Solapas principales

El juego coral de Hereda San Pablo Burgos tumba a Happy Casa Brindisi (93-71)

  • El partido, con ambos equipos en la carrera a los 90 puntos, se rompió en el tercer cuarto
  • La defensa y dirección de los bases locales, clave para Hereda San Pablo Burgos

LA PREVIA: EL FINAL DE LA LARGA MARCHA

Hereda San Pablo Burgos llega al partido con la lengua fuera y no es para menos. Muchos partidos muy seguidos, pero, al menos, en casa. Y con victorias: desde la vuelta a la actividad tras los contagios por COVID-19, los de Joan Peñarroya acumulan 3 victorias en sólo 7 días para la Liga Endesa, con sólo una derrota ante Filou Oostende en el estreno europeo de la Basketball Champions League. Sin embargo, el equipo está pletórico de confianza, con un Jasiel Rivero en estado de gracia en números de súper estrella y una profundidad de plantilla que sorprende a sus rivales.

En frente, Happy Casa Brindisi, un equipo con vocación ofensiva y plagado de jugadores norteamericanos, individualista, pero tremendamente efectivo en ataque. Con D'Angelo Harrison como referente, acompañado de James Bell  y Nick Perkins, castigando mucho el rebote ofensivo y anotando desde todas partes del campo. La defensa interior, especialmente ante penetraciones, será clave para los burgaleses.

ANOTAR COMO FORMA DE VIDA

Cuando enfrentas a dos de los equipos de la competición que más miran a canasta, sabes que no te va a quedar un partido aburrido. Ambos conjuntos se lanzaron a por el aro con el cuchillo entre los dientes, con D'Angelo Harrison decidido a ser el líder en la cancha para los suyos, mientras Hereda San Pablo Burgos favorecía el movimiento de balón, con grandes pases entre sus interiores y desde fuera hacia adentro. Al descanso, el marcador era de escándalo: 49-45 con un ritmo frenético que únicamente se frenó durante un par de minutos del segundo cuarto por la falta de acierto de ambos conjuntos. Sin embargo, Joan Peñarroya subo ajustar la defensa y las ayudas, especialmente para cerrar el rebote y los suyos dominaron los 4 cuartos con contundencia.

LA DEFENSA DE LOS BASES Y EL ROBO DE BALÓN

Hablar de defensa en un partido que se fue a los 93 puntos parece ironía. Sin embargo, en el tercer cuarto, con una proyección de más de 90 puntos para ambos equipos, la defensa de los bases de Hereda San Pablo Burgos, Omar Cook y Alex Renfroe, fue fundamental para incomodar a Harrison y Bell y frenar el ritmo de anotación de los italianos. Sobre todo, presionando al jugador con balón y la línea de pase, forzando tiros y agotando posesiones hasta irse a los 9 robos al final del encuentro y forzar 15 pérdidas al equipo de Frank Vitucci. Eso permitió correr a los jugadores locales, anotando en transición y generando un juego rápido que no pudo ser compensado por el conjunto italiano. 68-54 al finalizar el tercer cuarto y todo de cara para los burgaleses. Además, ambos bases repartieron juego a un altísimo nivel (8 asistencias para Renfroe, 9 para Cook, más que todo el conjunto italiano) generando tiros y moviendo rápido el balón

LA IMAGEN

Jasiel Rivero está de dulce. En ataque y en defensa, el cubano está dejando acciones impresionantes día sí y día también. Pero, cuando tu pareja de baile es Dejan Kravic y se gusta tanto... sólo pueden salir cosas buenas.

CERRAR EL PARTIDO DESDE EL TRIPLE

Happy Casa Brindisi vendió cara su piel y aún tuvo tiempo para un amago de rebelión a falta de algo más de tres minutos para el final, merced a una falta de Thad McFadden que Peñarroya protestó y acabó en técnica. 3 tiros para lositalianos que se ponían a 10 puntos... y que desataban un infierno en el Coliseum Burgos. Thad McFadden respondió inmediatamente con un 2+1 que abrió la veda para 4 triples consecutivos para los locales y un parcial de 12-2 que echaba por tierra cualquier opción de remontada. 38% de acierto para los burgaleses desde el triple, buenos números que se disparan si vemos los 4/6 de Ken Horton o los 3/5 de Omar Cook. Un arma afilada que Hereda San Pablo Burgos no necesitó tanto hasta el final del partido, pero que siempre está a disposición de los francotiradores de Joan Peñarroya.

EL MVP: D'ANGELO HARRISON

Cuesta nombrar MVP a un jugador de un equipo perdedor, pero el norteamericano se d

ejó todo en la cancha para intentar sostener a los suyos. 23 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias con 15 tiros libres sin fallo para él, generando mucho peligro en penetración a pesar de un mal día en el lanzamiento de triple. La defensa tuvo que aplicarse a fondo con él, pero su esfuerzo, junto a Bell (12 puntos) y Perkins (11), fue insuficiente para un equipo que nota la falta de recambios cuando sus titulares tienen que sentarse.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 10 meses
#contenidos: 
209
#Comentarios: 
507
Total lecturas: 
477,543