Solapas principales

Jonas Maciulis y Mantas Kalnietis señalan el camino de Lituania (89-80)

  • El alero fue clave en la victoria báltica, sobre todo, durante el tercer cuarto
  • Nigeria quiso imponer físico, pero no pudo aprovecharlo del todo

Lituania comenzó el partido con dificultades que Nigeria le estaba proponiendo en su ataque. Los africanos estaban intentando frenar la calidad báltica con mucho físico, obligando a los de Kazlauskas a apurar sus posesiones y a mover mucho el balón. Con esas premisas, la igualdad estaba instalada en el encuentro, con Nigeria queriéndose subir a las barbas de su rival. Con un juego algo anárquico, la escuadra del norte de África quería imponer su ritmo en ambos lados de la pista y cada vez le estaba dando más quebraderos de cabeza. Lituania estaba perdiendo muchos balones y eso le llevó a ir por detrás (13-16).

El guion se mantuvo y Nigeria estaba cómoda en esa tesitura; los lituanos estaban sudando para anotar cada punto, pero tampoco se amilanaban en defensa. Aun así, los lanzamientos de tres puntos del combinado nigeriano estaban siendo un punto de apoyo importante, algo que dejaba patente su motivación. Con los africanos jugando muy bien, apareció Kuzminskas para poner algo de orden en la pista.  Lituania recuperaba terreno, pero los triples de Nigeria volvían a poner tierra de por medio. Diogu y Umeh reventaron esos últimos minutos de la primera mitad para dejar claras las intenciones de una Nigeria desatada (36-41).

El paso por los vestuarios trajo consigo a una Lituania que parecía bastante más compacta y entera, aunque Nigeria quiso mantener su juego. Rápidamente, los de Kazlauskas pusieron el empate y comenzaron a cerrar el rebote de mejor forma, algo en lo que tenía mucho que ver un Domas Sabonis muy activo. Y en esas circunstancias, apareció Maciulis para ponerle una velocidad más a los suyos; el del Madrid se desató, cogió una racha imperial y, sin mostrar sonrisa alguna, acribillaba a Nigeria. La inercia de Maciulis contagió a sus compañeros hasta el punto de que Lituania cuajó sus mejores minutos del encuentro, maquillándolo todo con un triplazo del mismo Maciulis que llevaba a los lituanos al borde de la locura (65-54).

Los nigerianos quisieron devolverle la jugada a su rival, pero Lituania ya estaba donde quería y comenzó a tirar de su saber estar. Los bálticos sacaron su capacidad de trabajo para ir sacando adelante el partido, para ir cimentando su triunfo sin sufrir demasiado. A pesar de todo, Nigeria seguía remando y seguía intentándolo, pero ya los lituanos tenían el piloto automático puesto en ambos lados de la pista, aprovechando al máximo las virtudes de la línea de tiros libres. De esa manera, otro de los que estaba campando a sus anchas era un Mantas Kalnietis que manejaba los tempos y el partido a su antojo en todos los sentidos. Nigeria peló muchísimo para acercarse, pero Lituania ya había ganado (89-80).

BOXSCORE

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
6 años 4 meses
#Contenidos: 
322
#Comentarios: 
2,505
Total lecturas: 
1,659,475

Comentarios

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar