Solapas principales

El Barça salva el honor ante un desarmado Khimki (83-74)

  • Victoria sufrida para acabar la fase regular
  • El Barça ya piensa en el Efes

Altibajos de intensidad: el cojnunto blaugrana, característico por su ambición, su físico y su velocidad, hoy tuvo muchas lagunas. La primera, en el primer período, donde salió a pista desconectado, como si de un entrenamiento se tratase. Esto fue un inconveniente para los de Pesic durante todo el encuentro, aunque al final su calidad acabara imponiéndose.

Pocos alicientes: muchos partidos se ven marcados por lo que representan para los equipos. Es decir, por si ganar o perder le representa un cambio diferencial. Hoy el partido pecó de eso, de falta de alicientes. A ninguno de los dos equipos le representaba un cambio ganar o perder y esto pesó a la hora de salir a jugar.

Ante un mal partido, buenos jugadores: la realidad del Khimki y del Barça es muy diferente, pero también lo son sus plantillas. Si partimos de que los de Pesic son superiores, más aún lo son ante la ausencia de Shved y Ahtnony Gill en el conjunto ruso. A pesar de que el Barça disputara un flojo partido, la experiencia y calidad de sus jugadores decantó la balanza.

Cuando uno habla de Rusia, son muchas las cosas que se nos vienen a la cabeza. Frío, nieve, vodka. Aunque también hay una que que nos gustaría no relacionarla de forma tan directa, y es la guerra fría. Si bien hay cosas que mejor no repetir, no por eso hay que olvidarlas. Durante esta guerra, tanto rusos como estadounidenses infiltraron espías en el país rival, con el objetivo de sacarles el máximo de información posible.

Hoy los que visitaron territorio 'rival' fueron los del Khimki de Moscú, en su periplo por el Palau Blaugrana. El Barça, ya con la 5ta plaza de Euroliga asegurada, no tenía nada que ganar en este partido. Similar situación la del conjunto ruso, que ya está eliminado de playoffs y no tenía nada que perder. Y esos suelen ser los rivales más complicados, los que juegan sin miedo, sin presión, sin algo que perder.

Tal es así, que el Khimki salió a la pista sin ningún aliciente, pero con todas las ganas de adueñarse del Palau. El conjunto de Pesic, en cambio, salió desmotivado, irreconocible. Durante los primeros minutos, estuvieron dormidos, poco intensos. Perdieron el rebote y, sobre todo, se vieron superados en todo momento, al punto de que el Khimki llegara a anotar 32 puntos en el primer cuarto. Parecía que los que 'espías rusos' se hubieran apoderado por completo de la ciudad condal, con Zubkov y Harrison al mando de la tropa.

Sin embargo, como bien dice el refrán, nunca hay que dar por muerto a un campeón, y mucho menos a un equipo de Pesic. El serbio decidió poner en pista a los que defendieran, y nada más. El ataque pasó a un plano secundario y ahí fue donde se empezó a ver la mejor cara de los culés. Con Claver, Singleton, Oriola, Blazic y Pangos, el Barça enchufó un pacial de 18-0 en el segundo cuarto para ponerse al frente en el marcador a la media parte (44-43).

 

 

Y así como en la primera mitad fueron los espías de unos y otros los protagonistas, en el tercer cuarto lo fue la incertidumbre. El 'quiero pero no puedo' de dos equipos que no lograban sentirse cómodos. Ni el Khimki lograba mover la bola como en el primer cuarto, ni el Barça lograba defender como en el segundo período. Algo muy similar a la posguerra, un solar de cadáveres, la tierra de nadie. El tercero fue un período muy bajo en anotación, aunque incríblemente esto no benefició al conjunto de Pesic, que se fue abajo en el electrónico (54-58).

El último cuarto fue la batalla final. Aquí nada de guardarse municiones. Tocó poner toda la carne en el asador, y la carne española fue mejor que la rusa. En un cuarto con muchos más puntos, la clave, una vez más, estuvo en la defensa del conjunto culé. A pesar de no disputar un buen partido, los hombres de Pesic supieron apretar cuando era necesario para llevarse la victoria y pensar ya en el cruce ante el Efes (83-74).

En definitiva, por más experiencia que tengan los rusos en el espionaje, con Pesic no hay scouting que valga. Los espías barceloneses se impusieron, porque a la hora de espiar, qué mejor que hacerlo desde casa.

estadisticas_barca_vs_khimki.jpg

Estadísticas Barça Lassa. Via: Euroleague

estadisticas_khimki_vs_barca.jpg

Estadísticas Khimki. Via: Euroleague

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
10 meses 2 semanas
#contenidos: 
60
#Comentarios: 
121
Total lecturas: 
87,728