Solapas principales

Higgins se rebela ante el CSKA (75-88)

  • El escolta blaugrana se fue hasta los 25 puntos y 6 rebotes
  • Abrines le cubrió las espaldas desde el perímetro

una pequeña sonrisa

De ilusiones vive el hombre, y también el aficionado. Esa es la razón de ser de los hinchas: ilusionarse con el porvenir del equipo. Para ello hace falta que estén los mejores y por eso la vuelta de Mirotic a la disciplina, que no a este partido puesto que no viajó a Moscú, representa en parte recuperar esa ilusión. La alegría no es completa aún, falta que se confirme su participación el domingo y también recuperar a Davies y Claver, pero paso a paso los culés se sienten menos atormentados. Esa pizca de felicidad era la mejor pastilla para que el Barça afrontara uno de los partidos más complicados de la temporada. Enfrente estaba el CSKA, líder de la Euroliga y rival a batir, puesto que sigue siendo el vigente campeón ante la cancelación de la pasada temporada. Los rusos, a pesar de las bajas de Hackett y Clyburn, tienen uno de los equipos más equilibrados de la competición, con talento a raudales y un entrenador que piensa cada movimiento al milímetro. El primero contra el segundo de la Euroliga: el espectáculo estaba garantizado.

david y goliat

Si bien las antiguas escrituras era David, el pequeño, quien salía airoso de su enfrentamiento con Goliat, el gigante, esta vez no fue así. La lógica en esta ocasión se impuso, por más que la coyuntura actual tiende a responder a cualquier cosa menos a la propia lógica. La diferencia entre el juego interior de ambos conjuntos se hizo visible desde el primer minuto, incluso antes del partido, solo al ver la capacidad de intimidación que podían provocar en la planilla los nombres de uno y los de otro. Cada pareja deberá rendir según las expectativas que haya puestas en ella, pero a primera vista la diferencia entre Milutinov-Shengelia y Smits-Pustovyi es la de equipos que compiten en categorías diferentes. La ausencia de Mirotic y Davies fue el motor del cual se nutrió el juego interior del CSKA para abusar de la fragilidad del Barça. Incluso llegó a tirar Saras de un juego interior compuesto de Sergi Martínez y Badji cuando apenas iban cinco minutos de partido, pero los rusos también tenían recambios de calidad para garantizar la paridad del nivel demostrado desde el inicio

del infierno al cielo solo hay un paso

Sacar provecho de la adversidad es una cualidad de la que  solo algunos pueden jactarse. El Barça desde hace unos años que carecía de ella, que cada golpe le dolía incluso del doble. Acostumbrado a la desdicha, su posicionamiento frente a ella fue lo que le permitió sobrevivir a lo que parecía una muerte asegurada. Gran parte del carisma de este equipo es debido al que tiene su entrenador, pero también a la capacidad de éste de trasladarlo a sus jugadores. Habían sido ya unas cuantas las veces que el Barça había dejado escapar partidos por no creerse capaz de ganarlo, por infravalorarse desde el inicio y plantear el encuentro como un reto ante un superior y no como un partido más. El CSKA, a priori, también era un rival superior. En tamaño, en calidad, en profundidad. Los encuentros, sin embargo, no se ganan con el nombre de nadie, sino con el trabajo de todos.

COMO SI CONOCIERA LOS PASILLOS DEL PABELLÓN

 

 

un doctorado en moscú

El nivel del Barça no se podría entender sin una plantilla concentrada a pleno en la labor que tenía por delante. Inferior en altura, Oriola supo labrarse su lugar entre tanto gigante. El oficio fue lo que le permitió agujerear un muro por los ladrillos más bajos. También Abrines fue crucial, haciendo lo que mejor sabe. La pizarra de Saras le sienta de maravilla al balear, que cada vez se siente más protagonista en un equipo carente, más allá de Mirotic, de referentes. Nick Calathes fue el encargado de romper todos los scoutings hechos por Itoudis, quebrando el encuentro con sus triples, aunque sin desatender la organización del equipo. También el nivel de los jóvenes devuelve a Saras la confianza depositada en ellos. Sergi Martínez fue a Moscú a hacer un Erasmus y volvió con un doctorado y medalla de honor. Incluso Hanga fue capaz de acariciar el techo del Megasport Arena con una parábola inaudita que acabó con la pelota abrazándose a la red. El equipo fue capaz de meter los tiros necesarios, pero también de generarlos y he aquí el mayor mérito.

la sublevación de cory

Hace ya unos cuantos partidos que Cory Higgins ha recuperado la sonrisa. Bueno, o lo que tenga él. Porque, en realidad, su cara sigue siendo la misma, aunque su nivel haya aumentado de forma exponencial. Con la baja de Mirotic se sorteaban tiros, y él se apuntó unos cuantos. Tomó la responsabilidad de ser el líder anotador de los últimos encuentros y ha revalidado carnet de ‘killer’ en cada acción desde la baja del montenegrino. Saras le empujó hacia el rol de generador y él no dudó en ser tan letal ejerciendo de manejador de balón como ejecutando al rival después de que un compañero hubiese hecho ‘el trabajo sucio’. De sus manos salen las mejores ideas del Barça y es que la determinación con la que se arrima hacia la canasta no deja lugar medias tintas defensivas. La calidad siempre la tuvo, pero ahora está haciendo alarde de ella. Y justo cuando más lo necesitaba su equipo. La sublevación de Higgins en Moscú es el homenaje que se hizo él mismo para recordarse que sigue siendo aquel estadounidense que brilló en tierras enemigas.

ESTADÍSTICAS

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 10 meses
#contenidos: 
194
#Comentarios: 
411
Total lecturas: 
396,811