Solapas principales

EEUU sentencia a la "Generación Dorada" y se cita con España en semis (105-78)

  • Kevin Durant, demoledor con 27 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias

Argentina, la gran perjudicada del cuádruple empate del grupo B, llegaba a su duelo contra los Estados Unidos sin ninguna presión por ganar, pero con la motivación de que podía ser el último partido de la Generación Dorada del baloncesto argentino. Y salieron con todo. Con Luis Scola muy activo de inicio y Facundo Campazzo (el mejor de los suyos con 13 puntos, 9 asistencias y 21 de valoración) volviendo loco a Kyrie Irving en los primeros compases, la albiceleste se ponía por delante (5-10), a pesar del acierto de Kevin Durant, que anotó los primeros 8 puntos de su equipo. Otra bomba imposible de Campazzo (8 puntos en este cuarto) y un triple en transición de Nocioni hacían saltar todas las alarmas en el Carioca Arena (9-19). Y llegó el despertar de EEUU. En 40 segundos, parcial de 0-6 que les volvía a meter en el encuentro, aunque Scola seguía haciendo daño en la pintura (16-21). Pero la selección norteamericana en nada se parecía a la de los primeros compases, y con otros 9 puntos consecutivos, 6 de ellos con la firma de DeMarcus Cousins, terminaba el cuarto por delante (25-21).

El parcial seguía abierto, con Cousins ganándole terreno a Scola, muy solo en la pintura de Argentina, y un Paul George que jugó su mejor partido en estos Juegos con 17 puntos, 8 rebotes y 23 de valoración. Durant seguía masacrando desde el perímetro con su tercer triple y la herida argentina se hacía cada vez más grande. Demoledor 20-0 de parcial entre el primer y segundo cuarto que dio la vuelta a un marcador que apenas 5 minutos antes les era muy desfavorable (36-21 tras un 2+1 de Jimmy Buttler). Era Campazzo quien lo rompía con un 2+1, aunque Argentina era consciente de la telaraña en la que se había metido. Laprovittola, que salió muy frío desde el banquillo, anotaba un triple que ponía a 11 a su equipo, pero Kyrie Irving se apuntaba a la fiesta con 6 puntos consecutivos y un crossover bestial sobre el jugador del Estudiantes. Argentina se había apagado y su desacierto en el triple (2/11), junto a otros dos nuevos puntos de Irving ponía el +20 (27-47) a 5 minutos para el final del segundo cuarto. Manu Ginobili tiraba de orgullo en el que iba a ser su último partido con la camiseta de la selección de Argentina, y alentaba a los suyos para finalizar el cuarto con un parcial de 8-0 y mejorar la situación de cara a la segunda parte (40-56). 

Sin embargo, EEUU estaba en modo rodillo y ya no iba a parar. Irving volvía a golpear (acabó con 11 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias) y Kevin Durant anotaba su cuarto triple para volver a poner la veintena de ventaja. Ginobili se atrevió a contestarle con otro lanzamiento exterior, pero el jugador de los Warriors rugía más fuerte con su quinto triple de la noche, dejando claro que no iba a dejar escapar el encuentro (MVP con 27 puntos (7/9 en T3); 7 rebotes, 6 asistencias y 34 de valoración). Argentina, con Nocioni de nuevo metido en el encuentro y Scola dandolo todo como la única referencia interior, navegaba sobre la veintena de diferencia, de la que le era imposible escapar, llegando incluso a acercarse a los 30 (85-58) tras un canastón de George en la cara del Chapu. Cousins (15 puntos) abusaba del solitario Scola y con un 87-61 la diferencia seguía estirándose para el último cuarto. 

manu.jpg

"Manudona" se despide de la selección de Argentina

El último periodo fue un mero trámite en el que el seleccionador argentino dio minutos a los Deck, Brussino, Delía y compañía, y EEUU también sentaba a sus estrellas sacando a los inéditos Barnes y DeRozan. Manu Ginobili se prestó a disputar sus últimos minutos con la camiseta de su país, a la que defendió con profesionalidad y orgullo hasta el último segundo (14 puntos y 7 asistencias en su "farewell"). Luis Scola y Andrés Nocioni probablemente también hayan disputado sus últimos minutos con esta selección, siempre eterna tras el Oro logrado en Atenas 2004. EEUU no quería hacer más sangre y con el 105-78 final se mentalizaba para lo que le espera. España, por fin, tras quedarse en el camino en el Mundial de 2014, tendrá una nueva oportunidad de enfrentarse al conjunto de Mike Kryzewski y vengarse por las derrotas en Pekin y Londres. El viernes, la semifinal más complicada a la que se haya enfrentado esta generación de Oro, que todavía no está para despedidas y podría vengar a su antagonista argentina.

BOXSCORE

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 años 6 meses
#Contenidos: 
257
#Comentarios: 
1,719
Total lecturas: 
919,753

Comentarios

Una pena una despedida así para la Generación de Oro del baloncesto argentino: los Scola, Ginobilli, Oberto, Delfino, Hermann, Nocioni, Montecchia, Prigrioni. Pepe Sánchez o Sconochini han marcado una época en el baloncesto sudamericano (y mundial, NBA incluida) y son dificilmente reemplazables (como le va a pasar a España después de los próximos dos partidos). Campazzo y Laprovittola dan el nivel, pero el resto se quedan a bastante distancia de los mencionados anteriormente. Delia es demasiado bajo para el puesto de "5" (al lado de Felipe Reyes parecían de igual altura) y aún no está maduro (la ACB le vendrá bien); Brussio tiene que madurar su juego, al igual que Garino,... y poco más. Es curioso que la generación anterior haya madurado en Europa, mientras que esta, a priori con menos nivel, no haya casi salido de Argentina.

Correr la pista y tirar en cuanto tienen posibilidad de tiro es el sistema de juego USA desde siempre, y más teniendo en cuenta que sus rivales no pueden seguir físicamente ese ritmo (España también jugó al contragolpe en cuanto tuvo ocasión contra Argentina, quienes después de haber ganado a Brasil parecen haber perdido la ambición).
Pese a las bajas de algunos de los mejores NBA, siguen siendo un equipo de juego fluido y rápido, la única opción que puede tener España es defender muy fuerte la línea exterior y aprovechar sus puntos débiles; el juego interior -tanto en ataque como en defensa- y obligarles a jugar en estático.
En caso contrario... paseo para EEUU si consiguen hacer su juego "libre".

Sobre el partido, si las cosas van mal ya sabemos a quien van a acudir: Durant, Carmelo e Irving en 1x1 si hay problemas para ganar, en ese orden.

Por cierto, es Scola y no "Escola" planckito.

Sorry, Luis Scola, alias lufa, obviamente !!!. USA siempre ha jugado así, pero en otras ocasiones, cuando las cosas se les ponían difíciles, tenían unas defensas impresionantes y presionantes que oscurecían al rival. En estos JJ.OO. no sé si no la han empleado porque no lo han necesitado o porque no la tienen preparada. Visto los antecedentes de la primera fase me decanto por la segunda.
Saludos

Como show baloncestístico chapeau; como partido de baloncesto horroroso. Carreras por la pista, tiros sin ton ni son, lecciones de fundamentos individuales e individualismo, etc. desde mi punto de vista los estadounidenses siguen sin ser un equipo. Es cierto que con el teórico quinteto titular en pista y especialmente en el segundo cuarto mejoraron mucho y hasta parecieron concentrados pero la mayor parte del partido fue un correcalles al que se sumaron los argentinos.
Mañana el desenlace, pero creo que va a ser la primera en la frente para Coach K y sus chicos.Con España jugando al nivel de los últimos partidos seguro que los USA boys pierden o lo pasan muy mal.
Y no puedo cerrar este comentario sin agradecerle a Manudona todo lo que ha hecho y representado para el baloncesto, Probablemente al Chapu y a Escola también, pero éstos no han confirmado su abandono de la albiceleste.

Una auténtica pena que Argentina en los últimos años no tenga nada para dar descanso a los titulares. En cuanto empezaron las rotaciones bajaron el nivel muchísimo para deleite de los fantoches estadounidenses.

A mi me gustaría saber cómo se puede ser tan bufón en la victoria? Bailecitos, subnormaladas... cuando palmaron en Atenas no los ví bailar tanto. Son excepcionales en el 1 contra 1 pero necesitan un cerebro como el comer.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar