Solapas principales

El Madrid amarga la celebración de Copa del Barça Lassa (74-101)

  • El juego interior blanco muy superior, con Ayón de nuevo en escena

"La temporada ya es un fracaso" de esa agorera manera se despachaba Joan Bladé, responsable de la sección de baloncesto del Barça, en la presentación de Svetislav Pesic como nuevo entrandor blaugrana. Un par de semanas después, ese mismo equipo recibía a su eterno rival en Euroliga, celebrando en la previa, la consecución de un título tantas amarguras después. Todo un profeta el señor directivo. Hoy a siete partidos vista, el equipo al que él representa está a cinco partidos del corte de post temporada, virtualmente fuera de Europa, pero nadie de las casi 7.000 almas que vestían hoy el Palau pensaba en los fracasos del señor Bladé, después de que la institución a la que él representa levantara el primer título en casi tres años de dura travesía por el desierto de la nada baloncestística. 

Se reeditaba entonces un duelo, sólo cinco días después, lleno de resacas y reacciones, de aplausos y supuestos pasillos. El devenir de la memoria estaba tan reciente que era inevitable no asomarse a las imágenes del fin de semana pasado. El maestro Pesic había concluido su pócima mágica de aires frescos y simplificaciones para revertir tendencias ligueras. Mientras, el Madrid hacía parciales históricos finales que tan sólo le daban para adjudicarse el discurso del esfuerzo, en una final dominada desde el segundo cuarto por este nuevo Barça. Surgían polémicas al hilo de tweets misteriosos y jugadas de última hora, avivadas por una prensa generalista que no quiso ver el resto de tantas cosas buenas de ese póker de días tan apasionante que es siempre la Copa. Por suerte, esto no es fútbol y más allá de encontronazos perdonados y subliminales mensajes desde las redes a la profesionalidad de los jugadores blaugranas, se apagaban rápido los rescoldos para vivir un nuevo episodio del clásico del baloncesto nacional, aunque en un escenario muy diferente, entre medio de agasajos, ofrecimientos de trofeo y pabellón abarrotado.

Highlights: FC Barcelona Lassa - Real Madrid

Con las bajas de Sanders, Ribas y Oriola, Vezenkov tomaba un vuelo de última hora desde Bulgaria para completar el roster local. Por el Madrid se caía también Thompkins de los doce de Laso. Y para empezar, parcial de 0-9 de salida madridista contrarrestado por el MVP de la Copa, con dos canastas consecutivas sobre la defensa de Carroll. Lo tenía que parar el viejo nuevo ídolo Pesic ante la resaca de celebración y el vendaval blanco de revancha. El segundo triple del escolta de Wyoming ponía un loco 5-19 de ventaja visitante y el entrenador local buscaba soluciones en su mermado fondo de banquillo. Ni por esas arreglaba el descosido el Barça y el Madrid rompía el partido para un 13-30 de pura rabia blanca.  

Comenzaba más intenso el equipo local en el segundo acto, pero no le daba sino para llevar la mitad de puntos que su rival, después de 13 minutos de juego (17-34). Rugía el Palau con el bonus temprano de su equipo y la diferencia de faltas, que llevaba al Madrid a la línea para mantener las ventajas. No fluía tanto el juego visitante y poquito a poco, el Barça rascaba de posesión en posesión al ritmo de Tomic y Hanga, para no dejar la segunda mitad a las florituras del basurero de minutos. Un 2+1 de Navarro dividía entre dos la desventaja acumulada (33-43 min. 18) aunque un parcial final espectacular de los visitantes liderado por el circo de Campazzo estiraba de nuevo los dobles dígitos en el marcador para dejar la cosa en la pausa en 35-52. 

Con Claver de tres y Vezenkov al cuatro salía Pesic en busca de variantes con las que voltear la contienda y a los 43 segundos de choque ya llevaba el Madrid tres faltas cometidas. En cambio, penaba detrás esas rotaciones y recibía un vendaval de puntos para la máxima blanca (39-64 min. 23) con el cuarto triple de Carroll. Navarro ponía un par de canastas de resistencia, pero Ayón y Taylor se comían el aro local con dos mates para obligar a Pesic a llamar a sus chicos al banco e intentar, al menos, bajar la diferencia de la veintena. Se divertía el Madrid y un alley oop entre el encrespado Doncic y Ayon ponía un +25 que pronto se convertiría en el 57-83 con el que se llegaba a la última pausa. Partido acabado y sangre en forma de escandalosa ventaja para olvidar finales perdidas.

