Solapas principales

Javonte Green vuela alto en la Bundesliga

Javonte Green vuela alto en Alemania
 
Primer partido de la temporada en la BBL, Ratiopharm Ulm-Bayern München. Apenas transcurridos unos segundos tras el salto inicial cuando, Javonte Green (1,96m, 25 años) rompe a su defensor, Vladimir Lucic, ve pista libre en la zona, y en un abrir y cerrar de ojos, se come el aro justo enfrente de la grada donde se sitúan los aficionados más apasionados de Ulm. Jugada directa al Top 10 de la semana. En el primer minuto, el americano ha presentado sus credenciales ante su público y la Bundesliga en general. Ejecutar mates de concurso en cada partido, se ha convertido en su sello personal.
 
Cabe recordar que el jugador apenas mide 1,96m, aunque si bien cuenta con una capacidad de salto excepcional y en lugar de piernas pareciera que tiene muelles.
 
Antes del comienzo de la temporada, su entrenador en Ulm ya avisaba al público en general sobre sus condiciones: "Esperamos mucho de él. Será nuestro arma de varios filos. Puede ser utilizado en las posiciones de dos, tres y cuatro, impresiona por su capacidad atlética y su ferocidad en el rebote y en defensa".
 
Su caso podría recordar al de una leyenda Ülmer como Jeff Gibbs, que jugó para Ratiopharm de 2005 a 2009, y que, a pesar de medir tan solo 1,88m, se convirtió en uno de los mejores reboteadores de la Bundesliga durante estos años.
 
Después de su actuación ante el vigente campeón, se despejan las incógnitas en torno a su fichaje, ya no queda duda de que Javonte estaba al nivel que requieren tanto la BBL como la Eurocup.
“Cuando vi que la zona estaba abierta y que podía romper hacia canasta, el corazón casi me golpeó en el pecho. Podía presentarme a los fans. No sabía cómo reaccionarían ante tal acción. Cuando escuché su reacción fue pura alegría”, comentaba Green, un jugador que a sus 25 años y tras tres campañas como profesional, todavía no había jugado a este nivel anteriormente.
 

Ulms Javonte Green spricht über seine Dunks und Steals

 
 
Han pasado algunas jornadas de liga, partido Oldenburg-Ulm. Saque de fondo a favor de los Ulmers. Javonte Green finta y despista a su defensor, Paulding, corta la zona y recibe el pase por encima del aro de Per Günther para culminar la acción con un espectacular mate a una mano. Otra acción para los highlights del fin de semana. Tras los murmullos de asombro, recibe los aplausos de parte de la afición rival. "En ese momento ni siquiera noté los aplausos".
 
El americano de 25 años no parece muy sorprendido. Es lo que tiene ser consciente de ser uno de los jugadores más espectaculares de la liga. Y Green sabe vender el espectáculo. Independientemente de si se trata de aficionados locales o visitantes, explica que se trata también de ofrecer emociones al público, después de todo, de eso se trata el baloncesto, y los aficionados lo pagan.
 
No era la primera vez que el americano vivía esa situación. "En España he experimentado a menudo esta sensación. Los aficionados no estaban tan acostumbrados a presenciar este tipo de acciones y lo agradecían".
 
Con el paso de los meses, y analizando los partidos de Green esta temporada, uno podría preguntarse cómo y por qué un jugador de su calidad decidió empezar su trayectoria profesional en la tercera categoría española, concretamente en el Peixegalego equipo de Leb Plata de la ciudad de Marín.
 
“Muchos equipos no estarían seguros en qué papel puedes usarlo en Europa y si él es capaz incluso de jugar de alero. Porque Green jugaba en la NCAA en posiciones interiores, a pesar de su 1,96m.”, explicaba el entrenador de Ulm, Thorsten Leibenath. Según él, un efectivo tiro exterior y buen manejo de balón son dos características imprescindibles para jugadores de la talla de Green. Atributos que el americano no tuvo que mostrar en la universidad, por su posición.
 
“Después de la universidad, no sabía en qué posición jugaría. En aquel verano trabajé duro para transformar mi juego para el puesto de ala”, agregaba el propio Green.
 
Antes de trasladarse al noroeste de la Península Ibérica, siempre había pasado su vida en Virginia. Nació en San Petersburg en 1993, en Brunswick va a la escuela secundaria y en Radford cuatro años a la universidad. Con los Highlanders, Green no es capaz de clasificarse para el March Madness. En su lugar, Radford participa dos veces en el ICC, un torneo de segunda categoría.
 
Es muy consciente que su carrera podría haber sido diferente de haber estado en el gran escaparate de la NCAA. No obstante, al echar la vista atrás, recuerda con cariño esta época de su vida que vivió junto a sus compañeros, para él hermanos, con los que todavía mantiene el contacto. 
 
El camino hacia el baloncesto profesional no estaba del todo trazado para Javonte. También porque, además del baloncesto, tenía otra opción: el fútbol. Pero no fútbol americano, sino soccer. "En mi último año de instituto tuve que tomar una decisión. Después de la temporada de fútbol, recibí menos ofertas de las que esperaba, solo para jugar el la Division II, comentaba Green, que a última hora se decantaba por el baloncesto. Sin duda que acertó con la decisión, no se arrepiente de haber tomado este camino, pero "si pudiera volver atrás en el tiempo me gustaría haber jugado un último partido con la camiseta de fútbol". 
 
Tras graduarse en la universidad, además de una oferta de Bélgica, el jugador recibe solo alguna más procedentes de la tercera liga española. Marín es su mejor opción para comenzar su carrera y adaptarse al baloncesto europeo.
 

Javonte Green - 2015-16 Highlight Reel with Marin Peixegalego (LEB Silver - Spain)

 
Javonte ha transformado su juego y el esfuerzo merece la pena: no solamente conquista el título de Leb Plata, sino que también es nombrado jugador más valioso de la competición. Ya lo dice el dicho: "xente de Marín, tropa do carallo".La recompensa: el ascenso a la segunda división italiana. 
 
Con Pallacanestro Trieste, Green logra disputar el playoff de ascenso, pero Trieste pierde la final 3-0 contra un Bolonia que ansiaba reverdecer viejos laureles. “Esa fue la única razón por la que volví la siguiente temporada”, explicando su asunto pendiente en Trieste.
 
 
Al año siguiente, Green celebra el título y el ascenso de su equipo, al igual que dos años antes en España. En esta ocasión, también es nombrado jugador más valioso de la Serie B italiana. “Fue genial. No solamente para mí, sino también para el club y los aficionados. Dos entrenadores de Trieste vinieron a por mí para que renovara el contrato, y en este tiempo he recibido mucho amor por parte de los aficionados. Trieste para mí es un hogar lejos de casa”.
 
Misión cumplida. Como resultado, Green sube un peldaño más en su carrera, y aterriza en la Bundesliga tras firmar con Ratiopharm Ulm, uno de los clásicos del baloncesto germano. 
 
No es el primer jugador que llega recomendado desde la segunda liga italiana. Ni mucho menos. Scott Eatherton, pívot de Braunschweig y uno de los jugadores más destacados de la competición, al igual que De’Mon Brooks, de Bayreuth, son algunos ejemplos recientes, y el ex de Bamberg Kyle Hines, probablemente sea el caso más destacado.
 
Cabe preguntarse cómo es el nivel de la segunda italiana. “A los equipos les gusta confiar en los novatos, eso significa que encontraras a jugadores más jóvenes, cuyo valor de mercado les hace interesantes para la liga alemana. Además, solo tienen dos jugadores extranjeros por equipo, por lo que tienen que asumir mucha responsabilidad, y esta experiencia es, por supuesto, una ventaja”, comentaba Leibenath, al que no le fue difícil obligar a anotar a un jugador que venía de promediar 18 puntos por partido en Italia.
 
Sin embargo, para su entrenador, Green todavía comete algunos errores que no pueden permitirse a este nivel. “En una liga más pequeña sí se le permitía, se salía con la suya, esto puede explicar por qué comete dichos errores. Aunque muchas veces son perdonables porque juega con mucha energía y suele compensar sus fallos”.
 

Javonte Green ● Ratiopharm Ulm ● 2018/19 Best Plays & Highlights ● Dunk Machine

 
 
 
Es por estas cosas por las que Green ha liderado a Ulm esta temporada, tanto en BBL como en Eurocup. En el campeonato doméstico, solo necesitó cinco partidos para romper la marca de 30 puntos por primera vez. Sin embargo, el americano todavía siente la necesidad de probarse a sí mismo. “La gente todavía no me respeta porque jugué en la segunda división italiana. Cuando llegué a Italia desde la tercera española tampoco lo hicieron. Tener que probarme a mí mismo es bueno, me encantan los desafíos”.
 
Así transcurre para el hoy en día alero cada temporada y cada verano, durante el que intenta progresar en su juego. Actualmente se centra en el manejo de balón y en el lanzamiento, para ser un jugador ofensivamente más peligroso. 
En relación al lanzamiento exterior, Green no se ve al nivel de sus compañeros. “Cuando ensayamos en los entrenamientos, no soy tan bueno como los demás. Mis compañeros me llaman Game Shooter, dice Green con un guiño.
 
Mientras tanto, el jugador ha llamado la atención esta temporada no solamente por sus mates, sino también por su capacidad de robar el balón y su espíritu defensivo.
 
El joven jugador de 25 años impresiona con una anticipación extremadamente buena. Esto lo explica Leibenath de la siguiente manera: “Tienes que tener un gran conocimiento del juego. Por supuesto que es una capacidad que puedes desarrollar, pero también requiere inteligencia y una comprensión rápida. Green puede descifrar rápidamente situaciones complejas. Su habilidad atlética para correr el contraataque también es una de sus grandes virtudes.
 
Intentar anticiparse siempre para lanzar el contraataque tiene su riesgo. Si la pelota pasa, el equipo contrario tiene una ventaja de cinco contra cuatro. Pero los Ülmers asumen ese riesgo. De lo contrario renunciarían a una de sus grandes armas. “En el baloncesto no vivimos en una democracia: algunos jugadores tienen derechos diferentes a los demás. Javonte es ciertamente, uno de los que tienen permitido arriesgar más. Además, su efectivo es positivo en el resto de jugadores. Sabiendo que Green está al acecho, al defender el pick-roll, un jugador como Isaac Fotu se siente más cómodo presionando el balón. Si se roba, Green está listo para correr el campo como un rayo”, justifica su entrenador.
 
Incluso a lo largo de su carrera, se ha mostrado como un consumado especialista en el robo. De esta manera rinde homenaje a su entrenador en el High School. Éste le había enseñado a anticipar el próximo pase. Presta atención a la mirada del oponente para saber dónde va a ir el balón. La posición de los otros jugadores también es crucial.
 
Como habitual en las mejores jugadas de la semana por sus mates, la comunidad de la BBL decidía de forma unánime que Green tomara parte en el BBL Dunk Contest. Nunca había participado en un espectáculo de este tipo, pero su presencia aseguraba el espectáculo. Aunque no pudo ganarlo, ya que acabó cayendo ante Austin Hollins, el americano dejó un gran sabor de boca.  Y es que se trataba de una apuesta segura. El propio jugador se describe a sí mismo como un dunker en partidos. 
 
Si echas un vistazo a su cuenta de Twitter, puedes ver un mate suyo con los dos pies sobre el suelo. “Pero no soy un Aaron Gordon o un Zach LaVine  haciendo un molinillo desde la línea de tiros libres”, comenta un Green abrumado por las comparaciones.
 
Lo cierto es que Javonte está volando alto esta temporada, su primera en la primera división de una liga importante en Europa. Sus números no engañan. En Eurocup ha promediado 13,9 puntos, 4,5 rebotes, 1,7 asistencias y 2,5 robos de balón. Su regularidad le ha llevado a casi calcar sus prestaciones en la BBL: 14 puntos, 4,9 rebotes, 1,6 asistencias y 2,3 robos.
 
Desde la distancia, el bueno de Javonte habrá recibido recientemente buenas noticias desde un lugar del que guarda buenos recuerdos, y es que su antiguo club en España, el Marín Peixegalego va a disputar las series de ascenso a LEB Oro.
¿Volveremos a ver algún día a Green de vuelta en España? "Por supuesto que guardo un gran recuerdo de España, y sería muy bonito para mí volver algún día, además convertido en un mejor jugador". Palabra de Javonte. Podría ser una pieza interesante para algunos equipos de nuestra liga. Habrá que seguir la evolución y los altos vuelos de este americano que empezó su andadura en la pequeña ciudad gallega de Marín.
 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 1 mes
#contenidos: 
71
#Comentarios: 
67
Total lecturas: 
125,750

Comentarios

"tropa do carallo",je,je.Creo que fué Xan Ramos quien ya hizo un árticulo sobre este chico. Yo le ví jugar un partido de Leb plata en Zornotza y le ví cualidades para triunfar mas arriba,no se si en ACB ,y le he seguido en internet y veo que ahora tiene tambien pasaporte de Montenegro con lo que su fichaje en ACB seria de menos riesgo.