Solapas principales

El Barça acribilla a Fenerbahce (97-55)

  • Los culés no dieron tregua en ningún momento de partido
  • Magistral ejecución del plan diseñado por Saras
  • El Barça se consolida como único líder de la Euroliga

el barça LLEGABA DULCE

Lo lindo de ganar no es ganar en sí, sino hacerlo jugando bien. De esa premisa partió Saras Jasikevicius en su primera temporada en el banquillo blaugrana. Las mejoras son notables, pero todavía había algunas dudas sobre el rendimiento del equipo, sobretodo al asociarlo a su potencial. El Barça, sabedor de ello, disipó estas dudas en sus dos últimos encuentros, con Alba Berlín y Estudiantes como víctimas. Esto elevó la confianza y, sumado a unos días más de descanso que en las semanas anteriores, provocó que el equipo llegara en el mejor momento de la temporada a un duelo que aparentaba ser uno de los más duros del curso. Pobres ilusos. El Fenerbahce aún sigue en etapa de cambios tras la marcha de Obradovic. Su inicio de Euroliga no es brillante, aunque sí que refleja algunas de las ideas que está implantando Kokoskov, que no pudo contar con Nando De Colo para el partido.

LA PIZARRA DE SARAS

El Barça continúo en la senda del buen juego que traía desde la semana anterior. Los primeros veinte minutos fueron arrolladores, quizás los mejores del conjunto blaugrana en los últimos dos o tres años. La pizarra de Saras se lució aún más, si cabe, de lo que había hecho hasta ahora. Abrines salió disparado de cada indirecto dibujado por su entrenador para acabar encriptando la pelota en un aro que parecía estar hecho a medida. El acierto en ataque aumentaba con el correr de los minutos mientras el Barça avasallaba al Fenerbahce en defensa. Sin De Colo, los culés cortocircuitaron las vías de ataque de los turcos, obligados a fiar todo al talento de Lorenzo Brown y Jan Vesely. Cuando Abrines dio tregua, apareció Mirotic en su momento más fino desde la larga distancia, y cuando se relajó el montenegrino, Rolands Smits tomó el relevo. Todo lo que sucedía en la pista, ya había pasado antes en los sueños del entrenador blaugrana. Saras vive en un deja vu constante que le permite volver predecible lo indescifrable y convertir lo inaudito en rutinario.

EL ARTE DE LA DEFENSA

La intensidad defensiva con la que el Barcelona atosigó al Fenerbahce es la misma con la que su entrenador vive cada minuto del partido. Higgins se desafió con Leo Westermann mientras que Abrines anulaba a Ulanovas. Los gritos del staff de Saras anticipaban cada movimiento del rival y los culés leían cada ofensiva. Los sistemas turcos no fructificaban, y los que lo lograban lo hacían más por supervivencia que por mérito. El instinto los castigaba más de lo que lo hacía el Barcelona, que ya se les había metido en la cabeza. Les estaba ganando el partido en la cancha y también en la mente. Incluso Heurtel llegó a forzar una pérdida por 8 segundos al rival. El francés parece ahora disfrutar del arte de la defensa. Sonríe cuando lo consigue y hierve cuando falla. Un soldado más para la causa.

LOS CHICOS SE DIVIERTEN

 

 

dominio total

El Barcelona amagó con levantar el pie del acelerador en ataque, aunque ni siquiera atino a hacerlo en defensa. Cuando bajó el acierto, subió la moral, y eso debería ser una victoria. Una de las cuentas pendientes del equipo era mantener el tono durante todo un encuentro. Dominar de principio a fin los partidos, meterse tanto en el partido que no se les escapara ni siquiera un detalle de lo que sucede en el parqué. Smits siguió siendo esa tortura silenciosa que goza del don de la impredecibilidad. A veces sale cara y a veces cruz, aunque últimamente solo compra monedas de una cara. Todo bendecido bajo la figura de un Calathes mortal para cualquier defensa. Hubo tiempo también para una pequeña redención, la de Cory Higgins. Dudar de su talento es una irreverencia al deporte, hacerlo de su clase es una falta de respeto. La guinda fue de Kuric, desbocado en el último período, que coronó una victoria aplastante ante uno de los grandes de Europa en la que todos los jugadores blaugranas jugaron más de diez minutos. Quizás el Barça conoce perfectamente su potencial y los que lo desconocen son los demás.

el bautismo de rolands

La figura de Smits, tan desprestigiada con sus errores y tan alabada con sus aciertos, encarna en sí misma una polarización indescriptible. Sus aciertos los celebra su entrenador mientras que sus fallos los sufre el propio Rolands desde la resignación de quien sabe que es capaz de más. Luchó desde la marginación un par de años, entrenando como quien juega treinta minutos por partido y chocando contra una realidad que lo castigaba por su juventud. Él también encontró su redención, pero la halló gracias a la confianza de un entrenador que confió en él desde el primer minuto. Él cambió el guión de su propia película para transformarse en un jugador eficaz tanto en ataque como en defensa. Smits lleva tatuada en la frente una frase que dijo Koeman hace no mucho tiempo, se juega como se entrena.

ESTADÍSTICAS

estadisticas_barca_vs_fener.jpg

Estadísticas Barça. Via: Euroleague

estadisticas_fener_vs_barca.jpg

Estadísticas Fenerbahce. Via: Euroleague

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 10 meses
#contenidos: 
194
#Comentarios: 
411
Total lecturas: 
397,333

Comentarios

Partido para ponerse el babero. Desde 2010 que no disfrutaba tanto viendo al Barça. Ayudas defensivas, movimiento rápido de balón para buscar tiros liberados, corriendo como jabatos los 40 minutos. Por otro lado, Jasikevicius ha resucitado a Abrines y sobretodo, a Smits. Está jugando como nunca, rebotea, defiende, corre, postea. A día de hoy el Barça es el mejor equipo de la Euroliga