Solapas principales

El Real Madrid ajusta cuentas con el CSKA con un Gabriel Deck perfecto (97-81)

  • La primera parte fue un espectáculo ofensivo de poder a poder pero los blancos dominaron con comodidad la segunda

Los mundialistas ya se han puesto en forma. Facundo Campazzo, Rudy Fernández y Sergio Llull notaron en este inicio de temporada el peso que tuvieron en las dos selecciones finalistas de la Copa del Mundo de China. Pero hoy los tres parecieron los de siempre y cuando estos tres jugadores rinden el Real Madrid es muy difícil de ganar. El Facu realizó uno de esos partidos soberbios para 24 de valoración, Llull tuvo momentos realmente brillantes de anotación y Rudy estuvo muy acertado y aportó en todos esos balones divididos en los que es el mayor experto de la Euroliga. Laprovittola no jugó y el quinto mundialista hoy merece su clave aparte.

Talento inconsistente. Johannes Voigtmann no ha cambiado. 17 puntos en la primera parte con un solo fallo en el tiro, 3 en la segunda con 1 de 5 en el tiro. En la primera recordó al jugador clave de Kirolbet Baskonia cuando Shengelia estuvo lesionado y en la segunda al jugador que pasaba desapercibido la mayoría de los partidos que coincidía con el georgiano. En un partido en el que Mike James estuvo muy desacertado en ataque, la actuación del alemán fue la que permitió a los rusos plantar cara en la primera parte. Al desaparecer Voigtmann, desapareció la ofensiva de los actuales campeones que se quedaron en 33 puntos por 48 en los primeros veinte minutos.

Sin palabras. Gabriel Deck anotó 17 puntos con solo tres fallos en el tiro, cogió 11 rebotes, repartió 6 asistencias y valoró 33.

Si la clave fuera un homenaje al argentino que no cumple los tópicos, acabaría en la frase de arriba. Además hoy la actuación del Tortuga es para dejar sin palabras a cualquiera o por el contrario para describirla como "la filosofía de los hechos por encima de las letras en una expresión perfecta de la psicología de la sencillez y de como la sobriedad puede desatar la pasión en una cancha". Vamos, que Deck estuvo sublime ya sea dicho sin florituras o con el adorno más rebuscado.

La conexión argentina del Real Madrid salió dispuesta a vengar la semifinal de la Final Four de la temporada pasada. Facu Campazzo y Gabriel Deck formaron una conexión perfecta que endosó un parcial de 9 a 0 a los rusos que parecían haber llegado tarde el partido. Tras tiempo muerto de Itoudis y al ver que James andaba desaparecido, ese "pequeño gran pívot" que es Hines se puso el mono de trabajo para remontar, consiguiendo dos acciones de falta y canasta ante el gigante Tavares. Bolomboy era su mejor aliado y James apareció con un triple para culminar el 11 a 2 que empataba el partido. Ahora esto ya era más una lucha de poder a poder en la que Campazzo y Deck seguían llevando la voz cantante. Pero Llull es uno de los mejores "solistas" y anotó un triple nada más entrar. El primer acto acabó con 23 a 19.

Y el segundo fue una oda al baloncesto ofensivo, que por momentos no parecía gustar a los entrenadores pero si al público. Llull seguía a lo suyo y en CSKA apareció el Voigtmann talentoso y acertado. El alemán anotó 17 puntos en este período de los 29 de su equipo, con Strelnieks de aliado con 7. Pero Rudy también estaba acertado y acertaba con tres triples y un buen Randolph cerraba la primera parte con un triple para el 52 a 48.

En el descanso alguien cambió a Voigtmann por su gemelo malo, que falló tres tiros francos nada más empezar y luego desapareció prácticamente del partido. El Madrid tampoco comenzó acertado y hubo dos minutos sin anotar por ninguno de los dos equipos. Pero Causeur no estaba contento con su primera parte y ahora quiso mostrar su calidad siendo muy incisivo y anotando entrada tras entrada. Randolph también aportaba y Deck se hacía dueño del partido, sacando de sus casillas a un Hilliard incapaz de defenderlo al poste. Un 14 a 3 de parcial ponía a los blancos en franquicia. Strelnieks y Bolomboy peleaban por que CSKA no se fuera del partido pero los locales dominaba para el 76 a 64.

Una jugada con técnica permitió acercarse a los rusos con el libre del letón y un triple de Voigtmann, pero Llull cogió su fusil debolviendo la diferencia con tres canastas seguidas. Mike James apareció ligeramente con algún tiro libre y un 3+1 pero fue el canto del cisne de CSKA. El Facu y Rudy volvieron a anotar, para sumarse luego Thompkins y otra vez el base argentino, dando un final plácido donde se mostró el enfado ruso por su racha de derrotas y por esta especialmente.

Galería

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 8 meses
#contenidos: 
955
#Comentarios: 
2,364
Total lecturas: 
2,284,399