Solapas principales

Cristina Villanueva en maquillaje

El Mundial de Japón, detrás de las cámaras

  • La Sexta abrió un dispositivo, SportCenter, con 8 horas de baloncesto. Así fue el 'making of'. Nosotros también nos sentimos campeones

Durante el pasado Mundial de Japón pude vivir in situ, en la Sexta, el día a día de un verdadero maratón de baloncesto.  Muuuuy lejos del sofá. Mediapro, ante inversores invisibles, decidió jugársela realizando una cobertura impresionante: 8 horas de "BA-LON-CES-TO", como diría Pepu. La más grande de la historia en España. Todo salió redondo. 

sportcenter.jpg

Los currelas del Sportcenter
Personalmente, tuve la ocasión de trabajar cerca de grandes profesionales que venían de diferentes medios de comunicación. La Sexta había nacido ese curso y estaba en pañales. Así que tuvo que movilizarse rápidamente para armar un buen equipo-baloncestero que pudiera afrontar tal: Quique Peinado, Javier Gancedo, Aitor Labrador, Pablo Malo de Molina, Dani Montesinos (DEP), Toni Forteza, Josep Soldado, Marc Amposta y largo etc. Todo aquello debía ser expuesto delante de las cámaras por Cristina Villanueva. Cristina había jugado al baloncesto y es un deporte que le entusiasma pero el evento requería una mayor especialización. Mi cometido era preparar con ella todas las jornadas, los jugadores a seguir y hacer de soporte en directo. Desde el típico 'pinganillo' yo iba interviniendo si se requería. Pero no todo fue tan sencillo. Los primeros días fueron una locura, y los primeros días me comunicaba con ella entrando en plató durante las pausas cargando hojas de apuntes y lanzando mis zapatos para no dejar ninguna mancha en el suelo... las cámaras, ya saben, lo captan todo. Realización estaba tres plantas más arriba así que en ese duro inicio me vi, Carl Lewis, corriendo por los pasillos mientras esquivaba máquinas de café e incluso algún compañeros que otro. Aprendí mucho. Qué complejo, qué tensión. "The show must go on" cuando estás en antena, pase lo que pase. Muy fuerte. Cuando ustedes pierden la imagen de Cristina, ella sigue trabajando, dirigiendo, pensando. Yo solía llegar tres horas antes del primer partido para preparar y reunir información. Ese horario en España, teniendo en cuenta las 7 horas de diferencia con Japón, se traducía en pasar mi tarjeta de seguridad en los estudios de televisión de Esplugas a las 5 de la mañana. Ella, aunque no era su obligación, siempre estaba a primera hora conmigo, sin perder detalle. Tras la jornada, si yo me quedaba más tiempo para adelantar trabajo, ella también lo hacía: "“¡Nos vamos los dos o no me voy!”" recuerdo que me decía.

23960_0.jpg

Los jugadores celebran el título conseguido en el Mundobasket Japon 2006
Los jugadores celebran el título conseguido en el Mundobasket Japon 2006
Fue una gran experiencia estar tan cerca del Mundial desde tan lejos. De hecho, después del último programa, cada uno de los que estuvimos trabajando detrás y delante de las cámaras, nos sentimos campeones del Mundo. Habíamos ganado en la final a los verdugos de los EE.UU., Grecia, de paliza y sin Pau Gasol.

No fue fácil: un espacio nuevo, un grupo humano nuevo, 24 equipos, muchos desconocidos y un carrusel tan atractivo de ver como infernal de producir. 

Si la selección fue un equipo, creo que en La Sexta también lo fuimos, tanto en Barcelona como en Japón. Nos pasábamos información los unos a los otros, llamadas para que todo estuviera OK...
Incluso los analistas de los partidos que iban pasando por allí se asomaban para echar una mano: gracias Javi, gracias Malo.


 “"Ni en fútbol se ha hecho esto, estamos trabajando duro pero a la gente le está encantando"” palabras de Antonio Galiano, Director de Deportes, con el que tuve el placer de comer e intercambiar impresiones varias veces.


En el SportCenter, localizado en el edificio Imagine, en Esplugues (Barcelona), todo el mundo estaba pendiente de su trabajo pero con un ojo en el espectador: "“Carlos ¿cómo van los foros en Internet, qué te cuenta la gente?”" Solía preguntarme casi cada día César Nanclares, director del SportCenter.

 

LO QUE EL OJO NO VE, LO QUE LA OREJA NO OYE

Mucha tensión, nervios, presión, el riguroso directo, muchas imágenes, sonido. Todo tipo de apoyo visual y efectos que de forma colosal producían sin descanso muchos tíos de bandera desde el anonimato: editores, redactores, técnicos y largo etc, siempre auxiliados por excelentes productores como Jo Gallager, Enric Álvarez, Marçal o Virginia.


El resultado de la emisión y su contenido se fue produciendo de una forma regular ante los ojos de los televidentes, no obstante, los primeros días fueron duros para la organización entera, más de 70 personas intentando definir del todo sus roles lo que dio paso a una coordinación mejor.

