José Manuel Calderón: El timón del éxito

  • Calderón se despidió ayer entre lágrimas de la selección española. Su intención es seguir unos años más en la NBA

La selección española de baloncesto, en una travesía idílica por el Olimpo, no sólo del mundo de la canasta, sino probablemente del deporte profesional durante la última década (y media, que pasan los campeonatos y ahí siguen) da sus últimas remadas con una generación inolvidable a bordo. Es José Manuel Calderón el grumete que se ha convertido en capitán y que, desde ayer, se despide “un poquito” del baloncesto con su retirada de la selección. Es el final anunciado desde ese primer partido ante Croacia durante estos Juegos, en el que el de Villanueva de la Serena ni siquiera fue una opción dentro de la rotación del equipo.

Debutó con la selección en el Mundial de 2002, con 21 años

La vida es un ciclo y la carrera de Calderón con la camiseta nacional así lo demuestra. Debutó en 2002 con tan solo 19 años, precisamente ante una Croacia que vio el amanecer y el ocaso de un jugador que se ha quedado a tan solo 4 partidos de llegar a las 200 internacionalidades (196). Pero antes incluso de su debut, José Calderón ya había triunfado con la selección, siendo campeón de Europa Junior con esa inolvidable generación del 80, siendo él un año menor. Llegaría unos meses más tarde el primero de los grandes obstáculos que tuvo que superar el extremeño para poder jugar con España: Una lesión le impedía ser parte de la plantilla que a la postre ganaría el Mundial Junior de Lisboa en 1999.

Su participación, casi tan testimonial como durante este verano, en el Mundial de 2002, fue solo la salida de una carrera en la que, reiterando, el grumete acabó siendo el capitán. El ascenso de Calderón en la selección ha sido firme y constante durante los años, siempre que las lesiones se lo permitieron. Con 21 años ya fue el base más utilizado en el Eurobasket de 2003 en el que España logró la plata. Siempre marcado por ser el “parche” que debía tapar el enorme agujero que dejaba un Raül López al que las lesiones impedían cumplir su tan esperada llegada para ser el timón de España. Ajeno a todo ello, Calderón no solo hizo olvidar al Mago de Vic, sino que probablemente se acabó convirtiendo en el mejor base que haya vestido jamás la camiseta de la selección. Para el recuerdo sus dos erupciones como internacional: Primero, la impecable dirección, su potencia para finalizar las bandejas y ese inolvidable tiro libre que puso el 74-75 en la semifinal ante Argentina en 2006. Con todon ello, fue uno de los grandes responsables de que España fuese Campeona del Mundo (desde entonces, bautizado como "Mr. Catering", por Andrés Montes). En segundo lugar, la voracidad con la que ametralló los aros del Madrid Arena en 2007, donde únicamente un fortuito tiro de Holden en la final dio el oro a Rusia y, probablemente, le privó de convertirse en el primer español en ser el MVP de un Eurobasket desde Corbalán en el 83. Fue ese verano cuando vimos la mejor versión nunca vista de un base que, apenas tres años antes, en su primera temporada en la NBA, anotó ¡7 triples (16%) en 64 partidos! Calderón se transformó como jugador en apenas unos meses, con una mecánica de tiro que es y será ejemplo para muchos entrenadores, que le llevó a firmar un sobresaliente 50% desde la larga distancia (19/38) en los 9 partidos que jugó en ese Eurobasket. No había nada más que decir, el timón ya era suyo.

En el Eurobasket de 2007 firmó su mejor campeonato con la camiseta de España

Pero José Manuel Calderón, además de jugador, también ha sido persona, maestro y ejemplo para muchos vistiendo la camiseta nacional. Tras unos brillantes Juegos en Pekin, una nueva lesión le privaba de jugar la semifinal ante Lituania y la tan ansiada final ante Estados Unidos. Nunca sabremos si el color de la medalla hubiese sido otro si Calderón, que esa temporada estuvo cerca del All-Star de la NBA, hubiese disputado la final. También fue persona cuando otra inoportuna lesión le obligaba a parar durante el verano siguiente y, de una manera tan bonita como cruel, narró con La Sexta como España lograba por primera vez en la historia la medalla de oro en un Eurobasket. “Me vais a perdonar, pero yo me voy para abajo”, dijo en directo aquella noche ante las cámaras tras el culmen de sus compañeros. El éxito también era suyo y, aunque no podría llevarse la medalla, sintió ese oro tan suyo como un jugador más del equipo. Sin embargo, y de manera anecdótica, se llevó el emotivo recuerdo de haber estado presente en el último plano de Andrés Montes en televisión. 

Calderón, junto a Montes en su despedida de la televisión

Durante los siguientes veranos, las nubes se cernieron sobre él. A tan solo una semana para el comienzo del Mundial de Turquía en 2010, en un amistoso contra Estados Unidos, Calderón volvía a sufrir una lesión que, de nuevo, dejó un agujero en el equipo irremplazable dentro del grupo. 

El sol volvió y Calderón sonrío, probablemente más que nunca durante esta historia, cuando España volvía a coronarse en el Eurobasket de 2011. Esta vez, vestido, jugando, asistiendo y siendo partícipe en la final, donde jugó su mejor partido del campeonato (17 puntos, 4 rebotes y 2 asistencias) frente a la Francia de Tony Parker. Tampoco fue casualidad.

Tras lograr el oro en el Eurobasket de 2011

La plata de 2012 en Londres, el bronce de 2013 liderando la inevitable transición, el experimento en el que se vio invuelto en 2014 siendo trasladado a la posición de escolta, que no salió nada bien, y el éxtasis tras lograr un bronce en el que se sintió como empezó todo, desde el banquillo, siendo el penúltimo jugador de una rotación ya establecida, pero con la satisfacción del trabajo bien realizado. Durante este verano, la última transformación: Cambió su papel de timón por el de brújula cuando el equipo estuvo perdido, cuando las críticas se cernieron sobre Scariolo por su no participación o cuando Ricky Rubio se sentaba en el banquillo frustrado y encontraba siempre una mano en el hombro. La última clase del mejor base que ha jugado para España: Aportar y ser partícipe de un logro sin pisar el parqué.

 

En su último partido con la selección, el 196. También el último de Tony Parker

Por última vez, se quita la camiseta roja, esta vez para ponerse una púrpura y oro. Nunca más le veremos representando a España, pero deja para siempre el recuerdo de haber sido el timón que dirigió a la mejor generación que ha tenido nuestro baloncesto. 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 11 meses
#Contenidos: 
203
#Comentarios: 
1,478
Total lecturas: 
561,175

Comentarios

Si, continuando la cronica de Uriz, Alemania gano in extermis a Austria en la segunda jornada, y Gran Bretaña se rehizo en casa al ganar comodamente a los Stojanosky boys de Macedonia con el solido Clark y Lawrence , Olaseni, aportando, Gordon mejoro prestaciones.Luxemburgo cayo de 30, contra el desatado Hanga, que parece una reencarnacion Jordiana.

Con permiso de Calderón y el autor del artículo, y a falta de cobertura oficial, corresponsal "uriz" informa:

https://www.youtube.com/watch?v=5Yu2S2T-Fd4

*Preeuropeo- Jornada 1:

-Grupo A: Belgica "Tumba" a Chipre. 9 puntos y 7 rebotes para el Congo-belga. De Zeeuw se fue hasta las 6 asistencias. Sin compasión Islandia ante la precisión suiza, con 6 glaciares en doble dígito de anotación (Palsson y Gunnarsson, entre ellos)

-Grupo B: Thriller en Leyden donde Austria se impuso a los tulipanes gracias a un par de encestes de Rados. 13+5+5 para Thomas Shreiner. 15+4+5 para Mahalbasic, junto al apoyo desde el banco de Anton Maresch. En los orange Willy de Jong se fue hasta el 10 de 13 en dobles, junto a 6 rebotes. Su compañero Kloof sucumbió con un 2 de 13. Sin novedad al frente en los alemanes que cumplieron el tramite ante los daneses, con la promesa Lo al frente.

-Grupo C: Rusia aplastó sin miramientos la capacidad bosnia. A pesar de los 15 rebotes, Nurkic se fue a un lastimoso 5 de 16 en el tiro. Dimitry Kulagin con 22 de valoración cuajó su mejor actuación internacional.

-Grupo D: Polacos y estonios no tuvieron piedad de lusos y bielorrusos, respectivamente, con Czyz y Veideman de estiletes.

-Grupo E: debut de Kosovo con Doellman de atracción junto al añorado Dardan Berisha. Mas no hubo color ante una impactante Eslovenia, Kokoskov mediante. Sin bajas, que no es poco. Ucrania resolvió ante Bulgaria con Kyrylo y Lypovyy al mando. Con Vezenkov eclipsado, el paso al frente de Georgiev solo sirvió para perder con decoro.

-Grupo F: palizones de Montenegro y Georgia ante Eslovaquia y Albania.

-Grupo G: Brexit en suelo magiar. Adam Hanga se llevó la palma (33 valoración), con Vojvoda y Eilingsfeld (a quien RealGM comparaba con Gasol) de perfectos lugartenientes. Naufragio británico, el mediático Ben Gordon de señuelo, con decir que Daniel Clark fue su hombre queda todo dicho. En el Macedonia versus Luxemburgo el 30-13 del primer cuarto resume lo sucedido. Se desataron los gemelos Stojanovski. Destacar en los visitantes la presencia por exótica de Jairo Delgado Ferreira, luxemburgés naturalmente.

Como ven primera jornada infumable, esperemos que mejore la cosa.

De nada.

Recuerdo, por ejemplo, que el Calderón del Eurobasket de España era una auténtica pasada, dirigiendo, penetrando, de 3, con tensión y rigor, y como decis, siempre un caballero y un gran miembro de equipo. Gracias por tanto, Mr.Catering

Coincido con Sileno en todo lo dicho. Y yo añadiría que es una retirada prematura (creo que le queda aún mucho baloncesto) y un poco inmerecida en su forma (por su casi nula participación en los JJ.OO.) ... sigo pensando que es mejor base que Ricky Rubio dormido.

Pues a parte de ser muy bueno es el típico jugador que te gusta que esté siempre en tu equipo, porque te permite presumir del mismo: tiene muy claro cuáles son los valores del deporte y los ejercita siempre que juega. No creo que nadie le recuerde por un mal gesto, un menosprecio, una tangana, unas declaraciones fuera de lugar, levantar al público contra los árbitros, flopping..., siempre dando ánimos a los compañeros, siempre dispuesto a sumar en lo que fuera menester: en fin, es el ejemplo claro de que se puede ser un gran jugador en el más amplio sentido del término. Una pena que lo disfrutáramos tan poquito en Baskonia.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar