Solapas principales

Hank Gathers, Bo Kimble y una historia en el tiro libre

The Players Tribune ha comenzado una nueva serie de articulos titulado “Tales of Madness”. En esta colección de historias relatarán esperiencias en primera persona del March Madness. Esta vez traemos la preciosa amistad entre Bo Kimble, autor del artículo, y Hank Gathers. El pasado 4 de Marzo se cumplieron 25 años desde el trágico fallecimiento de Hank Gathers. 
 


Bo Kimble y Hank Gathers jugaron desde el instituto juntos, donde ambos eran “muy competitivos”, relata el autor. Se pasaban el día entorno a un balón de baloncesto. Pero esa amistad corría peligro de romperse, ya que en su último año de High School tuvieron que elegir universidad y podía desencadenar el fin de la amistad. Hank se decantó por la Universidad de Southern California. Bo, en cambio, no lo veía tan claro, California está a 3000 millas de Philapelphia. Al final, la decisión de su gran amigo pesó mucho, y el también se decantó por USC. Iban a seguir juntos.

Ambos jugadores cuajaron una gran temporada freshman, en la que Bo Kimble fue incluido en primer equipo de la PAC-10, mientras que Hank dispuso de muchos minutos en la rotación. “Todo parecía perfecto”, pero todo cambió cuando USC despidió al entrenador David Spencer, el mismo que les había reclutado un año antes. “No queriamos irnos de USC”, y en una decisión arriesgada dieron el salto a Loyola Marymount. Detras de ese salto al vacio había un nombre y apellido: Paul Westhead. Este era el entrenador de Loyola que se caracterizaba por su juego alegre y ofensivo al que Bo y Hank se amoldaban. “Correr la pista coast-to-coast y muchos tiros, era un sueño ofensivo”.

hank_gathers-1990.jpg

Hank Gathers

Habian tomado la mejor decisión. Hank fue el segundo jugador en liderar las estadisticas de anotación y rebotes de la nación. Bo, sin embargo, anotó una media de 35´3 puntos por partido, así lo narra: “Esto no lo podriamos haber hecho en USC. Fue el estilo del entrenador Westhead lo que lo hizo posible”.

Todo iba fenomenal, los dos amigos triunfaban desde High School a Loyola Marymount pasando por Southern California. Nada volvió a ser igual tras ese fatidico domingo. Loyola se enfrentaba a Portland State, Hank Gathers hizo un tremendo alley-opp. Tras la jugada hacía el balance defensivo, cuando cayó desplomado al suelo por un ataque al corazón. Tenia tan solo 23 años: “Perdí un amigo, un compañero, un hermano, pero el mundo perdió una extraordinaria persona. Inesperadamente. Demasiado pronto”. Hay otros jugadores NBA que tuvieron la misma afección como el también fallecido Reggie Lewis o Cuttino Mobley

Bo narra como el primer el entrenamiento fue el momento más duro. Eran co capitanes, asi que siempre empezaban juntos los entrenamientos. Con el primer pitido Hank y Bo iban al perimetro de la cancha y el equipo les seguía: “En ese momento me di cuenta que nunca más volvería. Todo lo que necesitaba era salir del pabellón para llorar. Pero no podía hacerlo por el resto de mis compañeros”.

12 dias después de la tragedia comenzó el March Madness de 1990. Loyola Marymount (seed #11 aquel año) se enfrentaba a New Mexico State: “Nuestra mente estaba fragil, pero la competición fue como una terapia, especialmente para mí”. Todo los integrantes de aquel equipo tenian claro que iban a jugar por el amor que le tenían a Hank. Daba igual si perdían, el lema era “da igual lo que pase, amamos a Hank Gathers”. Bo Kimble solo pensaba en que una vez que estuviese el balón en el aire iban a pasar por encima de todos, en honor a su gran amigo.

new_mexico_state.jpg

Bo Kimble ante New Mexico State (The Players Tribune)

Vencieron a New Mexico State (Luc Longley, en la foto con el nº33, era su pívot titular) por 111-92. Todos los integrantes del equipo dieron un paso adelante, pero especialmente dos jugadores: Chris Scott y Chris Knight. Bo recuerda que el primero era un freshman sin buen juego de pies, que tenía talento pero necesitaba pulir detalles. Durante ese partido, en cambio, Scott jugó con movimientos al poste de Hank. Por si eso fuera poco, pasó muy bien el balón, reboteó y taponó tiros. Bo Kimble llega a la conclusión de que Hank no estaba sobre el parquet, pero su influencia en el equipo se notaba en todos lados: “Era el juego de Pies de Scott, era la confianza de los jovenes y era mi determinación”. Chris Knight jugó en el lugar de Hank en el quinteto inicial y reboteó, defendió y corrió la cancha como Hank lo hubiese hecho.

