Solapas principales

El Barça despierta de la pesadilla y fuerza el quinto partido (82-72)

  • La defensa le permite a los culés soñar
  • Kuric y Seraphin fundamentales

Noche de revulsivos: hay partidos en que las cosas salen y algunos en los que no. Partidos en los que algunos jugadores logran destacar más de lo normal. Hoy fue una de esas noches, y los dos protagonistas fueron Kuric y Seraphin. El francotirador sacó a pasear su muñeca y metió triples de todos los colores. Por el lado de Seraphin, quién acaba de regresar de una lesión, entendió que su equipo necesitaba de un portento físico. Fue una roca en ataque castigando desde el poste bajo cada vez que tuvo el balón en las manos.

La defensa hoy dijo presente: tras un partido nefasto en cuanto a la defensa el pasado miércoles, hoy los culés volvieron a ser ese reloj suizo atrás. Esa máquina que funciona -casi- a la perfección y que acaba siendo un dolor de cabeza. Mantuvieron a su rival en menos puntos de los que acostumbra y desde allí lograron sacar todas las ventajas.

El efecto 'Palau': muchas veces se dice que los aficionados pueden ser un factor decisivo en un partido, pero pocas veces lo es como hoy. Desde el minuto 1 los blaugranas no dejaron de alentar y aplaudir, haciendo del Palau un lugar casi inhumano. Hoy se podría decir que el Barça jugaba con seis jugadores.

Hay momentos en la vida en que uno solo quiere despertar. Despertar de esa pesadilla en que te estás cayendo y no puedes parar. Y pocas cosas más satisfactorias que despertarse y ver que fue simplemente eso, un mal sueño. 

Desde el inicio se vio una respuesta al anterior encuentro. Cambios en los quintetos y algunas consignas claras. No se podía volver a perder como en el tercer partido.

Pesic dio la orden de no cambiar en los bloqueos en caso de ser posible. Así la defensa de los blaugranas tuvo que estar menos pendiente de las desventajas en los cambios defensivos. Esto se transformó en un arma de doble filo, ya que el Efes logró castigar las ayudas largas con siete triples en el primer período para un parcial de 0-14 a favor de los turcos.

Pero para cerrar su pesadilla, el Barça decidió despertarse con algo de música de fondo. Con algo así como 7500 personas aplaudiendo y gritando. Con el apoyo de todo el Palau que, al igual que en el tercer partido, decidió que iban a ser un factor más en el partido.

El otro que decidió que quería ser un factor, una vez más, fue Larkin. El estadounidense está ratificando que es uno de los jugadores más talentosos de Europa y está siendo una tortura para el Barça.

Sin embargo, el Barça, esta vez, no se dejó cohibir por el talento del Efes. Desplegó su mejor defensa y tras una primera parte muy igualada, decidió que el tercer cuarto iba a ser el suyo. Un tercer cuarto en el que los niños tuvieron que taparse los oídos porque el ruido del Palau era ensordecedor. En el que todos los triples que no habían entrado antes, entraron. En el que los jugadores se dejaron la piel en cada jugada, llegando incluso a taponar tiros impensables, como el de Oriola a Pleiss.

 

 

 Los aficionados se levantaron de los asientos para aplaudir. Para animar a los jugadores y también a los otros espectadores a que aplaudieran y gritaran con ellos. Para que hicieran del palau lo que los propios Dracs llaman el 'Infierno Blaugrana'. Y no les faltó razón, porque la motivación iba en aumento, a pesar de que el Efes siguiera en carrera a pesar de que Micic no estuviera tan fino como en otros partidos y de que Larkin se hubiera estancado.

La pesadilla ya no era tal. El Barça se había despertado, y de qué manera. Los turcos sentían que en la cancha había once jugadores. Los cinco de cada equipo, y el Palau. Pero es que además en el conjunto blaugrana fue la noche de los revulsivos. La noche en que Kuric sacó a lucir su muñeca y Seraphin demostró que cuando está en plenas condiciones es un pivot más que dominante.

Durante el último período la guerra fue de defensas. De ver quién lucha más por el rebote. Quién salta más alto. Quién es capaz de haccer ese spint para llegar a puntear un tiro. Y para esta batalla el Barça tiene a los jugadores más indicados y más dispuestos. Los culés lograron revertir la imagen del pasado miércoles y recuperar las sensaciones (82-72).

La misión de hacer del Palau un fuerte se cumplió esta vez. La pesadilla del Barça ya no era tal. Ahora el Barça ya estaba despierto, muy despierto. Tanto que logró cambiar una pesadilla por un sueño. Los culés ya no duermen mal en la ciudad condal, ahora van a soñar a Estambúl.

estadisticas_barca_vs_efes_playoffs_juego_4.jpg

Estadísticas Barça Lassa. Via: Euroleague

estadisticas_efes_vs_barca_playoffs_juego_4.jpg

Estadísticas Anadolu Efes. Via: Euroleague

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 2 meses
#contenidos: 
136
#Comentarios: 
284
Total lecturas: 
290,454