y que enmudeció tras un nuevo recital ofensivo de un Alberto Herreros (27 puntos) que solamente se asomó al banquillo para beber agua. Terminaría como máximo anotador y componente del equipo ideal del torneo. Seguramente, aquel día Francia se arrepintió de haber regalado unos días antes el pase a España. Son las cosas que tiene el deporte.
 
Luego llegaría la final contra Italia, en la que la squadra azzura fue simplemente mejor (56-64), y España, que nos hizo soñar con el primer oro de nuestra historia, claudicó frente a los Myers, Fucka, Meneghin, Marconato, Basile, Abbio y compañía. Qué gran jugador era Carlton Myers. Pero eso es ya otra historia. España se enfundó aquel 3 de julio de 1999 una plata con sabor a oro que abriría una nueva etapa triunfal en la historia de nuestro baloncesto. La última medalla antes de la generación de los Juniors de Oro. De Reyes a Reyes, con Alfonso cediendo el testigo a su hermano Felipe.
 

espana_endesabasketlovers.jpg

España consiguió una medalla de plata para la historia (FEB)
 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 10 meses
#contenidos: 
120
#Comentarios: 
113
Total lecturas: 
278,760

Comentarios

Al hilo de lo que comentáis, me he enterado de las reposiciones vintage de teledeporte, por cierto de mejor calidad a la por mi esperada. Acabo de ver el URSS versus España de 1985 primera fase del Eurobasket de Alemania. Tremendo equipo el que tenía España, pienso que mejor al que llevó a Los Ángeles, y a pesar de la baja de Corbalán. Baste decir que este partido lo acabó cerrando Díaz-Miguel con teóricos suplentes en pista: Costa-Villacampa-Romay-De la Cruz (sentando a Martín) + Sibilio (incontenible en la segunda parte). Jiménez que se marcó una primera parte tremenda apenas apareció en la segunda, con suerte que Fernandito hizo un partido más que bueno, porque de lo contrario hubiera que haber oído a los críticos (se le achacó la derrota al coach frente a los checos en semis por tener sentado a Epi en los minutos decisivos, pero es que ante la intratable Unión Soviética la jugada le salió bien a Antoñito, y nadie dijo nada). Hablamos de que Vicente Gil -que llevaba jugados menos de dos minutos a lo largo del torneo- se despacha con un partidazo (le recuerdo en el Caja Bilbao a punto de retirarse) y Costa -que le tiene que sustituir por faltas mediada la segunda parte- también destaca ante todo un Valters.

Valters por cierto me pilló ya algo veterano para mi edad por entonces (11 años) y no le reconocía semejante oficio y calidad. Como tampoco Tarakanov...era digamos que más coetáneo a los Chomicius, Sabonis y Kurtinaitis. Lo de Rimas es escandaloso, qué clase y fundamentos de basket moderno (las fintas, el double clutch...)

Perdón por el offtopic, puesto que aquí hay un artículo especifico de la efemérides:

https://www.solobasket.com/competiciones-feb/eurobasket-1985-historia-de...

Pero es ahora cuando refresqué mis vagos recuerdos.

Voy a poner un poco en entredicho el título del artículo porque no hace justicia a las generaciones anteriores, sobre todo la de Epi, Corbalán, Romay y cía, muy asidua a la medalla de chocolate (hasta en 5 ocasiones tuvo que ver a los demás subir al cajón + 2 medallas de plata que fueron capaces de conseguir). Yo creo que el título apropiado sería "Cuando España se acostumbró a pasar de cuartos" y define mejor al grupo que seguidamente fue llegando a la selección.

Cierto! Y no era mi intención, ni mucho menos, olvidarme ni desmerecer a aquella grandísima generación q tanto hizo x nuestro baloncesto. De hecho, en la introducción q aparece en redes sociales (aquí no se ve), intento explicarlo de esa manera; q tras la generación dorada de los 80s, transcurre casi una década de sequía, q es la que a los niños de mi generación, nos tocó vivir siendo ya plenamente conscientes, y con el trauma q eso supuso para amantes del deporte: Italia 90, el Angolazo, el codazo a Luis Enrique, el jugamos como nunca, perdimos cm siempre, el penalty de Hierro, el de Raúl, el no ser favoritos en basket y pelear x el 7° u 8° puesto... hasta este día q fue una liberación, cm x fin joder, ya era hora!

Se agradece la aclaración, yo empecé a seguir a la selección precisamente desde el Eurobasket 1997. Luego he tenido la suerte de disfrutar a los juniors de oro y es ahora que tengo tiempo que me he ido interesando por épocas pasadas para entender a mis hermanos y conocer a los jugadores de su época y la historia.

Como bien dices, en los 90 a nivel deportivo no se terminaba de traducir ese potencial que todo el mundo veía en títulos, sobre todo en los deportes punteros y a nivel de selección (baloncesto y fútbol) que solían ser los que mayor cobertura tenían.

Muchas gracias por escribir este artículo sobre aquel Eurobasket imborrable, sobre todo el partido contra Lituania. Nadie esperaba lo que sucedió contra Lituania. Recuerdo que iba a grabar el partido en VHS pero nada más empezar el partido le di al stop, pues no esperaba que sucediera lo que sucedió.
Sobre Alfonso Reyes y Felipe Reyes, su juego me recordaba al de aquellos ala-pivots norteamericanos que tanto abundaban en la ACB, que apenas superaban los dos metros, pero que se hinchaban a meter puntos y coger rebotes, tipo Bryant Sallier del Manresa o Burditt de Gran Canaria. Aquel era un juego sucio y callejero, pero con tipos con mucha calidad para generar cerca del aro, más en el caso de Felipe, pero con Alfonso como maestro.
También pondría en contexto el basket europeo de aquellos años y el porqué del triunfo de Italia, que se enfrentó en la final a una España agotada, y que dos años antes había sido plata en el Eurobasket '97. Aquel basket aún era el de las largas posesiones y las puntuaciones bajas, donde los italianos se movían como pez en el agua, con el Kinder Bolonia como exponente. Y en aquel mundo de super defensas, Alessandro Abbio era el rey, y sus compañeros no le iban a la zaga. Si a esto le sumamos el trío ofensivo Meneghin-Myers-Fucka, Italia se coronó en aquel Eurobasket porque era el mejor en aquel mundo. Lituania, con su juego ofensivo, parecía la indicada para romper aquello, como lo había sido el Zalgiris en la Euroliga de aquella temporada, pero habríamos de esperar unos años a que volvieramos a un basket más vistoso.

Muchas gracias por leer y compartir con nosotros. Verdad q la tendencia era hacia un baloncesto-control, el reglamento era diferente, partidos a cara de perro , de posesiones largas, tanteos bajos y ambientes infernales. Cm no recordar x ej las encerronas en Grecia, con lanzamientos de sillas, dracmas... y los italianos eran maestros en ese tipo de baloncesto. Creo q el cansacio tb fue clave; rotación corta, Herreros x ej juega el partido entero en semis... Pero ha sido bonito volver a rememorar esos partidos y comprobar cm ha evolucionado el juego en estos años, para bien, desde el punto de vista del aficionado y del espectáculo.

Equipo de picapedreros que se puso el mono de trabajo para llegar a la medalla de plata, dejando el protagonismo en ataque a Herreros, y con muchísima seriedad atrás y orden delante.

Lo de De Miguel aquel partido, para quitarse el sombrero, con el mejor Herreros de su carrera.

El equipo italiano no era muy allá, pero tenía un quintento de grandísima calidad y un banquillo muy trabajador.

Muchas gracias por la corrección! Seguro q inconscientemente estaría pensando en el Dani Diez actual. La final me la tuve q volver a poner dos veces, la verdad es q la 1a me quedé dormido, aunq la hora de después de comer no ayudaba. Y Meneghin me acuerdo q prometía, muy alto para su puesto en aquella época, pero después poco. Tal vez expectativas muy altas por el apellido? Creo q ese año cn Varese y luego el oro fue su mejor año. 

Andrea Meneghin era un crack, pero se desfondó pocos años despúes, en el 2002. Un base muy italiano (a lo Coldebella), más un "2" reconvertido al "1" que un organizador. Los pequeños problemas físicos le fueron mermando y ya no volvió a recuperar el nivel al que llegó (de hecho, se retiró muy joven, con 31 años, en contraste con la prodigiosa longevidad de su padre). Encima su poca fiabilidad en el tiro de tres le complicó mucho la vida cuando su físico empeoró. Pero un crack, con una técnica y una plasticidad fabulosa.

Aquel 1999 fue su año, a nivel de club y de Selección, ganando todos los títulos individuales y colectivos de su carrera.

La España de los Nachos y la gran noche de Iñaki de Miguel. Con perspectiva recuerdo el bostezo Basket de una final insípida a más no poder, de dos equipos bastante flojos Myers y Herreros al margen (Andrea Meneghin en unos años pasó al más completo anonimato, Alessandro de Pol otro tanto).

Te apunto una errata Álvaro: donde dices Dani Diez supongo querías decir Salva Diez)