3342_0.jpg

El Equipo de La Sexta con Andrés Montes, Iturriaga y De la Cruz
El Equipo de La Sexta con Andrés Montes, Iturriaga y De la Cruz
Durante los directos, en sonido, tuve ocasión de compartir espacio con tres Cracks: el 'Capi', Gustavo Porta. Un artista manejándose con humor en situaciones de presión ¿Cómo se consigue eso? Mucha mili. Por cierto, el tío había jugado en la cantera del Ferrol, en el antiguo Clesa, junto a Esmorís. Desde allí era una delicia oír las 'comunicaciones' entre Andrés Montes y realización. ¡Qué carácter tenía Montes! Seguro que se sentía plenamente identificado con aquel tema de Frank Sinatra de 'My way'. Por su 'pinga' le chillaban "corte, resume que tenemos que meter los anuncios" o "que no nos queda tiempo para pinchar el siguiente tema ¡te voy a cortar! ¡Cago en...". Cosas de la tensión del directo, qué dura, así que los improperios mejor ahorrarlos. 

En las estadísticas estaba el hombre más rápido y eficiente del oeste, Toni Forteza, hijo del mítico Joaquín, preparador físico de la mítica 'Penya' de los 80 y 90. Siempre al momento y calentitas. Un tío que acompaña una gran ética de trabajo que siempre ofrecía su mejor sonrisa. Si hacía falta, se colaba por el plató para que todo el mundo estuviera a la última. Allí estaba Pep, el realizador de ese espacio, experiencia y temple. Y Muchas otras personas con las que no coincidí, perdón a las mismas y  también felicidades por su trabajo también.

 

DECENAS DE NOMBRES ILUSTRES EN EL SPORTCENTER, ANÉCDOTAS ILUSTRES EN LA SALA DE INVITADOS


cris_y_carlos.jpg

Carlos Jiménez y Cristina Villanueva trabajaron juntos en la cobertura del Mundial de Japón en los inicios de La Sexta
Fue lo que más disfruté, algo que nunca olvidaré. Cristina y yo dábamos la bienvenida a los invitados que llegaban e, incluso, un servidor tenía la increíble oportunidad de ver partidos con los que entraban en la siguiente ronda en antena o hacían un descanso. Fue un verdadero lujo poder disfrutar, padecer y compartir baloncesto con verdaderos fenómenos del mundo de la canasta. Ver un partido de Italia con Sergio Scariolo, Argentina con Lescano, Pancho Jasen… u otros partidos con los Angulo fue una pasada. Pasaron periodistas, entrenadores (Aíto, Pedro Martínez, Edu Torres, Julbe, Aranzana...…) , directivos o con cargos importantes (Villacampa). Todos tenían algo interesante que decir.

Todos los tertulianos fueron muy amables y se mostraron muy abiertos. Por poner un ejemplo, recuerdo a Antonio Martín, hermano del legendario Fernando, como un gran conversador. Se puede hablar de cualquier cosa, aunque, claro, la ocasión requería baloncesto. Sobre su retirada, a los 29 años y en buen estado de forma, Martín comentó que “"ahora lo veo algo diferente, por entonces habían equipos italianos (Cantú) que me querían para formar pareja de extranjeros, incluso dos años después de mi retirada me decían que fuera a entrenar. Tan sólo eso, y ver la ciudad"”. Un detalle muy curioso fue que el Messaggero de Roma le quiso a toda costa en una temporada en la que el club albergaba mucho dinero. "“Me querían. Iban a hacer un gran equipo de mucho presupuesto, luego ficharon a Danny Ferry”". Para los más contemporáneos decirles que Ferry ese año, 1989, había sido elegido en el número 2 del Draft por Los Angeles Clippers y dijo no a la franquicia angelina para fichar por los romanos. Busquen antecedentes. Otro momento interesante de nuestra conversación fue que Martín no sabía que un ex compañero suyo, Anthony Frederick, había fallecido hacía poco: “"no lo sabía ¿cuándo fue? Era un tipo divertido, una pena"”.

 


Mocho López también tuvo buenas experiencias que compartir, entre ellas, haber entrenado a jugones de los más díscolo o de caracter explosivo como Loe Roe, Terquin Mott o Pete Mickeal. “"Con Roe nunca tuve ningún problema, me entendí muy bien con él siempre" explicaba”. Sobre Mott afirmó que "“he tenido otros que me dieron más problemas, lo único a destacar es que a veces aparecía su coche a primera hora en el pabellón y él no estaba, finalmente descubrí que se ponía a jugar en la pista de cemento de fuera de pavellón con chavales o con su novia. Luego, antes de empezar nuestro entramiento, le veías ya a tope de hielo y te extrañabas, claro"…”.

Otra conversación curiosa fue la que tuvo con Richard Scott que me contó que quiere trabajar en el FBI cuando se retire. También tengo en mente a Lucas Victoriano, como a otros jugadores argentinos que visitaron el plató, les va más seguir el fútbol que el baloncesto, así como otras muchas historias Top Secret que me vi obligado de dejar en el tintero.

Lo dicho, el mejor premio de cualquier aficionado a nuestro deporte es compartir baloncesto.

Sobre el autor

Antiguedad: 
21 años 2 meses
#contenidos: 
2,031
#Comentarios: 
5,992
Total lecturas: 
11,419,083

Comentarios