Dennis Schröder, el rey del caos que amenaza a España en el Eurobasket

  • Verticalidad, velocidad y un juego caótico son las señas de identidad de la Alemania de Schröder.

Dennis Schröder es un jugador especial, líder de la Alemania post-Nowitzki y con un baloncesto basado en el desequilibrio y la verticalidad, como pocos se pueden ver en este Eurobasket.

A Dennis la vida no se lo ha puesto fácil, pero ha demostrado ser un tipo duro dispuesto a demostrar su valía en cualquier circunstancia. Con apenas 16 años perdió a su padre por culpa de una cardiopatía, y desde entonces su único objetivo en la vida fue triunfar en el baloncesto. Siete años después es una de las más rutilantes estrellas del torneo del Viejo Continente, y la mayor amenaza de la España de los Gasol, casi nada.

Un Eurobasket en 2015 al lado de Dirk Nowitzki le valió para empaparse del liderazgo de la leyenda de Wurzburgo. Ahora, sin el ala-pívot al lado, sabe su papel: debe dirigir la nave alemana hacia su reconstrucción, y los suyos han creído en él y le siguen en cualquier batalla.

Dicen que hay dos tipos de líderes, los que mandan y se hacen a un lado para observar cómo sucede todo, y los que lo hacen con el ejemplo, siendo ellos los primeros en tomar cartas en el asunto; Schröder es, sin duda, del segundo grupo y en este Eurobasket está dejando muestras de sobra de su calidad: 23.2 puntos, 5.2 asistencias y 2.3 rebotes son su aval en el campeonato hasta ahora.

El base de Braunschweig ha ejercido su influjo en el resto de compañeros, y esta Alemania sabe perfectamente donde puede dominar: en el caos. Ritmos altos de juego, defensas agresivas y transiciones con una verticalidad pasmosa son sella de identidad de los teutones, y en esas situaciones, quien mejor es capaz de ejercer su dominio es Dennis Schröder.

Dennis Schröeder, el líder de la Alemania post-Nowitzki. Foto: FIBA

El base de los Atlanta Hawks es un tipo capaz de encontrar el orden cuando más rotos están los partidos, su velocidad y verticalidad son enormes; pero lo mejor es su capacidad para leer ventajas en ese ritmo de juego, tomar decisiones mientras vuela por el campo y dinamitar a su adversario. Dennis lo sabe, Chris Fleming también y sus compañeros saben que, si son capaces de aguantarle el ritmo, todo irá mejor.

El caos se acerca y su rey viene en cabeza marcando el ritmo.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 4 semanas
#contenidos: 
196
#Comentarios: 
1,716
Total lecturas: 
548,623

Comentarios

Yo creo que estamos equivocados, Alemania no ha ganado los partidos con puntuaciones altas, solo contra Francia ha superado los 80 puntos, ha bajado al barro, y cuando ha conseguido bajarle al rival a su zona de confort es cuando ha ganado, lo hizo a Italia, Georgia, Ucrania. Cuando el rival le ha metido más de 80 puntos, ha perdido los dos partidos de la fase previa, ante Israel y ante Lituania, y eso es lo que buscarán con España.
En ataque, si no nos aturrullamos en la circulación de balón, y hay movimiento constante de interiores podemos hacerles mucho daño, ellos tienen movilidad, pero todos los pivots son inferiores en 1 vs 1 a los nuestros, eso si, hay que conseguir que la jugada acabe sin una ayuda.
En mi opinión, no hay que obsesionarse con Schroder, sino con la defensa del resto, Alemania pierde muchos balones, más de 14 por partido, eso es lo que debemos forzar, las de Schroder, cuando es obligado a penetrar por su lado malo, y Voigtman cuando dobla pases, (es el segundo en pérdidas, también en asistencias, de la selección).
Theis es mucho más efectivo, y Lo, artífice de la clasificación para este Eurobasket, es una amenaza durmiente, no ha hecho nada, que siga así.

Alemania es un equipo peligroso, su ritmo caótico con 4 (o 5) jugadores abiertos y sus rachas de anotación van a ser un reto, pero yo creo que nos viene mejor un equipo así, que un equipo de los que bajan al barro y, a base de defensa y, por qué no decirlo, de ostias, llevan el partido a pocos puntos (turquía, grecia, etc.)

España sabe jugar a correr, y los Gasol en ataque campan a sus anchas cuando no tienen delante un pívot duro que les pegue, que es cuando se salen de la pintura para no recibir.

Pienso igual, mejor un equipo que juegue a meter puntos que ahí estamos más cómodos. Y que a Schröder no le defienda el Chacho...