Solapas principales

El Barça busca la gloria tras once años en el desierto

  • La sufrida serie ante el Zenit sirvió de aviso para los blaugranas
  • El Barcelona llega con la ilusión de recuperar a Mirotic para el momento más importante de la temporada

Alivio. Quizás esa sea la sensación que hay en el Barcelona después de haber sufrido tanto contra el Zenit. Pasaron siete años desde la última vez que el Barça dijo presente en una Final Four, en 2014, y la ilusión parece haber retornado a los pasillos del Palau. La plantilla estaba armada para llegar hasta acá, para estar entre los mejores cuatro equipos del continente, y el objetivo se cumplió. Le queda aún la cuesta final, y ante rivales de gran nivel. La suerte está hechada.

-Análisis de la plantilla de nuestra guía Euroliga 20/21

Su serie ante el zenit

Llegaba el Barça a los playoffs tras haber cumplido con la expectativas. Primero de la liga regular y por ende cruce contra el, teóricamente, peor equipo de los playoffs. La posición en la tabla del Zenit no refejó su juego, ni mucho menos. Los rusos obligaron al Barça a sudar hasta el quinto partido gracias a una entrega total, a un Pangos desenfrenado y a un Xavi Pascual magistral. El entrenador, ex del Barça, se adueñó del timón de la serie, como ya había hecho con el de su equipo, e impuso sus normas. Defensa asfixiante sobre los tiradores del Barça, presión constante a Calathes para limitar su visión pero laxa a la hora de dejarlo atacar el aro, libertad a los pívots culés para atacar en el 1 contra 1 desde el poste y foco absoluto en Mirotic. El plan defensivo desarticuló cualquier posible reacción del Barça, agobiado ante tal planteamiento y, sobre todo, ante tal ejecución.

El Barça, por su parte, se vio incapaz de frenar a Pangos, sediento de venganza. El base canadiense dinamitó el sistema de segundas ayudas del conjunto blaugrana y se convirtió en el jugador estrella, más aún, de su equipo. En tal contexto, complejo, surgió el caracter de Higgins y Davies. Ellos destrabaron la eliminatoria y, sobre todo, mantuvieron a flote a su equipo cuando el futuro se anticipaba complejo.

El ritmo impuesto por Zenit pareció inalcanzable para el Barça, lastrado por una impasibilidad tan inesperada como provocada por el rival. Supo reponerse a tiempo, eso sí. El juego en el barro propuesto por el conjunto ruso acabó por acomodar al conjunto blaugrana, que recién en el quinto juego pudo marcar los tiempos de partido con un magistral Pau Gasol. Toda su experiencia se vio reflejada en ese partido. Aplomo a raudales.

MEJORES JUGADORES DE PLAYOFFS

La vida en Playoffs fue otra historia para el Barça. Su serie ante Zenit evidenció carencias tácticas, pero también mentales. En tal coyuntura emergió Brandon Davies como máximo exponente del equipo, promediando 14,8 puntos y 6,8 rebotes para un 20,2 de valoración, la máxima de su equipo. Sus numeros reflejan el dominio total del pívot blaugrana que se creció ante la baja de Milutinov. Davies aportó en la generación desde el poste bajo y supo sacar provecho a las continuaciones del pick&roll cuando los defensores estaban centrados en limitar tiros de los jugadores exteriores.

El segundo mejor jugador del Barça en aquella serie fue Cory Higgins. El que fuera multicapeón con el CSKA reafirmó su condición de líder silencioso y promedió 14,8 puntos, 2,8 asistencias y 15,6 de valoración. Oxigenó al equipo cuando el cerebro, Calathes, no funcionó y contribuyó a encontrar calma y cordura cuando las sensaciones llevaron al Barça hacia la vorágine. Junto a ellos, Kuric fue crucial para lograr la victoria gracias a su capacidad de ejercer de 'microondas' y quebrar partidos muy ajustados. Sus tiros no tuvieron respuesta posible y sus medias de partido lo evidencia: 10,6 puntos, 2 rebotes y 11,6 de valoración.

También Bolmaro destacó en la serie, aunque no tanto por sus números sino por las sensaciones desprendidas durante su paso por la cancha. Su energía equiparó la del rival y su descaro sobresalió en un equipo cohibido por el rival.

Calathes logró acercarse a sus números habituales pero nunca se adueñó del Barça, ni de la serie, como se esperaba que hiciera. La mayoría de los problemas ofensivos del Barça fueron consecuencia de un bajo rendimiento del griego en lo que a organización se refiere. Similar a su situación fue la de Mirotic, el gran ausente de la serie. No acabó de encontrar ritmo de juego y su acierto se desplomó, aunque eso no lo privó de ser el tercer jugador con más minutos en el cómputo global de los cinco partidos. La confianza de Saras hacia él sigue intacta.

TRAYECTORIA

El inicio de todo el camino recorrido por el Barcelona esta temporada data del 2 de julio del pasado 2020 cuando se hizo oficial el regreso de Sarunas Jasikevicius, esta vez como entrenador, al Barça. Desde entonces se comenzó a fraguar el retorno a la élite de un gigante dormido. La temporada del Barça es un éxito rotundo teniendo en cuenta que Saras modificó al completo la forma de jugar y de entender el baloncesto de sus jugadores. El Barça llega a los playoffs siendo el mejor equipo de la Euroliga con un récord de 24 victorias y 10 derrotas y con el mejor diferencial de puntos de la competición, un +237. Exceptuando la racha de tres derrotas consecutivas entre la jornada 15 y 17 -Maccabi, Efes y Bayern- los blaugranas jamás perdieron dos partidos de forma consecutiva en la máxima competición continental.

La regularidad en los resultados, no siempre en el juego, es lo que ha permitido que los de Saras consiguiesen victorias de peso ante los rivales más nobles de la clasificación, como ante CSKA en Moscú o más recientemente el +16 en Milán. En el cómputo global el Barça fue el mejor sobre el papel y sobre la cancha, lo que le sirvió evitarse a los ‘cucos’ -CSKA y Efes- hasta una hipotética final.

Nuevas incorporaciones: el Barça realizó dos fichajes a mitad de curso. El primero fue el de Westermann, para suplir la baja de Heurtel, y el segundo, y más importante, el de Pau Gasol. La llegada del base galo respondió a la necesidad de cubrir la plaza de segundo base capaz de dar descanso a Calathes y rendir desde un rol completamente secundario, algo que Westermann ha conseguido. En el caso de Pau, en cambio, fue más una oportunidad irrechazable que un fichaje pautado. Gasol no es el perfil de jugador que necesitaba el Barça, pero es imposible decirle que no a un doble campeón de la NBA, y canterano blaugrana, que busca volver a sentirse jugador.

MEJORES JUGADORES de temporada regular

Nikola Mirotic - 16.9 puntos, 6.3 rebotes, 1.2 robos y 22 de valoración

La temporada de Nikola Mirotic vuelve a ser consagratoria, igual que lo fue la anterior, con la diferencia de que este año gozó de una optimización mayúscula en su juego. El principal síntoma es su acierto. Promedió un 65.2% en tiros de dos, un 41.8% en triples y un 86.1% en tiros libres jugando 25:31 minutos de media. Saras consiguió que Mirotic fuese el líder sin ser el eje del ataque, aunque no evitase que su talento fuese decisivo en partidos donde el Barça careció de fluidez ofensiva. El montenegrino volvió a ser el mejor jugador de su equipo, pero este año su equipo también fue el mejor. El MVP del torneo parece llevar escrito su nombre. Y sino, al tiempo.

Cory Higgins - 12.6 puntos, 2.4 asistencias, 2.2 rebotes y 13.4 de valoración

Higgins consiguió este curso todo lo que no fue capaz de demostrar el pasado. Se afianzó como segunda espada del equipo y, sobre todo, supo ejercer de primera cuando la coyuntura lo requería. Todavía recuerdan los culés su actuación en el Megasport Arena cuando brilló con 25 puntos y 6 rebotes en la victoria de su equipo ante el CSKA. Le tocaba entonces ejerce de líder ante la ausencia de Mirotic y Cory respondió con contundencia. Su fiabilidad desde la línea de tiros libres (92.6%) sumada a su habilidad para provocar faltas (3.8 por encuentro, el tercero del equipo tras Mirotic y Davies) reafirmaron su condición de ‘killer’ y jugador total.

Nick Calathes - 7.5 puntos, 7 asistencias, 3.4 rebotes y 10.5 de valoración

Hablar de Nick Calathes es hablar del alma máter del Barça. El concepto de ‘la extensión del jugador en cancha’ podría haberse rezado en su honor, porque eso es exactamente lo que ha sido durante todo el curso. Él fue el encargado de optimizar la idea de juego de Saras y con él cobra sentido el cambio táctico propuesto por el entrenador lituano. Llegó con el cartel de mal tirador y respondió con un 32.1% en triples y un 45.6 % en dobles. Apenas su 50% en tiros libres mancha su hoja estadística. Su coexistencia con los grandes talentos anotadores del Barça fue magnífica gracias a la capacidad del base griego de retroalimentarse de ellos. No hay jugador con mayor visión ofensiva que él en toda Europa.

Otros destacados: Brandon Davies, Kyle Kuric y Álex Abrines

Si bien los tres jugadores tuvieron altibajos -algunos en su rendimiento y otros en sus minutos- sería incomprensible el nivel demostrado por el Barça sin la aportación de Davies, Kuric y Abrines. El primero fue titular en apenas 5 de los 28 partidos que disputó, pero ello no le impidió ser el tercer máximo anotador del equipo -11.6 puntos de media- y el segundo mejor valorado -13.2 de media-. Su temporada fue de menos a más, dejando muy buenas sensaciones en el final y más decisivo tramo del curso.

Kuric y Abrines compartieron la sonrisa al ver decenas de sistemas dibujados exclusivamente para ellos dos. Jasikevicius potenció a sus dos mejores tiradores y éstos respondieron con solvencia, promediando 58.6% en triples el estadounidense y 42.7% el mallorquín. 

Los tres le otorgan al Barça el valor añadido de no limitar a dos focos de generación su capacidad ofensiva y por ende gozar de diversos jugadores capaces de anotar. El arsenal ofensivo del Barça se aumenta de forma exponencial al evidenciar el rendimiento de jugadores que, como Abrines o Kuric, no llegan siquiera a los 20 minutos de promedio.

ENFRENTAMIENTOS LIGA REGULAR

El Barça parece tenerle la mano tomada al Armani Milan, puesto que le ha ganado los dos partidos disputados esta temporada. En ambos encuentros el Barça se adjudicó una ventaja de 16 puntos y logró reducir las armas del rival. Dos equipos armados para triunfar de forma inmediata que de momento parecen estar cumpliendo sus objetivos. Los antecedentes, eso sí, no valen de mucho en una Final Four, por eso es el desenlace más vibrante del baloncesto. Win or go home.

-El Barça muestra carácter ante el Armani Milán (87-71)

-El Barça deshaucia al Milán (56-72)

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 3 semanas
#contenidos: 
209
#Comentarios: 
478
Total lecturas: 
444,839