Solapas principales

El Madrid se aleja de Anadolu tras un mal inicio de 4º cuarto (102-94)

  • Alexey Shved demuestra por qué es uno de los mejores bases del continente.
  • Causeur y Mickey son los únicos que se salvan de un Madrid que no fue suficiente.

Empezaba la jornada 20 de Euroleague para el Real Madrid con un primer complicado en Moscú. Tras haber comenzado el partido con un parcial de 2-7, Khimki rápidamente se sobrepuso con un 13-2 que los volvió a poner por delante. Entonces, entre Jerebko, Shved -5 asistencias en los primeros 10 minutos- y Timmas -5 puntos en los últimos 3 minutos del periodo- aumentaron la distancia cada vez que Causeur, Tavares o Campazzo trataba de recortarla, terminando 25 a 21.

El segundo cuarto comenzó con 5 faltas y 2 canastas del francés del Madrid acercándose en el marcador, pero siendo contrarrestados por los pases de Shved o la anotación de los dos mencionados a continuación. Pero entonces Felipe Reyes comenzó a sentar cátedra junto a Jordan Mickey y durante un par de minutos llegaron a tener opciones de ponerse por delante nuevamente en el marcador, hasta que dos triples seguidos de Khimki cortaron de seco su buen hacer. El Real Madrid veía cómo daban igual sus intentos de acercarse, siempre recibían una respuesta más efectiva. Así el equipo blanco se "desinfló". Y así recibió puntos y puntos a base de triples por parte de Anthony Gill mientras Fabian era el único que ofrecía resistencia. Lo que provocó que al descanso el jugador galo llevara 11 puntos, y los rusos 11 de ventaja en el electrónico.

Tras la vuelta de vestuarios no hubo nada nuevo bajo el sol moscovita. Thompkins, Campazzo y Tavares eran los que trataban de recortar distancias, pero Jerebko y Shved continuaban insistiendo en que querían llevarse la victoria. Y entonces Devin Booker se unió a la "fiesta". Puntos, rebotes, tapones... y el Real Madrid seguía 10 abajo. Y Shved decidió meter su 5º triple del partido -había tenido hace unas pocas jugadas su primer errado del encuentro- y poner a su equipo 13 arriba. La diferencia parecía insalvable, sobre todo porque no había una resistencia sólida por parte de los madridistas. Pero Mickey demostró por qué tiene el caché que tiene en Europa con dos canastas y una asistencia y se pusieron 8 abajo. Una brecha medianamente pequeña que él continuó asegurando lo que restaba de cuarto -metería un triple más para colocar el 75 a 67, pero Evans le daría la réplica- hasta llegar al 80-69 casi-definitivo.

Y es que el principio del último periodo acabaría con todas las opciones que le quedaban al Real Madrid. Tras 4 minutos y 15 segundos de reloj en los que el Madrid estuvo sin anotar, el marcador relataba un 93 a 69 de diferencia. Es decir, mientras Causeur, Thompkins, Lapro' y Taylos fallaban 5 lanzamientos, Karasev anotaba 7 tantos, Gill añadía otro triple a su colección y Jovic dejaba 1 triple y una asistencia. Y aunque hubo un intento de reacción a final de cuarto, ya era demasiado tarde. El 2 a 14 del 100-80 al 102-94 no tuvo efecto, y los rusos se acabaron haciendo con la victoria, y empatando en el 8º puesto de la clasificación. El Madrid, por su parte, se queda a dos encuentros de Anadolu Efes, pero sigue a uno de ventaja del FC Barcelona.

Los francotiradores de Khimki:

Alexey Shved es muy bueno. Eso todos lo sabemos. Y así lo demuestran sus 21 puntos y 13 asistencias. Pero, además, Rimas Kurtinaitis cuenta con una gran escuadrilla de francotiradores. Estando lla formada por Janis Timma, Sergey Karasev, Stefan Jovic y Anthony Gill. Que, junto a Shved, anotaron hasta 14 veces desde la línea de tres. en 26 intentos. Una auténtica barbaridad que, como demostraron, fue imposible de frenar por los blancos. Siempre había más de una opción en cancha.

Aprovechar las oportunidades:

El partido contó con pocas "ocasiones". Me explico. No hubo una gran cantidad de tiros lanzados, ni de posesiones recuperadas, ni de balones perdidos. Es más, Khimki perdió más que el Real Madrid, pero en cambio anotó el doble en jugadas tras pérdida y al contraataque. Y es que de esto fue el encuentro, de aprovechar aquello que se puede escapar, y que te puede costar el partido. 18 puntos por 9 que, por cierto, llegaron de forma inequívocamente "moderna". Sólo 1 tiro, entre los dos equipos, fue desde la media distancia. Y 9 de los 27 puntos combinados fueron de 3.

Un quinteto inicial que supo a poco:

Cuando tu quinteto inicial suma 36 puntos y el banquillo se va hasta los 58, es decir, una diferencia de -22 en tus supuestos "mejores jugadores", hay un problema. Cuando, además, estos 5 hombres suman un 13 de 26 -un 50% pero con 15 tiros menos que el rival- el problema se agrava. Y si sólo uno de ellos está en una valoración superior a 10, peor todavía. Y es que si no es por Causeur y Mickey -48 combinado de valoración- el Madrid estaba mentalmente en la capital desde el descanso.

khimki.png

Estadisticas Khimki (Foto: Euroleague)

madrid.png

Estadísticas Madrid (Foto: Euroleague)
 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 7 meses
#contenidos: 
117
#Comentarios: 
288
Total lecturas: 
281,609

Comentarios

El Madrid ha estado mentalmente en la capital toda la semana! No se para que fueron a Moscú. Han jugado dos partiditos a lo que han querido CSKA, 60 puntos, y Khimki,100 puntos. Menos mal que el Dinamo Moscú desapareció y no tienen que jugar más allí!