Solapas principales

#EuroBasket2017 Análisis: así se presentan los octavos de final

Alemania-Francia

Duelo de renombre en el continente, pero con lagunas.

Schröder ya está implantado como líder total de los germanos tras el adiós de Dirk Nowitzki, y batalla con su irregularidad para lograr resultados como éste: el de clasificar a su selección para la fase decisiva. Con 23'6 puntos, el base de Atlanta Hawks es el 2º máximo anotador en este punto del campeonato. Alemania es un equipo con un quinteto muy bien cubierto, con Theis y Benzing como aleros altos y con Voigtmann y Hartenstein como referencias en la pintura, pero con la necesidad acuciante de encontrar algo más de aportación de sus jugadores suplentes.

Se ha visto a una Francia mucho más irregular que en otras ocasiones. El buen trabajo de Lauvergne no palia la baja de Gobert, referencia en los últimos años. Jackson está tímido en el tiro, Fournier anda falto de ese punto de madurez que toda estrella necesita y Heurtel falla en el mando del equipo. Por contra, la regularidad de Diaw y De Colo, junto con la buena aportación de Labeyrie, dejan la puerta abierta a la mejora.

Eslovenia-Ucrania

Los eslovenos buscarán seguir invictos.

El despliegue que ha hecho Eslovenia ha sorprendido a más de uno. No sólo porque no hayan perdido ningún partido, sino por las armas que ya han mostrado. No es sólo que Luka Doncic maraville por su temple o Goran Dragic por cómo saca los partidos adelante, sino también por la fuerza de Vidmar por dentro y el acierto de Prepelic por fuera. Están de dulce.

Será una sorpresa monumental que Ucrania ganara este partido. La irregularidad es su fuerte. Kravtsov no ha estado fino, pero ha surgido un Pustovyi en sustitución de funciones que alegrará a los aficionados del Obra. Han gozado del favor de estar en un grupo de nivel muy parejo en el que han logrado pasar, pero la sorpresa en forma de victoria sería de dimensiones inabarcables.

Letonia-Montenegro

Irregularidad por partida dole, encuentro interesante.

Los letones se presentan con buenas cartas. Supieron vencer a Turquía como anfitriona para evitar a España, lo cual dice mucho. Tienen muchas bazas por fuera, ya que aparece Strelnieks o Blums si no lo hacen ninguno de los Bertans. Smits y Timma controlan el rebote y Peiners y Skele han dado muestras de que también pueden estar ahí. Pero esto depende de Kristaps Porzingis, de cómo esté, de cómo lea el partido. Su acierto está por encima del resto en cuanto a ponderación de opciones.

Montenegro es un equipo desunido, que personifica bien un Tyrese Rice que no casa bien con los compañeros. El talento de Dubljevic y Vucevic, un juego interior de muchos quilates, se ve frenado por la poca aportación de los tiradores, de los que siempre se espera lo mejor viniendo de la escuela balcánica. Se esperan poco minutos para Radoncic, la joven perla madridista, y buena pelea de Pavlicevic, que está muy acertado en este torneo.

Lituania-Grecia

El duelo más eléctrico de los octavos de final, sin duda.

Jonas Valanciunas amenaza con sembrar el pánico en la zona. Con 11'4 es el que más rebotes ha capturado en los que llevamos de campeonato. El juego interior será el arma más mortífera, a priori, para los lituanos frente a su rival de octavos. Y eso que por fuera no van nada mal, ya que Kuzminskas, Ulanovas, Maciulis, Kalnietis, Gecevicius o Juskevicius no son precisamente malos tiradores. Parece que, pese a pasar sin apuros por la fase de grupos, pueden subir una marcha más en los partidos decisivos.

Grecia ha tenido que tirar de carácter, demasiado incluso, para pasar de ronda. Sus peleas internas influyen en un juego que no ilusiona. Sólo los fogonazos individuales de Calathes y Sloukas en ataque y de Antetokounmpo en defensa han puesto algo de luz a sus acometidas. Son los segundos en el ránking de más faltas cometidas, pero su capacidad para cerrarse ante el ataque rival no es tan loable. Se requiere más aportación, porque por plantilla no será.

Croacia-Rusia

Igualdad y muchas bocas que callar.

Se ha visto a la Croacia que puede llegar a aser. Lleva 15 años jugando a eso, a poder ser y nunca ser. Dario Saric, pese a que le sobra gallardía pero le falta lectura de juego, es el alma de la selección ajedrezada. Pero no es el único: juntas el buen momento de forma de Popovic, la resurrección de Tomas, el papel de especialista de Zoric y la regularidad de Simon... y sale algo bueno. Por no hablar de Bojan Bogdanovic, el verdadero desequilibrio que temen las defensas. En el acierto del nuevo fichaje de los Pacers estará la clave.

Y tras los problemas legales de su federación, Rusia llegó para sorprender. Su papel en la fase de grupos ha sido envidiable. No destaca en ninguna de las facetas de la estadística, pero se complementan tan bien que cuesta meterles mano. Mozgov ha recuperado ritmo de juego, Kurbanov y Vorontsevich hacen daño en el '3'... y tienen a Shved. La verdadera reivindicación de un jugador machacado por la opinión pública está llegando con 23 puntos de promedio.

Finlandia-Italia

Frío y calor por un sitio en cuartos.

Los finlandeses ya no serán anfitriones en esta fase, pero el poder de su afición seguirá alentándoles. La lesión de Jamar Wilson frenó su alegría, pero el poder de Lauri Markkanen y el magnetismo que transmite parece poder con todo. Los clásicos fineses (Koponen, Huff, Koivisto, Lee y Rannikko) combaten con el joven para poner a Finlandia en el mapa. En estático han demostrado que funcionan bastante bien.

La turbulencia es inherente a esta selección italiana. Tras el puñetazo de Gallinari, los problemas físico de Melli y las declaraciones de Messina, llegan los octavos con todos los deberes aún por hacer. Han demostrado poco (de lo positivo) en los grupos, sólo lo competente de Filloy y la seguridad de que Datome puede ser una estrella más fiable que Belinelli ponen algún esbozo de sonrisa en los azules.

Serbia-Hungría

En condiciones normales, un duelo muy desigual.

El seleccionador serbio ha ido jugando al despiste. Djordjevic ha ido probando para no mostrarse tanto. Y uno de esos movimientos ha sido reservar a Boban Marjanovic cuando se le veía más indefendible. Ésa será un arma a tener en cuenta si la vuelve a utilizar. Y el plantel de tiradores, al que no sabes cuál defender entre Macvan, Mirosavljevic o Jovic, está encabezado por Bogdan Bogdanovic, convertido ya en líder indiscutible de esta generación.

Donde vaya Hanga, va la gente. Parece ser el lema de los húngaros, que se encomiendan a lo que pueda hacer el nuevo alero del Barça para calibrar sus opciones. También a que Vojvoda mida bien sus intentos de tiro y sepa dirigir consecuentemente los ataques (algo que está por ver) y a que Keller no extralimite en sus funciones (las de querer ser base).

España-Turquía

ANÁLISIS DE LA PARTICIPACIÓN DE ESPAÑA EN LA FASE DE GRUPOS

Turquía jugará con el factor ambiental, pero debe ir mucho más allá si quiere hacer daño a la Selección Española. Seguir con el acierto de Mahmutoglu y el liderazgo de Osman, sí, pero recuperar la versatilidad de Guler, dar más bola a Sipahi y utilizar a Erden como enforcer, también. Los turcos no son los de 2010, deberán mejorar en todas las facetas o plantar un partido en el barro si desean tener opciones de victoria.

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 9 meses
#Contenidos: 
240
#Comentarios: 
1,378
Total lecturas: 
734,846

Comentarios

Coincido en el pronóstico, ya que Letonia aún me parece verde para pasar por encima de Eslovenia. En cuanto a la final diría Lituania, pero Serbia anda por ahí y en los últimos años con Djordjevic ha sido una de las selecciones con más carácter competitivo

Hay algunos partidos realmente interesantes, como el Lituania-Grecia, Alemania-Francia o Croacia-Rusia. El España-Turquía también, pero espero que el factor ambiental no incida demasiado. Lo bueno empezará a partir de cuartos, ahí se verá si equipos como Letonia o Finlandia tienen verdadero cuajo

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar