Solapas principales

Entrevista a Greg Monroe: "Ahora mismo no pienso en volver a la NBA"

  • "Si hablamos de talento, la Euroliga está justo por debajo de la NBA"
  • "El pique entre Antetokounmpo y Harden es positivo para todos"

Indescifrable, como si estuviese jugando la última mano de una partida de póker a la espera de la mejor jugada. Concentrado en sus pensamientos después de cuajar sus dos mejores encuentros en Euroliga en la última semana. Instantes después cambia el gesto y sonríe. "No es mi primera vez en Barcelona, ya he estado de vacaciones una vez y me encanta pasear por aquí". Así nos recibe Greg Monroe (Nueva Orleans, Estados Unidos 04/06/1990) en uno de los sillones del hotel donde se hospeda el Bayern Munich, su nuevo equipo desde este verano, antes de visitar el Palau Blaugrana para enfrentarse al FC Barcelona. El jazz que se escucha de fondo seguramente le sea familiar, al igual que algunos de los rivales a los que se enfrentó el pasado viernes. 

Más de nueve años han pasado desde que fuese drafteado en el puesto número 7 del Draft de 2010 por Detroit Pistons, la franquicia donde ha pasado la mayor parte de su carrera, cinco temporadas. Caracterizado por ser un pívot a la vieja usanza, de grandes movimientos de pies, buen tiro desde cuatro metros y una notable visión de juego para su altura, se empezó a quedar sin sito en la NBA por culpa de la revolución del triple y el Big Data. Él es uno de los cientos de 'dinosaurios' que no han adaptado su juego a lo que pedía el nuevo modelo de juego de la liga y se ha tenido que reciclar. Para ello, este verano ha aterrizado en el Bayern Munich tras un estresante trayecto de cinco franquicias en las dos últimas temporadas. En Europa ha vuelto a encontrar su sitio, esos 32 minutos de juego y esos 15 puntos y 8 rebotes que le salían como churros mientras formaba un prometedor tándem con Andre Drummond en la Motown. 

Solobasket (SB): ¿Cómo te sientes en tu primera temporada en Europa, lejos de la NBA?

Greg Monroe (G.M.): Estoy disfrutando, está siendo una buena experiencia para mí conociendo nuevas ciudades, jugando en nuevas competiciones y, aunque como equipo no estamos logrando tan buenos resultados, está siendo una gran experiencia para mí.

SB: Tu ritmo de vida ha cambiado comparado con años anteriores: menos viajes, diferentes culturas, otros lugares que explorar…

G.M: Sí, muchas cosas son diferentes, pero al final del día mi principal pensamiento es el baloncesto, es todo lo que tengo. Por supuesto que las experiencias de la vida son importantes, pero el objetivo al final es el mismo -en Europa o en la NBA-, que no es otro que jugar buenos partidos y ser feliz en diferentes ambientes.

SB: Como un jugador de la NBA te has enfrentado a momentos positivos y felices, mientras que en los últimos años has tenido que lidiar con la falta de minutos por tu tipo de juego. Tras 9 temporadas, ¿qué es lo que más valoras para ser feliz jugando a baloncesto?

G.M: Para mí lo más importante es competir y el nivel al que compito. Amo este juego, amo estar en la pista, amo todo alrededor del baloncesto, estar con mis compañeros… Así que para mí es tratar de competir al nivel más alto posible. Es mi principal punto de concentración, la preparación para los partidos, no solo física sino mentalmente para intentar dar lo mejor para mi equipo.

SB: ¿Hasta qué edad te ves jugando a baloncesto al alto nivel?

G.M: No estoy seguro, pero siempre se lo digo a mis compañeros: Juega hasta que te echen a patadas. Es algo que tengo asimilado mientras el amor por el baloncesto siga ahí. No me veo parando de jugar en los próximos años porque no es algo en lo que me haya parado a pensar aún.

SB: Hace un mes dijiste que preferías jugar en Europa por delante de China, el otro gran mercado, pero ¿te gustaría explorar otros países?

G.M: Ahora mismo no lo sé, de momento soy feliz aquí y creo que mientras juego no es tiempo de pensar en ello. Ya lo será en verano cuando llegue el momento y deba elegir cuál es la mejor elección para mí, para mi familia, lo que es mejor para mí en este punto de mi carrera. Ahora mismo me encanta competir en la Euroliga, esta competición es increíble. Gracias a ella estoy descubriendo nuevas ciudades, pabellones y definitivamente está siendo una experiencia alucinante. En verano veremos que hay sobre la mesa, cogeré toda la información que pueda y trataré de tomar la mejor decisión posible para mí.

SB: Hablando de la Euroliga, ¿hay una gran diferencia entre competir en Europa a hacerlo en la NBA?

G.M: Bueno, el tipo de juego es distinto, pero no pienso que haya un gran salto. Si hablamos de talento está justo por debajo, pero pienso que la gran diferencia es el contexto de cada lugar. La NBA es una maquina financiera y eso da muchas facilidades para mejorar.

SB: Hace unas semanas Malcolm Delaney, jugador del Barça, dijo que las estrellas estadounidenses que juegan en Europa no se preocupan por lo que digan de ellas en su país, ¿qué piensas de ello?

G.M: Estoy de acuerdo con él. A todos nos encanta este juego cuando competimos al más alto nivel y no podemos estar pendientes de comentarios que están fuera de nuestro control. Honestamente, no nos debe importar lo que piense la gente de nosotros. Tenemos que estar preparados para ser el mejor jugador que podamos ser.

SB: Quizás la sensación que hemos tenido siempre en Europa era que ir a la NBA era un gran salto, aunque desde hace diez años ya parece más pequeño.

G.M: Bueno, en mi caso no ha significado un gran ajuste hacer lo contrario. Como ya te dije, al final del día se trata de jugar a baloncesto y ser capaz de salir a la cancha y hacerlo bien ya sea en la NBA o en otra competición.

SB: En el lado opuesto, no ha sido tan fácil para los entrenadores europeos hacerse el mismo que se han hecho los jugadores en la liga.

G.M: [Se ríe]. Esa es una gran pregunta. Estar aquí ahora mismo, con el cuerpo técnico actual, es diferente comparado con Estados Unidos. Allí se preocupan más por el tamaño del jugador, por el balance de poder que existe y al final es otro tipo de forma de entrenar.

SB: ¿Estarías dispuesto a volver a la NBA si tuvieses la oportunidad de nuevo?

G.M: Cuando tenga que tomar una decisión, si existe la posibilidad veré si es lo mejor para mí. Realmente ahora no pienso en ello, solo pienso en mi equipo.

SB: ¿Te has acostumbrado con la diferencia horaria a seguir la NBA?

G.M: Por supuesto, veo algunos durante el fin de semana cuando el horario no es tan tarde. Con la dinámica de equipo estamos ocupados, pero cuando tengo tiempo intento ver los que se disputan más temprano. Ahora el fútbol americano se ha acabado, pero también solía verlo durante los fines de semana.

SB: Llegas a Barcelona después de hacer tus dos mejores encuentros en Euroliga (26 puntos, 8 rebotes contra el Zenit de Xavi Pascual y 18 puntos, 6 rebotes ante Baskonia). La otra vez que te enfrentaste al Barça anotaste solo dos puntos, ¿crees que te van a volver a parar como en la primera vuelta?

G.M: Intentaré tomar las mejores decisiones en la cancha, lo mejor que sea para el equipo de todas las opciones que hemos hablado para preparar el choque. Intentaré ser igual de agresivo que en los últimos partidos. [El Bayern Munich acabó perdiendo el encuentro por un apretado 83-80 en el que Monroe logró 19 puntos, 8 rebotes y 3 asistencias].

SB: Volviendo a tus días en la NBA, si recuerdas tu carrera en tu país, contando tus dos años en la Universidad de Georgetown, ¿con qué recuerdo te quedarías?

G.M: Bueno… he tenido muchos momentos muy buenos. Probablemente si me tuviera que quedar con solo uno sería la noche del Draft. Ser drafteado con mi familia y todo el mundo viéndolo, ser nombrado por David Stern, darle la mano, es todo un sueño. Siempre diré que fue un gran momento para mí.

SB: El año pasado con Toronto Raptors, ¿hablaste con Kawhi sobre qué decisión ibais a tomar en la Agencia Libre? ¿Te esperabas que se marchase a Los Angeles Clippers?

G.M: Durante ese tiempo Kawhi no habló conmigo sobre ese tema. Obviamente en los meses que compartimos vestuario él estaba concentrado en lograr el campeonato. Como te dije, es su mentalidad la que le llevó a conseguir el anillo, no estaba pensando en saber a dónde se iba a marchar en verano. Definitivamente no habló conmigo sobre lo que iba a hacer. Nos llevamos bien, pero Kawhi es alguien que quiere guardar sus pensamientos y decisiones para sus amigos más cercanos y no suele compartir mucho sobre su vida personal. 

SB: Pero es normal hablar de ello en el vestuario conforme se acerca la Agencia Libre.

G.M: Por supuesto, algunos lo hacen y otros no. En el caso de Kawhi es muy privado, pero si que hay otros jugadores con los que tienes ese tipo de conversaciones. 

SB: Estas últimas semanas se ha intensificado el pique entre Giannis Antetokounmpo y James Harden. Tú fuiste compañero de Giannis durante tu estancia en Milwaukee Bucks, ¿crees que esta nueva rivalidad entre superestrellas es beneficiosa para la liga en su conjunto? 

G.M: Claro, ellos están intercambiando golpes con esas declaraciones. Estamos hablando de dos MVPs, así que honestamente cuando hablan entre ellos, conociendo a Giannis de un par de años, sé que al final del día él ama este tipo de cosas. Él no se echa para atrás ante nada, quiere ser el mejor de todos los tiempos. A ese nivel, tú quieres vencer siempre a los mejores así que piques así siempre son buenos para todos. La gente también quiere esta competición, quiere este tipo de peleas. Al final esto alimenta el hype y también el que el público se ponga de parte de un jugador o de otro. 

SB: ¿A quién prefieres, Giannis o Harden?

G.M: Bueno, ya jugué con Giannis así que me tengo que decantar por él. Sé lo que pone sobre la mesa cada noche y sé la concentración y la mentalidad con la que juega y se prepara en busca de ganar los campeonatos. Definitivamente voy con él. 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 3 meses
#contenidos: 
196
#Comentarios: 
557
Total lecturas: 
444,537

Comentarios

Tal vez sea un carca pero me encanta verle jugar. Sin ser atlético ni tener una gran muñeca ni amplio rango de tiro... juega muy duro, toma buenas decisiones, acaba fuerte. Choca, aguanta y su colocación en ambos lados de la pista es siempre la correcta. De esos que agarra el balón como si tuviera pegamento. Lo ama profundamente, se le nota.