Solapas principales

De joven problemático a universitario modelo gracias a los valores del baloncesto

  • Hamza viaja esta semana a un humilde barrio de Casablanca en Marruecos para ayudar a crear una escuela de baloncesto.
  • El baloncesto le sirvió para tomar el buen camino gracias a un entrenador que le obligó a elegir entre el joven problemático al que habían expulsado de la escuela y el jugador modelo capitán de sus equipos.

Hace solo unos días La Voz de Galicia compartía la historia de Xoán Vila, un profesor que entrenaba gratuitamente a baloncesto a sus alumnos a cambio de que leyeran como mínimo un libro al mes fomentando así la lectura en el municipio de Celanova de Ourense. Lejos de allí el periodista Sergio Ruiz Antorán coordina con una asociación de vecinos un proyecto en el barrio de San Fermín de Madrid Sur basado en la educación en valores y que utiliza el baloncesto como herramienta integradora entre la población infantil en riesgo de exclusión social. 

Son sólo dos ejemplos de cómo el deporte puede tener una gran utilidad en la sociedad, más allá del propio beneficio que genera el ejercicio físico en los más pequeños. Hamza es muy consciente de ello. Pasó de ser un chico problemático en la escuela a convertirse en un líder carismático en una pista de balocesto al que sus entrenadores le querían siempre de capitán por su trabajo y lucha. “No hubiese nunca llegado a ser profesional pero los valores de este deporte me han enseñado a ser la persona que soy hoy en día”, asegura. Nadie sabe lo que hubiese sido de él de no haber tenido el baloncesto para focalizar su energía. Su entrenador Xavi Sánchez le obligó a escoger entre el Hamzan que daba problemas en el colegio o el Hamzan que daba todo en una cancha con un balón en las manos. Por suerte él no estaba dispuesto a renunciar al deporte que tanto amaba por lo que cambió drásticamente de actitud en la escuela. Ahora con 20 años estudia Economía, es entrenador, y quiere devolver a nuestro deporte una mínima parte de todo lo que a él le ha dado. 

Hamza viaja esta semana a la tierra donde nacieron sus padres. Pretende ayudar en la creación de una escuela de baloncesto en Casablanca (Marruecos) para ayudar a niños a través del deporte. Para lograrlo ha contado con la ayuda del periodista y entrenador catalán Vidal Sabater que le acompañará en el viaje. Todo el recorrido de estos días se grabará gracias al apoyo de un equipo de profesionales del mundo audiovisual y se realizará un documental en el que se contará su historia. La Federació Catalana de Basquet a través del programa BQ Solidari y El Masnou Bàsquetbol donde jugaba y entrena Hamza, han recopilado material para que los inicios de este proyecto sean un poco más fáciles. “Desde la Federació Catalana queremos que estos proyectos de los clubes, una quincena en estos momentos, se den a conocer y se vayan extendiendo para mostrar la parte más social del deporte. Se involucran empresas, ayuntamientos, padres, técnicos, directivos, jugadores… y va mucho más allá de ganar o perder un partido”, defiende Vidal Sabater.

El proyecto se llevará a cabo en Aïn Sebaâ, un humilde barrio industrial de Casablanca. El objetivo es transmitir la lección que aprendió Hamzan para que sirva de modelo para jóvenes en riesgo de exclusión social y así combatir el alto absentismo escolar que hay en la región. Todo a través de un deporte minoritario en el país norteafricano pero con el que tratarán de captar la atención de los jóvenes del barrio para transmitir los valores de esfuerzo, trabajo y juego en equipo que a él le han cambiado la vida. Hamzan representa mejor que nadie cómo un espíritu combativo y luchador es capaz de superar todas las dificultades y malas decisiones que en un momento dado se han podido tomar. Y el baloncesto siempre ha sido un vehículo en que personas de todas las culturas, países y religiones han aprendido a relacionarse sin importar el carnet de identidad. En la plataforma verkami se puede colaborar con la creación de este documental que quiere contar la historia de Hamzan para que sirva de ejemplo para otros muchos adolescentes. "Si del proyecto en Casablanca logramos que al menos uno o dos niños cojan hábitos como el esfuerzo para conseguir sus objetivos personales ya habrá merecido la pena".

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
11 años 6 meses
#Contenidos: 
424
#Comentarios: 
4,498
Total lecturas: 
2,867,229

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar