El Herbalife de Eriksson y Seeley deja los deberes para el final (97-84)

  • El Granca cerró el partido con un parcial de 18 a 0 en los últimos seis minutos
  • La anotación de Eriksson y Seeley anularon la gran actuación de Lewis

Atípicos: El Ratiopharm es un equipo corto de estatura, no tiene centers y juega con aleros altos y ala pívots todo el partido. Además, sus jugadores exteriores son muy peligrosos en las penetraciones y sus jugadores más altos se mueven por fuera de la zona. La batalla por el rebote la convierten en una pelea colectiva, para minimizar la falta de centímetros con buenas piernas y energía. Al Granca no le vino este estilo de juego, ante el que estuvo muy incómodo y sin poder sacar ventaja de su diferencia de altura.

18 a 0: Los últimos partidos en casa del Herbalife ha seguido un guión muy parecido, con mucha igualdad, ante equipos teóricamente inferiores en plantilla. Los amarillos no son capaces de marcar diferencias durante el encuento, pero en los minutos finales, una gran actividad defensiva y la mayor calidad y experiencia de los jugadores del Herbalife, han sido determinantes para lograr las tres victorias. En este partido fue más exagerado y acabaron con un 18 a 0 que asfixió al Ratiopharm y le dejó sin opciones.

Imparable: Desde el pricipio del partido se le vio muy motivado y acertado, Trey Lewis se marcó un partidazo alucinante, con penetraciones ante jugadores más altos y triples importantes para mantener a su equipo con opciones de llevarse la victoria. La mejora defensiva del Herbalife en los últimos minutos y la inspiración de Eriksson y Seeley en ataque, amargaron la gran actuación de Lewis y le dejaron sin la ansiada victoria.

 

Salió más concentrado el Ratiopharm al partido y con penetraciones rápidas de Lewis y Butler, sacaban ventaja a la desconcentrada defensa amarilla, que permitía anotar muy fácil a los alemanes. Los puntos del Granca llegaban bajo el aro, por medio de Balvin y Báez, pero el problema estaba en el otro lado de la cancha, donde no lograban frenar el alto ritmo anotador de Ulm (10 a 17). La entrada de Seeley (9 puntos en 4 minutos) le sentó muy bien al Herbalife, que se recuperó, mejorando en defensa y gracias a una técnica a Leibenath (22 a 19). 

Las defensas mejoraron y los dos equipos estaban perdiendo más balones de lo habitual, sin poder encontrar ritmo ofensivo. Los alemanes estaban muy bien en tiros de dos, con canastas muy sencillas, cerca del aro y el Granca no estaba cómodo, no lograba mover el balón con rapidez ni anotar con regularidad. La conexión de Mekel con Balvin y la anotación individual de Eriksson dieron la primera ventaja significativa al Granca, aunque varios fallos de jugadores del Gran Canaria, provocaron que se ajustara el marcador (41 a 38).

 

 

Los jugadores del Ratiopharm seguían anotando sin parar con penetraciones de sus jugadores exteriores, ante la pasividad y nula intimidación de los interiores canarios. El Granca se mantenía por delante, pero con ventajas muy cortas y un juego poco resolutivo, sin poder marcar diferencias. Lewis y Murry llegaban cerca de canasta con suma facilidad y no paraban de anotar, además el equipo visitante anotó cinco triples en el cuarto, lo que les dio ventaja en el electrónico (64 a 66).

La igualdad estaba instalada en el partido y ningún equipo, con estilos antagónicos, era capaz de marcar diferencias. Los alemanes empezaban a anotar de fuera, algo que les hacía aún más peligrosos, y el Gran Canaria empezaba a ver peligrar la victoria. El partido de Lewis estaba siendo inolvidable. En la primera mitad martilleó el aro local con penetraciones y en la segunda sus triples mantenían a los suyos por delante (79 a 84). Eriksson y Seeley llevaron el nivel ofensivo a otra dimensión y la atención defensiva de Báez y Balvin bajo el aro, anularon la anotación visitante y aseguraron la victoria canaria.

 

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 4 meses
#Contenidos: 
63
#Comentarios: 
266
Total lecturas: 
88,820

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar