Solapas principales

El Barça mantiene el ritmo ante el Alba Berlín (80-67)

  • Mirotic, Davies y Calathes maquillaron la baja de Cory Higgins
  • El Alba Berlín planteó el partido embarrado que necesitaba pero le alcanzó

primer puesto en juego

Sabía el Barcelona que adjudicarse una victoria ante el conjunto germano podía suponer asegurarse, o casi, la primera plaza en la liga regular de la Euroliga. Si bien el factor campo no posee la relevancia de otros años, al jugarse sin público en la mayoría de los estadios, la posición en la tabla sigue siendo de máxima importancia puesto que puede favorecerle en los cruces. Ante una de las Euroligas más competitivas de los últimos años, y en la que se quedarán fuera de playoffs equipos que han hecho grandes temporadas, afianzarse en la primera plaza era casi una cuestión de estado para los blaugranas. Para los de Aíto, en cambio, el lugar en la clasificación ya no supone una preocupación, porque ya no deben quedar en determinado puesto para asegurarse su puesto el próximo año, ya lo tienen asegurado. Ese es el premio a un equipo tan competitivo como divertido. Tan atrevido como serio.

oriola en la sombra

Si bien es cierto que, teniendo en cuenta el caché de los jugadores que lo acompañan, uno jamás se enfocaría en la figura de Oriola para analizar este Barça, él es parte fundamental de los cimientos de este nuevo Barça. Es como la pieza de más abajo del yenga, que parece insignificante pero que en realidad es la que lo aguanta todo. Ese es Oriola. Su rol en defensa, tanto cuando el contexto exige cambiar en cada bloqueo como cuando el pívot debe realizar un step largo para impedir el paso al manejador de balón, es la base para la velocidad de ejecución que exige Saras. Sin él eso no se podría realizar, o no al menos con tal dinamismo. En ataque triunfa porque no busca hacerlo. Porque no pide la pelota al poste bajo para intentar comerse el mundo, ni encara desde afuera en un uno contra uno. Él se limita a leer el juego, y los espacios, y aparecer justo donde no hay nadie. Ya sea para buscar un rebote o para conectar con Calathes. Sus movimiento son oro para el base griego.

las ideas de aíto

Más allá de números, presupuestos, nombres de jugadores o aspiraciones, siempre reside una idea. Es la base de un equipo, la idea de juego. En eso Aíto sigue siendo de los mejores. Ha demostrado que no hace falta contar con grandes estrellas para que un equipo juegue bien, aunque eso no se traduzca necesariamente en victorias. Su atrevimiento ha llevado al Alba a competir en lugares impensados, delegando la dinamización del equipo en un ala-pívot. Luke Sikma es el centro de controles del equipo, el Jack Grealish del Alba Berlín. Él fue el principal foco de la defensa blaugrana, que amenazó con pisar el acelerador una vez apartado del juego el número ‘43’ de los alemanes, pero ahí estaba Aíto para cambiar tal rumbo. Apostó por una defensa de rombo y uno, en la que Jayson Granger se encaró con Mirotic mientras el resto cubría los espacios restantes. El viejo baloncesto combinado con el nuevo. Aíto, a sus 74 años, tiene más desfachatez que nunca.

la pizarra de saras

 

 

los dos guardaespaldas

Con la ausencia de Cory Higgins, el Barça evidenció problemas en la generación de juego que con él en pista se maquillaban por completo. Las soluciones que aportaba él, ahora debían aportarlas otros, y ante ello tomaron la posta los dos jugadores que, por rango, debían hacerlo. Calathes no hizo más que noches anteriores, pero tampoco menos. Su dirección de juego -junto a un Westermann muy lúcido- volvió a ser sublime, convirtiendo en peligro cada ventaja obtenida gracias a un mapeo completo de cada centímetro de la cancha. Lo acompañó Brandon Davies, tantas veces atizado por sus errores. Él disfruta de su capacidad creativa en el poste bajo y, aunque a veces salga cara y otras cruz, esa es una característica que debe valorarse en un jugador interior. Davies fue capaz de generarse sus propias situaciones de tiro gracias a un juego de pies tan sofisticado como estético, al que esta vez le sumó efectividad. Su autosuficiencia le otorgó al Barça la posibilidad de mantener una ventaja que tendía a la extinción. Si del amor al odio hay un paso, del error al Brandon hay dos.

la solvencia de Mirotic

Esta versión de Mirotic es la más solvente desde que está en el Barça. Y no porque antes no fuese caudal en el porvenir del Barça, sino porque ahora lo es sin la necesidad de abarcar tanto como antaño. La optimización de su juego, al igual que la de muchos de sus compañeros, se la debe a Saras. Con el lituano, Nikola encontró una forma de cumplir en labores de anotación sin el desgaste que padecía antes, pero también de ser caudal en defensa gracias a su velocidad lateral. No necesita ahora una noche brillante desde el triple para que sus números se inflen, porque su interpretación del juego -y consecuentemente de los espacios- se ha perfeccionado con el correr de los partidos. Eso es exactamente lo que le exigía el contexto planteado por Saras, que basándose en su talento interpretase los sistemas dibujados para romperlos con criterio. Quizás este Mirotic no es más que un reflejo de una sociedad obligada a rendir como siempre trabajando como nunca. Quizás no.

ESTADÍSTICAS

captura_de_pantalla_2021-03-26_a_las_22.51.41.png

Estadísticas Barça. Vía: Euroleague.

captura_de_pantalla_2021-03-26_a_las_22.51.54.png

Estadísticas Alba Berlín. Vía: Euroleague

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 3 semanas
#contenidos: 
209
#Comentarios: 
478
Total lecturas: 
445,548