Solapas principales

Ekpe Udoh o como convertirse en amo, dueño y señor absoluto de la zona (80-59)

  • Exhibición del pívot ex NBA que no tuvo rival en la noche de hoy
  • Fenerbahçe demostró ser una máquina a la hora de autogestionar sus esfuerzos
  • El Unicaja se mostró impotente en muchos momentos del encuentro

La salida de Fenerbahçe parecía ser bastante fulgurante, los turcos dominaban los primeros minutos gracias a una defensa bastante bien armada y a un Jan Vesely en modo abusador. Los puntos interiores del conjunto de Obradovic imponían su criterio sobre una defensa, la malagueña, que de momento estaba dando muestras de flaqueza. Sin embargo, el Unicaja fue capaz de apretar en defensa para cerrar el grifo de forma contundente; los malagueños impusieron un poco más de fuerza y frenaron el potencial de su rival (8-5). A pesar de ello, los de Plaza no eran capaces de anotar, ya fuera lanzando solos o con un defensor encima, algo que se agravaba con el control del rebote de un Fenerbahçe que sabía de la peligrosidad de los andaluces a la hora de ir a por los rechaces ofensivos.

Poco a poco, el ritmo de ambos conjuntos fue subiendo enteros y las defensas se abrieron más en favor de los ataques. Fenerbahçe volvió a hacer daño desde el interior, pero Unicaja fue capaz de levantarse con contundencia para evitar males mayores con el partido todavía demasiado en pañales. Con la entrada de Cooley, los de Málaga consiguieron algo más de presencia en la pintura, recortando distancias antes del bocinazo final del primer cuarto con un buen DeMarcus Nelson y un triplazo de Mindaugas Kuzminskas que demostraba la mejoría de sus compañeros en los minutos finales (16-15).

La realidad de la diferencia física era en ocasiones poco salvable para Unicaja, una cuestión que Fenerbahçe explotaba desde la intimidación y una defensa donde las ayudas fallaban en pocas ocasiones. De poco servía el desparpajo de un Nemanja Nedovic que asumía las responsabilidades, y es que los otomanos no dejaban de aprovechar la superioridad que Ekpe Udoh estaba demostrando; el ex NBA estaba siendo un hombre decisivo en ambos lados de la pista con mucha solvencia (24-20). No obstante, Unicaja estaba sabiendo aguantar como podía las embestidas de un rival que mostraba una solidez envidiable. Los malagueños respondían y frenaban a su rival cuando encontraban los resquicios de un equipo bien armado.

No obstante, el Fernebahçe se estiró de una manera demoledora, consiguiendo destrozar a Unicaja jugando muy bien sus opciones de dentro hacia fuera. Los de Obradovic se hacían fuertes con un Hickman que dirigía y ejecutaba los ataques de su equipo, con un Bogdanovic más certero; los turcos sobrevivían sin Udoh en pista, pero seguían mostrándose igual de seguros con esa defensa tan agresiva, con tantos cambios y con tanta intimidación.

Plaza tardó demasiado quizás en pedir un tiempo muerto y su equipo iba a tener que digerir el primer punto importante del choque. Eso sí, con el parón del choque Unicaja consiguió parar la sangría que estaba sufriendo justo antes del descanso, aunque el marcador ya colocaba una ventaja importante entre locales y visitantes (41-28).

El inicio de la segunda parte dejó otros minutos enormes de un Udoh desatado e imparable. Fenerbahçe mantenía el ritmo y  la agresividad que llevaba mostrando todo el partido para hundir un poco más a Unicaja. El encuentro estaba tomando unos derroteros en los que los de Plaza tenían que espabilar de la manera que fuese, y terminarían consiguiéndolo gracias a un Edwin Jackson que empezó a ver mejor el aro. Con el francés ayudando en tareas ofensivas, los malagueños despertaron y aprovecharon las pérdidas de su rival para evitar la ruptura del partido, pero la ventaja era una losa complicada (50-38).

La imagen de Unicaja comenzó a ser mucho mejor y más contundente, algo que terminó desde el momento en que el Fenerbahçe volvió a pisar el acelerador; ahora era Datome el que asumía las responsabilidades en ataque y devolvía todo a su lugar inicial, obligando a Plaza a volver a parar el partido. Los lapsus de los otomanos daban algo de vida a un Unicaja que estaba cuajando un encuentro bastante irregular, y es que el Fenerbahçe recuperaba el tino con mucha rapidez y facilidad, como si no le costara nada cambiar su dinámica.

El baloncesto arrollador de los turcos funcionaba cuando la concentración se mantenía y tanto sus defensas como sus ataques no tenían fisuras. La diferencia era evidente entre ambos conjuntos cuando el ocaso del partido se avecinaba de forma peligrosa para un Unicaja que sólo iba a tener diez minutos para obrar el milagro (61-45).

Y con la intención de venirse arriba y de recortar distancias, los jugadores de Plaza saltaron a pista para ponerle las cosas complicadas a su rival. Los otomanos habían bajado un poco su intensidad y su acierto disminuyó lo suficiente como para que los malagueños creyeran un poco más en lo que estaban haciendo. Pero no había término medio, el guion de la segunda parte estaba siendo lo más parecido a una película cargada de flashbacks, ya que, desde el momento en que Unicaja parecía subirse a la chepa de un Fenerbahçe relajado, los turcos le daban al encuentro otro giro de tuerca para evitar sustos innecesarios (69-53).

Vesely y Bogdanovic se convirtieron en dolores de cabeza constantes durante los últimos diez minutos; el checo le dio relevo en tareas intimidatorias y reboteadoras a Udoh, mientras que la estrella serbia fue capaz de asumir responsabilidades a la hora de mantener el ritmo anotador del exterior. Con ese panorama, Fenerbahçe fue cerrando el encuentro de forma brillante y Obradovic abrió la mano, se apiadó de sus jugadores y repartió minutos entre los menos habituales para que sus hombres importantes respirasen.

El final de partido fue una bandera blanca mostrada por ambos conjuntos, dejando claro que el pescado estaba totalmente vendido. La máquina otomana de Fenerbahçe demostró una vez más que vienen con fuerza a por esta Euroleague, demostrando una autogestión espectacular de sus esfuerzos y con un reparto de responsabilidades que deja patente que ésta es una de las mejores plantillas del continente en estos instantes (80-69).

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 10 meses
#Contenidos: 
322
#Comentarios: 
2,505
Total lecturas: 
1,920,450

Comentarios

El equipo a duras penas esta para ganar en canarias por los pelos, y poco mas, hazañas como la de ayer contra uno de los mejores equipos de Europa (único imbatido) encima sumando bajas en cada encuentro, suenan a utopías, pero es que Plaza no solo no logra mantener derrotas "honrosas" sino que tan siquiera compite, la imagen es tan pobre , que parece mentira que el equipo que gano cómodamente de principio a fin al cska, sea el mismo del chiste de anoche...enfin, solo queda que los jugadores tengan conclave y se conjuren para no manchar mas sus "expedientes". Por otra parte, veo al Fener, con el poder y variantes de colarse en la final four, poderoso en todas sus líneas y con un zorro en el banco.

Una pena que Unicaja vaya a dejar pasar la oportunidad de entrar en los cuartos, habiendo caído en un grupo relativamente asequible. El proyecto Plaza hace aguas y no le veo salidas positivas. Y me disgustaría que acabaran por despedir a Joan, porque es un tipo al que los madridistas le guardamos el cariño. Buen entrenador y buena persona.

Un saludo.

Una pregunta tonta: ¿quién fue el máximo anotador del partido?
Señores de Solobasket, no cuesta tanto trabajo informar de eso.
Echo de menos la planilla estadística del juego y el vídeo de los highlights.
Tendré que ir a buscarlo al portal de Euroliga

Tras la victoria en Moscú la gente lanzó las campanas al vuelo, gritábamos ¡Toma Bertomeu! ¡Zas! Reivindicábamos nuestra plaza fija en euroliga ¡porque yo lo valgo!
En fin.
Plaza empieza a excusarse en las lesiones. Que si todo equipo con tres titulares lesionados... y tal pascual. Zarandajas cuando se le ha llenado la boca hablando siempre de que no había titulares en este equipo, de que quería 10 jugadores del mismo nivel (como de hecho ocurre), de que para competir en euroliga no había que tener canteranos y contar con 12 jugadores por si había alguna lesión (y tras cada lesión pide otro jugador más).
Plaza está superado. La plantilla está descompensada y los puestos importates (para mi, 1,2, y 4) están fatal cubiertos.
El proyecto hace agua por todos lados. Y sigue con la matraca del caracter y la defensa, cuando nos cosen a triples ¿se ha planteado este señor cambiar de sistemas defensivos?
¡Qué negro lo veo todo!
En fin. Estamos haciendo el ridículo ¡el grupo más asequible! No quiero imaginar qué nos hubiera ocurrido en caso de estar en el otro grupo.
¿Cuándo se acabará este temporada? ¿Queda mucho? ¿Cuándo llegamos Papá?

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar