Solapas principales

Kirolbet Baskonia rema al final para ahogarse frente Panathinaikos (72-70)

  • Después de una primera parte sin jugar a nada, el Kirolbet Baskonia supo reaccionar a tiempo, pero cayó en los segundos finales.

Nick Calathes: El greco-estadounidense fue el detonante del juego local. El dominio del veterano base se hizo notar con creces durante la primera parte. Sus fallos en el lanzamiento y penetraciones con cierta precipitación al final, pudieron condenar a los locales. Aún así consiguió llevar la mayor parte del ritmo del encuentro a su antojo, acabando con dobles figuras: 11 puntos, 12 asistencias y 6 rebotes.

Desconexiones de ambos: Parece que durante una parte y otra los dos equipos cambiaron de chip. Durante el primer cuarto el Panathinaikos le endoso un parcial de 21-2 al Baskonia. Durante el 3º y 4º cuarto, los de Perasovic remontaron el partido con un parcial de 6-32. Casi nada para un partido que desde un principio parecía que iba a la deriva para los visitantes.

Rotación de 8: Otra vez las bajas siguen dando de que hablar. Sin Janning y sin Garino, el Baskonia volvía a afrontar otro encuentro con una rotación muy corta, algo que le perjudicó a la hora de defender, sobre todo a sus pivots Illimane Diop, que se fue con 4 faltas a 4 minutos de terminar la primera parte, y Vincent Poirier, que cometió su 4º falta tras 7 segundos transcurridos del 3º cuarto.

El partido comenzaba con un solo equipo en la cancha, el Panathinaikos. Dirigidos por Nick Calathes, los griegos comenzaron como un rodillo, jugando sus sistemas con un alto porcentaje de acierto y con una gran intensidad defensiva que impedía que los vascos anotasen la primera canasta en juego hasta llegar al minuto 2 y un 24-6 en el marcador. Todavía sin haber tocado la zona, eran Poirer y Voigtamann quienes transformaban las primeras canastas desde la pintura y cerraban así un primer cuarto para el olvido. (26-10)

Al inicio del segundo cuarto, la defensa baskonista seguía siendo inexistente, mientras que en ataque seguían buscando situaciones de 1x1 que no les llevaban a ningún lado, ya que los de Pitino estaban muy bien plantados en su campo. Sin Calathes en el campo, los locales se empezaban a estancar en sus jugadas y 8 puntos consecutivos, con dos triples de los artilleros Hilliard y Voigtmann, acercaban al Baskonia a 13 puntos. Parecía que los vitorianos comenzaban a entrar en el partido, pero al Baskonia le faltaba continuidad, cometiendo demasiados errores ofensivos y permitiendo canastas fáciles a sus rivales. Los atenienses vivían de la mano de un Calathes que controlaba el ritmo del partido y asistía de manera continua a sus compañeros, para irse hasta las 8 asistencias. (48-27)

A todo esto, se le sumaba el problema de las faltas. A 4 minutos para terminar la primera parte, Illimane Diop cometía de forma estúpida su 4º personal, tras dos faltas en ataque prácticamente seguidas y una técnica a posteriori. Esto conllevó a la entrada de Poirer, con 2 faltas, y le llevaría a cometer su 3º antes de terminar el cuarto. 

A la vuelta de los vestuarios, poco o nada tardaba el pivot francés en cometer su penúltima falta, yéndose al banquillo una de las grandes referencias de este Baskonia. A pesar de los pocos efectivos disponibles, los de Peras comenzaban a bajar el culo en defensa y aprovechaban la relajación de los locales para acercarse poco a poco en el marcador a través de Marcelinho Huertas, que lograba 8 puntos a base de penetraciones. Pitino se veía obligado a pedir tiempo muerto y comenzaba a palparse la precipitación de los suyos, sobre todo en el juego exterior. El Baskonia lograba acercarse hasta una diferencia que no la veían desde el comienzo del encuentro. (56-48)

Papagianis lograba parar el parcial de 0-17 al comenzar el cuarto, pero los visitantes seguían sin bajar los brazos y conseguían poner al Panathinaikos contra las cuerdas después de 5 puntos consecutivos de Luca Vildoza. Calathes intentaba responder desde el triple, pero fallaba 3 veces desde fuera de la línea exterior y mientras que en el conjunto azulgrana, era Hilliard quien conseguía poner a los suyos por primera vez por delante en el partido, pero también el que igualaba las cosas jugando muy precipitado cada vez que encaraba el aro y dando la oportunidad a los griegos a que empataran el partido. Ambos equipos erraban desde más allá de la línea de 6,75 y la igualdad en el marcador seguía presente, hasta el momento que uno debía meter. Esta vez le tocó a Sean Kilpatrick decantar la balanza hacia su lado, ya que los bases azulgranas, Marcelinho y Vildoza, perdieron las dos siguientes posesiones para que, finalmente, una canasta de Deshaun Thomas sentenciase el partido. (70-72)

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 2 semanas
#contenidos: 
46
#Comentarios: 
123
Total lecturas: 
89,110