Solapas principales

El Barça suda la gota gorda para llevarse la victoria de Berlín (80-84)

  • Aíto planteó un partido de mucha agresividad e intensidad que estuvo muy cerca de llevarse

Lanzar, lanzar, pasta para cenar: Algo parecido tuvo que pensar Aíto García Reneses a la hora de plantear el choque. El rebote ofensivo hizo mucho daño a los azulgrana que vieron como solo en la primera parte les robaban siete. El arma de los berlineses mejoraba con ello y es que lanzó 38 lanzamientos al descanso por 26 del Barça. Por su parte, los de Pesic se acomodaban en la línea de tiros libres, en especial un Nikola Mirotic que fue un total de 11 veces al 4'60. 

El proyecto de Aíto: El capitán es Luke Sikma, no hay ninguna duda. Con la baja de Rokas Giedraitis probablemente sea el jugador más importante de la plantilla alemana. Sin embargo, el proyecto de Aíto no llega a los 20 años, juega de base y se llama Jonas Mattisseck. Acostumbrado a jugar minutos importantes -hoy 16-, el organizador de 19 años cuajó una muy buena primera parte ante uno de los equipos más exigentes en la defensa perimetral. Atrás trató de hacer lo propio con Cory Higgins durante cinco minutos del último cuarto. Acabó con 6 puntos, 3 rebotes, 2 asistencias y 9 de valoración. 

Lobezno muestra sus garras: Partidazo de Álex Abrines que cada mes que pasa mejora en su producción. Cada vez más puntos y cada vez más elogios. Hoy, el mejor de los azulgranas con 17 puntos y una tarjeta de tiro casi impecable. Seis de siete en tiros de campo, con tres triples y un fallo le convirtieron en el máximo anotador de los de Pesic. Dos triples suyos en el último cuarto fueron cruciales para seguir metiendo presión a un Alba Berlín que no tuvo en cuenta a un nuevo protagonista en Barcelona.

El comienzo marcó muy bien las intenciones de los locales desde las posesiones iniciales. Desactivar a Mirotic y a Higgins era una prioridad, mientras que al otro lado, Pesic buscaba dificultar la subida del balón alemán. Y el resultado fue un buen puñado de puntos. La estrella española dominaba, eso sí, desde el tiro libre y, en oposición, era Martin Hermannsson el que sustentaba a los suyos al ecuador del cuarto (9-12, min. 5). 

Hizo el amago de marcharse el conjunto de la Ciudad Condal, apoyado por un Malcolm Delaney, con siete puntos, que cuando pilla la racha se torna en letal. Los puntos del base americano se complementaban con las habituales visitas de Higgins y Mirotic a la línea de personal y solo Landry Nnoko fue capaz de contrarrestar la potente rotación ofensiva que tiene Pesic en sus filas. Al final del primer cuarto, los barceloneses amenazaban con acabar con la emoción si seguían así, 18-27.

El comienzo del segundo cuarto fue bien distinto. De repente, el Barça se trastabillaba en ataque con jugadas embarradas y balones sueltos de por medio. Los rebotes ofensivos de Luke Sikma y la magistral dirección del joven Jonas Mattisseck empezaban a dañar a la defensa azulgrana. A su vez, Delaney se torcía el tobillo, a falta de cuatro minutos para el descanso, poco después de que los locales se pusieran por delante tras más de 15 minutos remando a contracorriente (34-33, min. 15). 

Desde ahí Alba se empezó a sentir mucho más cómodo sobre el parqué. El parcial de 12-5 en los siguientes minutos así lo atestigua gracias a un Hermannsson especialmente inspirado. Nikola Mirotic no era capaz de sacar canastas en juego, pero no tenía problemas en marcharse a la línea del 4'60 hasta en nueve ocasiones. Un último minuto marcado por las pérdidas de los catalanes fue el fiel reflejo del final de la primera parte y desde el físico, las ayudas defensivas y el continuo asedio de la canasta blaugrana, Alba Berlín se fue con ventaja al descanso, 46-38.

Tras el paso por vestuarios, los de Aíto siguieron a lo suyo. Tiros y más tiros, puntos y más puntos. Cinco puntos de Marcus Eriksson ponían la guinda a una ventaja superior a los diez puntos (53-42, min. 23). A partir de ahí, su rival, el FC Barcelona, subió una marcha. O gastó la batería del KERS en el siguiente 'stint' del tercer cuarto. Un 16-2 de parcial aupó a los visitantes con un magnífico juego en ambos lados de la pista.

Retomó la ventaja el Barça con un 2+1 de Higgins después de robar un balón atacando línea de pase (55-56, min. 28). El quinteto formado por el alero, Delaney, Abrines, Davies y Mirotic funcionó a la perfección y logró desactivar a los teutones hasta que faltase un minuto para el final del cuarto. Un triple de Eriksson volvió a poner a los suyos por delante, pero la respuesta de Delaney, de tres y sobre la bocina, desanimó por completo a Alba Berlín (62-66).

Estaba decidido Sikma a desafíar la jerarquía europea que marcaba en la clasificación que los visitantes eran más fuertes en el choque de hoy. Seis puntos generados por el del estado de Washington igualaron el tanteo en apenas dos minutos. El partido no pasó de los cuatro puntos de diferencia hasta el final. Emoción, dureza, y ninguna facilidad para anotar en los dos lados de la pista. Primero Delaney y luego Abrines, el máximo anotador del Barça hoy, clavaban dagas desde el perímetro (75-74, min. 37). 

A todas contestaban los capitalinos gracias, entre otras cosas, a la infinita labor de Luke Sikma como 'point-guard'. El americano en cabecera surtía a Nnoko, a Eriksson, a Hermannsson y hasta a los clientes de la gasolinera más cercana. Un triple de Delaney con 1:35 por jugar situaba a los catalanes cuatro arriba. El error de Nnoko bajo el aro y el tiro libre fallado por el capitán berlinés condenaron a un Alba Berlín que hizo sudar la gota gorda al conjunto de Pesic

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 7 meses
#contenidos: 
222
#Comentarios: 
647
Total lecturas: 
533,361