El último cuarto sólo servía para que el Madrid pusiera máxima tras máxima hasta llegar al +30 a 5 del final (62-92) o el +32 a tres minutos de la bocina y el desfile antes de tiempo de los más de 6.800 espectadores que vinieron hoy la mar de contentos al Palau a tomarse una copa y celebrar un título un par de años, varios entrenadores y muchas derrotas después. Está claro, todo un fracaso...

1 A toda fiesta le llega su resaca: se venían los agasajos y jolgorios típicos y tópicos de la celebración blaugrana, más si cabe cuando hacía tiempo que no se festejaban por el Palau este tipo de cosas. Pero ya se sabe que toda fiesta genera una resaca posterior, por mucho analgésico en forma de mensaje tranquilizador que se tome. Una salida enrabietada blanca culminaba el cóctel explosivo de un primer cuarto que casi sentenciaba el encuentro con marcadores que llegaron a reflejar un 10-30 visitante, maquillado por un triple final de Moerman. A partir de ahí, le tocaba remar a un Barça Lassa que por momentos parecía aquel equipo indolente de la etapa anterior o simplemente sobrepasado por el Redeem Team que parecía este Real Madrid de los primeros diez minutos de partido.

2 Las bajas y los incentivos: con tanto jugador lesionado, pocos entrenamientos y menos presión por mor de una clasificación imposible, recibía este Barça nuevamente campeón a un Madrid que sí o sí, necesitaba la victoria para pelear el factor cancha en los play offs de Euroliga. Una diferencia de tensión brutal que marcaría el partido y pondría las claves de tanta diferencia visitante. Con la temporada en Europa hecha y a la espera de una fase final nacional que permita luchar por el doblete, se dejaban llevar los de Pesic para recibir un correctivo típico de la temporada, que quizás duela más por ser ante quien es, pero que rápidamente se olvida cuando uno observa la belleza del trofeo ganado allá abajo por el subtrópico.

3 El equipo que espera: con Ayón recuperado para la causa, el juego interior blanco asusta sólo de observarlo. Con Randolph y Tavares poniendo su interminable envergadura al servicio de la cerrajería madridista, quien ose siquiera acercarse a sus dominios acabará escaldado y con la vergüenza de los posters y los gifs infinitos sobre sus tiros taponados. Con esa rotación completada hoy por Reyes y a la espera de la llegada del rey Llull, el punto de intensidad y juego que se viene de este Madrid a partir de ahora puede darle muchas más alegrías de las vividas en fin de semana pasado. Hoy, tanto el zurdo "esloveno" y Ayón por dentro, como Carroll ejecutando por fuera, acabaron con unas celebraciones blaugranas de la manera más directa y contundente. Mete miedo el equipo blanco que espera. 

 

 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 4 meses
#Contenidos: 
74
Visitas: 
153,659
Comentarios: 
480

Comentarios

Bueno, pues nueva cura humildad al nuevo "dream team" del Mediterráneo. Estaban tan subidos, que ya deliraban con enfrentarse a unos tal Warriors...o algo así.

El Madrid muy serio. Centrados desde el principio y duros en defensa, metiendo manos y no rehuyendo el contacto. Si nos pitan faltas, que al menos, sea por algo. Doncic debe serenarse y centrarse. Y magnífica noticia el regreso de Ayón. Como la actuación de Randolph. Éste es un jugador diferencial en Europa si está centrado y aporta en las dos canastas. Si se le va la olla, no deja de ser un pandillero del Bronx.

Y ya para terminar, me extrañan las bajas de última hora de ciertos jugadores del Barça, con el marrullero de Sanders a la cabeza. Supongo que con su papel en la copa, cree que ya ha hecho su temporada y ahora volverá a tocarse los huevos y a dar ejemplo de su profesionalidad. De Oriola, directamente no hablo, porque me da que se rajó ante lo que se le venía encima. Me consta que en el vestuario del Madrid más de uno le tienen ganas de pasarle la factura y de lo valiente que fue con un crío de 18 años.

Estaremos atentos.