“No jugamos en honor a Hank, jugamos como Hank”.

Bo Kimble le hizo un  peculiar homenaje a su amigo. Kimble relata: “Hank era una magnífica persona y un buen jugador de baloncesto, pero era un pésimo lanzador de tiros libres. Era tan malo, que cambió su mano de tiro de su derecha a su izquierda porque su mecanica era horrenda y se sentía más cómodo lanzando con su mano no dominante”. Él le veía entrenar el lanzamiento cada día, antes y después del entrenamiento, e iba mejorando. Siempre tuvo gran respeto y admiración por su duro trabajo en mejorar el tiro libre, ya que era un aspecto esencial del juego. “Eso habla de la persona que era”.

Antes del March Madness Bo Kimble les dijo a los medios de comunicación que el primer tiro libre de todos los partidos lo lanzaría con la mano izquierda en honor a Hank Gathers. “Daba igual si entraba o fallaba, lo hize por mi amigo, porque lo quería y lo echaba de menos”. En la segunda parte del partido ante New Mexico State, con una cómoda ventaja en el marcador, le hicieron falta por primera vez a Bo Kimble y se dirigió a la línea del 4´60. “Era el momento”. Segun le pitaron la falta Bo Kimble sintió que todo el pabellón estaba pendiente de él: “No era solo a ver si anotaba el tiro libre, era un homenaje al duro trabajo que hacía Hank para mejorar su lanzamiento”. Y todo fue perfecto.

Bo Kimble's first left handed free throw as tribute to Hank Gathers

Loyola Marymount hizo un gran Madness en 1990, llegaron a la Elite 8, donde fueron derrotados por la luego campeona UNLV de Larry Johnson, Stacey Augmon y Anderson Hunt, aunque Bo Kimble cree que con Hank les hubieran podido ganar. En 3 de los 4 partidos que disputó Kimble el primer tiro libre lo lanzó con un mano izquierda en honor a su gran compañero Hank. Sorprendemente, o no, Bo Kimble anotó los tres tiros libres que lanzó con su mano no dominante.

Twenty five years after his death and 25 years after those free throws, I’ve been blessed enough to travel to 40 countries all over the world, and not one time has someone talked about those free throws or that tournament without mentioning Hank. They always talk about Hank.

Twenty five years later, Hank, I still miss you and I still love you.”

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 2 meses
#contenidos: 
27
#Comentarios: 
40
Total lecturas: 
78,894

Comentarios

Gracias Carlos, la verdad es que subir esta temporada y ya jugar playoffs ha sido una pasada.

Gathers era una bestia, recuerdo una vez que jugamos contra él que nos metimos en los vestuarios y él estaba fuera saltando con la comba y cuando salimos estaba todo empapado y nos miramos uno a uno. Super intenso y muy fuerte. No era muy alto pero tenía unos movimientos en el poste bajo muy buenos y luego era muy rápido. Yo lo he visto machacar a dos bestias de 2.15 juntas como Shaquille O'Neal y Stanley Roberts cuando jugó contra nosotros en LSU. Quedamos 148 a 146 o así. En Loyola metían algo así como una canasta cada 4 segundos en su ataque. Si en el Draft del 90 Bo Kimble quedó en el nº8 el habría quedado más arriba, sin duda él era la estrella. Luego Kimble tiraría mucho más y aumentaría su anotación.

Me cuesta mucho compararlo con un jugador de hoy en día. Se podría decir que en físicio era parecido a Marcus Slaughter pero con capacidad para anotar muchos puntos.

¡Buenos días crack Mike! Primero felicitarte por alcanzar los playoff con el Carramimbre CBC Valladolid y devolver el baloncesto de élite a Valladolid.

¿Con qué jugador actual compararías a Gathers? Bo Kimble acabó con el número 8 en el Draft ese verano del 90 ¿Dónde habría acabo él si no hubiera pasado el fatídico suceso?

En mi periodo en la NCAA empecé jugando en la universidad de Tennesse. En un partido contra LSU anoté en el Pete Maravich Asembley 40 puntos. Me defendía Chris Jackson que no era un hacha 'on defense'. Al año siguiente firmaría con LSU aunque esa temporada la tuve que pasar en blanco debido al cambio de universidad (1989-90). Hank Gathers nos metió 44 puntos y batió mi récord de máxima puntuación de un rival en nuestra cancha.