Solapas principales

El Barça reduce al Zenit (85-81)

  • Calathes volvió exhibirse como director de orquesta
  • Mirotic, Kuric, Higgins y Davies anotaron en dobles dígitos

la nostalgia huele a victoria

Hay algo en los reencuentros que aún no se puede describir. Un resquemor interno que mezcla una sonrisa tímida y una nostalgia acaparante. Volver a ver a Xavi Pascual sentado en el Palau, aunque esta vez fuera en el banquillo visitante, devolvió aires de Euroliga al Barcelona. Apenas un día de aclimatación en la que fuera su ciudad tuvo el entrenador catalán, aunque le bastó y le sobró para deshacerse en elogios hacia Saras y su equipo: “Tienen todo para ganar”, afirmaba en una entrevista a RAC1. Esas simples palabras son las que inflan, en el buen sentido, la moral de un equipo, porque Pascual sabe lo que representa ganarlo todo. Lejos queda ya la última vez que el Barça miró desde la superioridad absoluta a todos sus pares europeos, cuando justamente el hoy entrenador del Zenit vestía de blaugrana. Quizás de esa nostalgia surja un acontecimiento para recordar. Quizás Saras logre llevar a su Barça a lo más alto. Quizás el alumno, una vez más, supere al maestro.

mamba mentality

Nunca  tuve un pensamiento negativo o de que algo malo fuera a pasar (cuando me diagnosticaron el tumor cerebral).” Estas palabras de Kuric hace algunos meses en una entrevista con Solobasket denotan la mentalidad con la que el estadounidense afrontó su recuperación, la misma con la que afronta el baloncesto y la vida. La ambición que carcome a un jugador insaciable es el motor que ha propulsado la carrera del tirador. Esas ganas de ganar son también las que lo han llevado a elevar un escalón más su potencial y convertirse en una pieza clave para un equipo aspirante a todo. Aunque él siempre ha querido desmarcarse de la etiqueta de ‘tirador’, por considerarse un jugador más completo, obviar dicha condición en sus análisis es faltarle a la realidad. Es su muñeca, de hecho, la que en repetidas ocasiones se encarga de dinamitar cualquier plan de partido, puesto que su capacidad explosiva, acompañada de una pizarra que lo mime, necesitan unos pocos centímetros para demostrar que las distancias son relativas. Quizás su número, el 24, no sea una casualidad, y su mentalidad, en parte, venga marcada por quien mejor supo acompañar dicha palabra, el máximo exponente de la ‘Mamba Mentality’.

el zenit es un equipo de autor

No es ninguna casualidad que Xavi Pascual sea un entrenador tan exitoso, ni que sea el encargado de liderar al equipo ‘underdog’ de la competición. Su obsesión por los detalles y su aplicación al estudio del juego explican en parte el presente de este Zenit, agigantado por unos resultados que no hacen más que reflejar un juego coral, divertido y tan maleable como el rival requiera. Tampoco es casualidad que Gudaitis eligiese el equipo Ruso para seguir creciendo, o que Pangos hiciera lo propio para volver a sentirse jugador. El coexistir de nombres cargados de talento -K.C. Rivers, Will Thomas, Austin Hollins, Mateusz Ponitka- podía ser una bomba de tiempo o el augurio de un equipo competitivo. Bajo la tutela de Pascual, el conjunto ruso encontró su razón de ser y sus mecanismos para, basándose en un Pangos revivido, empezar a sacar la cabeza entre los aspirantes de playoffs y, por qué no, Final Four. El entrenador catalán le otorgó al conjunto de San Petersburgo lo único que les faltaba: gen ganador. El resto de los ingredientes del cóctel ya estaban a su disposición.

higgins ya no pide ni permiso

 

 

de la defensa férrea al davies más contundente

Hace ya unos meses que la idea de Saras parece haber calado en el seno de la plantilla culé, pero el punto de inflexión se generó en el momento en que los jugadores elevaron el nivel de ejecución incluso por encima del que se podía prever tras apenas seis meses de trabajo a las órdenes del entrenador lituano. Con la ofensiva trastocada debido a las bajas sufridas en el último mes, la defensa se erigió como la base sobre la que el equipo debía cimentar sus encuentros. Esa fue también la directriz ante el conjunto ruso. Se planteó la obnubilación de Pangos y la anulación del juego de espaldas de Will Thomas como dos normas ineludibles para nublar la ofensiva del conjunto que dirige Xavi Pascual. El plan defensivo de los  blaugranas, útil durante tres cuartos pero estéril en el último, encontró su goce máximo en un tapón de Brandon Davies en los últimos minutos que confirmaba que su regreso tras la lesión no podía ser mejor. Fue el pívot, de hecho, quien remató el encuentro, mostrando una versión amplificada en los últimos minutos tras tantos finales rocambolescos. Davies es aquel jugador al que Saras podría proponer matrimonio y luego enviar a Kamchatka en un lapso de 24 horas.

la galera de calathes

Cierto es que hay algo mágico en el quehacer de Calathes, algo difícilmente explicable para quienes acostumbran a desmenuzar cada movimiento de los jugadores en la cancha. Arremete su labor con tal lucidez como si su única finalidad fuese condenar a los analistas tácticos a jaquecas interminables en búsqueda de descifrar el momento exacto en el que Calathes ve una ventaja que nadie más había visto. Su velocidad mental es superior a la media, como si de la radio se tratase, llegando siempre dos segundos antes que el resto. Bajo el caparazón del base no tirador se encubre la figura de un armador de la vieja escuela, capaz de llevar al extremo aquello de ‘la extensión del entrenador en la cancha’. Calathes juega con smoking porque emula al Mark Ruffalo de ‘Ahora me ves’, encarcelando rivales que acabaron enredados en su propia telaraña.

ESTADÍSTICAS

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 7 meses
#contenidos: 
171
#Comentarios: 
353
Total lecturas: 
353,541