Solapas principales

Hereda San Pablo Burgos juega al desgaste y se clasifica para los play-off (88-73)

  • Dejan Kravic fue dominante en la primera mitad
  • Sin más recurso que el triple, Filou Oostende acabó pagando el alto ritmo del partido
  • Los burgaleses, clasificados para play-off

LA PREVIA: cerrar el pase o seguir vivos

Hereda San Pablo Burgos llegaba al partido buscando cerrar su pase a la siguiente fase de la Basketball Champions League y para ello tenía que dejar la victoria en el Coliseum Burgos frente a Filou Oostende. Una tarea que, a principio de temporada, podía parecer sencilla, pero que visto el rendimiento del club belga esta campaña y lo ocurrido en el partido en Bélgica... no convenía relajarse. Con la baja de Jasiel Rivero por molestias en el hombro, pero con Max Salash ya integrado en la rotación y, además, en la competición en la que ha destacado esta campaña, todo parecía de cara para los de Joan Peñarroya, que además están disfrutando de un gran momento de forma.

Frente a ellos, un Filous Oostende con bajas, la más notable, la de Mario Nakic, que buscarán un partido de mucha anotación aprovechando su buena mano desde el perímetro. Todas las posibilidades de los belgas pasan por abrir espacios y anotar bien desde fuera, por lo que los burgaleses harían bien en cerrar el rebote y aplicarse en defensa.

APOSTAR DESDE EL TRIPLE

Sobre la cancha se encontraron dos de los equipos con más talento desde el perímetro de la Basketball Champions League. Y, aunque los planes de partido de Joan Peñarroya, seguramente, fueran por otros derroteros, el primer cuarto se convirtió en un festival de lanzamientos y anotacion para ambos equipos, que además acumularon unos porcentajes espectaculares. 35-25 al término del primer asalto, con 6/7 en triples para Hereda San Pablo Burgos... y 5/7 para Filou Oostende. Los números se irían equilibrando a lo largo del segundo cuarto, pero ambos conjuntos terminaron la primera mitad por encima del 50% desde el perímetro mientras los belgas conseguían recortar diferencias gracias al acierto de un Jean-Marc Mwema en estado de gracia que recogía el testigo de Loic Schwartz, con 8 y 10 puntos respectivamente en los primeros 20 minutos.

Por parte de los burgaleses, Vítor Benite anotó 3/3 en triples, aunque sus compañeros no lograron anotar desde el perímetro en todo el segundo cuarto y el partido comenzaba a asemejarse demasiado al jugado en Oostende.

EL PARTIDO SE VUELVE LOCO

Con todo más apretado, la segunda mitad prometía muchos puntos y espectáculo... y se convirtió en un encuentro caótico, lleno de fallos e imprecisiones por parte de ambos conjuntos en el que Hereda San Pablo Burgos logró sacar ventaja gracias al acierto de sus hombres interiores. Hasta 20 puntos tras pérdidas obtuvieron ambos equipos al acabar el encuentro, con 15 balones perdidos para los locales y 20 para los de Dario Gjergja.

Especialmente notable fue el mal día de Olivier Troisfontaines, único jugador del encuentro que acabó negativo, ya que falló sus 4 lanzamientos desde el triple, se quedó en 2/4 en tiros de 2 y perdió 4 balones. La confusión reinó en el conjunto belga durante toda la segunda mitad, mientras los burgaleses lograron rehacerse y cerrar con autoridad el encuentro, con unos grandes minutos finales de Thad McFadden en defensa, leyendo las líneas de pase a la perfección.

LA IMAGEN: las fintas de Thad McFadden

El exterior del conjunto burgalés le tiene tomada la medida a la competición. Tras ser el MVP de las finales, se permite engañar a sus rivales de esta forma para lanzar con comodidad

LA PROFUNDIDAD DE BANQUILLO, FACTOR DIFERENCIAL

Al final, Filou Oostende terminó por bajar la intensidad, ahogado en un mar de errores, fundido físicamente por sus bajas y sin poder seguir el ritmo de los jugadores de Joan Peñarroya. Hereda San Pablo Burgos jugó un partido mucho más completo, con paciencia cuando los triples no entraron, moviendo bien el balón y con mucha ventaja en la pintura, gracias a Dejan Kravic en la primera mitad y a Xavi Rabaseda y Miquel Salvó en la segunda, que aprovecharon la ventaja de altura frente a sus defensores para castigar en el juego interior y abrir para los escoltas burgaleses.

Solamente un jugador de Peñarroya pasaron de los 20 minutos en cancha: Dejan Kravic (14 en la primera mitad, 10 en la segunda), mientras Oostende veía bajar su rendimiento varios enteros cada vez que sus titulares tenían descanso.

EL MVP: DEJAN KRAVIC

El pívot de Hereda San Pablo Burgos tuvo una actuación dominante. En la primera mitad, Kravic anotó 14 puntos, recogió 4 rebotes y repartió 3 asistencias. En una competición en la que no abundan los jugadores grandes, el serbio es, sencillamente, indefendible. Jugó por encima de cualquiera de los defensores, especialmente en el pick & roll, castigando tanto con penetraciones a canasta como con pases a sus compañeros, y su juego de cara al aro con los ganchos aprovechando sus largos brazos resulta demoledor.

En la segunda mitad su rendimiento bajó, al igual que sus minutos, pero su presencia en pista obligaba a hacer girar en torno a él todo el entramado defensivo de los hombres de Oostende. Al final, 16 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias, 2 recuperaciones y 24 de valoración en 24 minutos en pista. Un arma insustituible para Hereda San Pablo Burgos.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
7 años 12 meses
#contenidos: 
165
#Comentarios: 
405
Total lecturas: 
343,189