Solapas principales

El Bayern se adueña del Palau en el regreso de Pau Gasol (72-82)

  • Jalen Reynolds, ex Barça, brilló con 26 puntos
  • Pau Gasol anotó 9 puntos y capturó 4 rebotes en 13 minutos

el retorno de pau

Se juntaban dos factores para el Barça en su último encuentro de la fase regular de la Euroliga. El primero, la calma por haber asegurado antes el liderato. El segundo, el cosquilleo por saber que ante el Bayern iba a volver al Palau Blaugrana el hijo pródigo, Pau Gasol. Pasaron 19 años, 9 meses y 17 días desde aquel jueves 21 de junio del 2001 en el que Pau alzó el trofeo de la Liga ACB y el de MVP, a la vez que se despedía de su equipo para poner rumbo a la NBA. 7232 días después, Gasol volvía a ponerse la ‘16’ del Barça en la espalda y lo hacía tras más de dos años sin competir. Todos los rumores sobre posibles regresos en años anteriores son ya parte de la historia, de una que algunos recuerdan con cariño y otros con rabia. Porque su regreso siempre despertó ilusión, incluso para los más escépticos. Pero Pau ya está en Barcelona y el Palau, a pesar del incómodo silencio, es el lugar más acogedor en el que podía acabar su carrera.

la ley del ex

Se acuerdan aún en el Palau Blaugrana de Jalen Reynolds, aquel pívot que aterrizó en Barcelona en forma de parche en el 2018. Mucho ha cambiado desde entonces el Barça, tanto como Reynolds. El norteamericano es uno de los pilares del conjunto bávaro porque tiene un punto indescifrable que, para Trinchieri, es oro. Su impronta lo lleva a veces por caminos indeseados, pero también le permite explorar nuevas fronteras en su juego que hasta él mismo desconocía. Se ha asentado como un jugador fiable desde la larga distancia, donde castigó también al Barça, lo que le ofrece un arma crucial a su equipo a la hora de liberar espacios en la zona para las penetraciones de Baldwin y Lucic, los verdaderos dueños del equipo. Ni un ápice de dudas en sus decisiones, sean o no certeras. Esa es su baza principal.

húerfanos de generación

La decisión de Saras de dar descanso a Mirotic, Higgins y Oriola privó al conjunto blaugrana de sus dos generadores principales y también de los tres jugadores que mayor volumen de asistencias reciben por parte de Nick Calathes. Sin ellos, sobre todo Nikola y Cory, el Barcelona lució anárquico y desordenado. Se refugió en el talento individual del propio Gasol, aunque también en el de Westermann y Bolmaro. Este último se sintió más cómodo que el resto ante el caos, porque está acostumbrado a ello. El argentino gozó de libertad para la anotación, aunque no fue capaz de transmitir su comodidad al resto del equipo, habituado ya a seguir pautas muy claras de juego. Le bastó con ello para competir a la par de un Bayern con mucho en juego, ya que su posición en la Euroliga dependía, entre otras cosas, del resultado de este encuentro.

7232 días después

 

 

el equipo de trinchieri

Honores a Trinchieri. Esa debería ser la frase que resuma la temporada de este Bayern, un equipo construido desde lo más profundo que ha llegado a codearse con las mayores potencias europeas. Sentó las bases de un proyecto ganador el entrenador italiano, pero no podría haberlo hecho sin la labor de Wade Baldwin y Vladimir Lucic. Todo el sistema del conjunto alemán gira en torno a los dos focos de generación que le otorgan estos dos jugadores, y su éxito se explica en base al rendimiento, muy por encima del esperado, de ellos dos. Trinchieri maximizó su potencial y los rodeó de jugadores de rol capaces de asumir su función sin aspirar a un mayor protagonismo que el correspondido. Si su labor técnico-táctica es brillante, su gestión del colectivo lo es aún más.

bienvenido de nuevo, pau

Empezar y terminar con él. La crónica, la vida, su carrera. El regreso de Pau Gasol al Barça es el cierre romántico a la historia de los mil desamores. Durante años los aficionados desfloraron margaritas al grito de ‘Me quiere. No me quiere. Me quiere. No me quiere’. Rupturas temporales, apariciones esporádicas, mensajes malinterpretados. Su historia, la de Pau y el Barça tuvo todo lo que debe contener la de una pareja destinada a reencontrarse. Hasta los detalles de Hollywood. Eso fue lo que acabó por fortalecer la pareja, por remarcar que el desamor solo existe en el olvido, ese que jamás se aproximó ni a Gasol ni al conjunto culé. En sus peores momentos se mantuvieron como amigos, esos que hablan a menudo y aparentan explicarse sus problemas, aunque jamás pudieron esconder el rubor de sus pómulos cuando les tocó verse las caras, por más que fuese únicamente por un acto institucional. Pau volvió a su casa porque sólo allí podría volver a sentirse jugador, volver a ser él mismo. Su regreso es la confirmación de que todo llega para quien sabe esperar.

ESTADÍSTICAS

captura_de_pantalla_2021-04-09_a_las_22.59.14.png

Estadísticas Barça. Vía: Euroleague.

captura_de_pantalla_2021-04-09_a_las_22.59.14.png

Estadísticas Bayern Munich. Vía: Euroleague

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 10 meses
#contenidos: 
194
#Comentarios: 
411
Total lecturas: 
397,349

Comentarios

Se notó mucho que Pau ha estado dos años sin jugar, sobre todo a la hora de defender. Alante se notó su talento. Mucho tiene que mejorar de fondo físico para que llegue a los JJOO en condiciones de aportar en la lucha por las medallas. Para la primera fase sí que podrá aportar 10-15 minutos de calidad.

Sólo merecía la pena el partido para ver a Pau y por Pau aguanté hasta el final del partido. La mezquindad del juego del Barcelona ayer fue inenarrable, qué juego tan tosco y qué segunda unidad tan vulgar cuando no le trilla el camino la primera.

Un pelín lento y falto de ritmo, con precauciones para minimizar el riesgo de lesiones, pero nuestro Pau dió la impresión de que, si llega a jugar 30 minutos, les hace a los alemanes un 20-10 con la gorra. En cuanto coja ritmo, imparable en Europa, como siempre.

Bueno esto de extrapolar... Estamos hablando de un mero entrenamiento sin nada en juego. En play offs nadie regala caramelos. Qué sí, talento le sale por las orejas, manita, pero está por ver si andando compensa para los minutos de máxima exigencia. Lo que sí ha conseguido Pau es convertir al Barcelona en el indiscutible equipo a batir, y eso tiene más contras que pros.