Siempre he creído que éste Barça no tiene equipo para mucho más, lo miréis por donde lo miréis.Ya no es cuestión de entrenador.
Y no digo que no pueda competir y ganar (como la Copa),no tiene un claro líder,son buenos complementos pero en ningún equipo de de arriba en euroliga prácticamente no destacaría ninguno.
Estoy de acuerdo con vosotros con Doncic, más que falta de humildad lo que le está saliendo es ése gen balcánico tan competitivo.Es que con 18 añitos y sabiendo ser casi nº 1 del draft,no lo sabría llevar nadie tan bien como creo que lo está sabiendo llevar él.
Os imagináis a éste chico haciendo diabluras a "lo Petrovic" ?
Para mí ya sería un " sueño húmedo" jaja.

Un saludo

Había bajas en el Barça y las había también en el Madrid, lo que ocurre es que parece que las bajas del Madrid, por ser de larga duración o por lo que sea, siempre están amortizadas y no deben contar. Y cuentan. A última hora, se cayeron Ribas y Oriola en el Barça y Thompkins en el Madrid. Quizás la más sensible en el Barça fue la de Ribas, porque cojean en la posición de base. Pero el hecho es que la situación de Pressey o de Jackson es similar a la de Randle en el Madrid, errores de fichajes y mala gestión.
Del partido, un repaso de principio a fin del Madrid. Otro más en la Euroliga. El Madrid se jugaba seguir en la pelea por entrar en las 4 primeras plazas y el Barça el orgullo y la honra, desahuciados desde hace varias jornadas y penúltimo. Pesó más la motivación madridista. Además, parece que tenían claro que no iban a hacer prisioneros y no bajaron el pistón ni ganando de 30.
El efecto Pesic es lo que es, un cambio de entrenador como revulsivo, resetear, tratar de empezar de cero. Ya lo dije en su día, cogieron la ola buena en la Copa, les salió todo y se armaron de moral. Pillaron al Madrid en un día malo y lo aprovecharon para sacar ventaja. Y cuando el Madrid les apretó y empezaron a temblarle las piernas, les salvó la campana, un poco de suerte y la mala puntería del Madrid. En un último ataque de 12 segundos en que Causeur tiró una pedrada estando casi solo, hubo falta de Claver a Taylor no pitada y Rudy estaba solo debajo del aro y falló. Pesic no mete puntos ni coge rebotes. Eso es cosa de los jugadores. Pero sigo pensando que serán peligrosos en los play off de liga, si llegan bien de físico y con la plantilla sana. Creo que la liga la ganará el que llegue más fresco. El Madrid tendrá más tralla en la Euroliga y el Barça en 7 jornadas quedará libre entre semana.

Un saludo.

Pd: de hace un tiempo a esta parte veo a Doncic revolucionado y pasado de rosca. Protestón, peleas, muy nervioso. Hasta Laso le ha dado algún toque de atención. Supongo que el draft y su futuro le está pesando en su cabeza de 18 años. Centrado en jugar al baloncesto es imparable , el mejor jugando en Europa. Descentrado y metido en rifirafes, pierde él y pierde el equipo.

Coincido en todo y sobre todo en lo de Doncic: a mí, de parecerme un chaval humilde, con ganas de aprender y mejorar me ha empezado a parecer un sobrao, q no se le puede tocar, no se le puede pitar nada en contra y q ha perdido es humildad y esa frescura de fenómeno joven q sabe q tiene todo el futuro por delante y todo aún por aprender y se cree ya poco menos q Spanoulis. Por el bien del baloncesto espero q se lleve unas cuantas hostias q le hagan madurar en positivo, pq de lo contrario, lo mismo se termina de torcer del todo y se echa a perder un jugador q podría volver a marcar una época en el baloncesto europeo. A ver si hay alguien en ese Madrid q le ponga al día, si no nos lo mandáis para Vitoria, q le coge Iriarte y en un par de meses os lo devuelve más suave q un guante...Saludos.

y en el Madrid Llul, que vale casi por los tres..., el Barça no compitió: mirabas al banco y estaba Pesic, pero si pones a Sito, lo q se hubiera dicho habría sido exactamente lo mismo que lo q se decía antes de la copa..., hace falta más tiempo para juzgar con fundamento y ver a los equipos al completo, pero con estos partidos mi escepticismo respecto a lo q Pesic pueda hacer con este Barça sigue engordando.

Supongo q aquellos q pensaban q con Pesic había aún alguna opción de alcanzar los cuartos de final deberían ir cambiando de objetivo y confiar en que con Pesic el Barça no quedará último en la Euroliga. Eso sí, ahora podrán concentrarse en la liga y en cuanto fichen un base de categoría, el Barça volverá a ser temible..., o no...

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar