Solapas principales

La CBA china o la última amenaza al basket europeo: llegan Scola, Langford...

  • Luis Scola, el penúltimo jugador en elegir la CBA para continuar su carrera

Muchos millones de personas. Mucha polución. Enormes problemas de contaminación. Incontables coches. Más motos. Un idioma diferente. Muy diferente. Esto, sólo en términos de cultura, de vida cotidiana. En términos específicos de baloncesto, ¿quizás una liga de poco nivel? ¿de menor repercusión mediática? ¿una oportunidad para ganar mucho dinero sin tanta presión? Todas estas cuestiones y planteamientos ni se pasan por la cabeza del mítico Yao Ming, quien, después de dejarlo todo en las canchas (salud de por medio) se deja el resto de vida que le queda para levantar una competición que comienza a despegar de la mano del amigo yuan y no deja de seducir a cada vez más jugadores. Y cada vez mejores.

Aquellas cuestiones, tanto cotidianas como deportivas, lógicas y relevantes para la mayoría de jugadores hasta hace poco tiempo, comienzan a pasar a segundo o tercer plano, sobre todo para el conjunto de agencias de representación. Y todo ello a golpe de dinero. De mucho dinero, que por aquellos lares, para este tipo de operaciones, sobra. También al calor de las puntuales colaboraciones con la todopoderosa NBA, que de trades comerciales algo sabe. Cada vez son más y mejores los jugadores que deciden adentrarse en su particular ruta de la seda y aventurarse en el pujante mercado chino, sin preocuparse siquiera de aquellas lógicas y relevantes cuestiones.

Y no, ya no son viejos elefantes que buscan firmar sus últimos flagrantes contratos a base de dejar con la boca abierta con sus genialidades de globetroter (nunca mejor dicho) a los propensos aficionados amarillos. Ya no son los Marbury, pionero en sorprender al mundo yéndose a meter puntos y vender zapatillas a partes iguales. O el icónico JR Smith y sus 100 puntos en dos días en aquella temporada del Lockout en la NBA. Les acompañaron también en su momento, los McGradyArenas o Metta World Peace (o como se llame) para gastar sus últimos minutos de gloria baloncestística entre pabellones de la República Popular. Esto se acabó. Ahora, se plantean, muchos de forma seria y como proyecto de larga duración, su convivencia con un mercado que no deja de crecer a pasos agigantados, como se suele hacer todo por aquellos lares.

Stephon Marbury | End of Beijing Ducks Era | 2017

El máximo anotador de la liga ACB la temporada pasada encabeza la desbandada de este año. Edwin Jackson, desoyendo cantares de Euroliga o de NBA se va a China por lo que el mismo reconoce: “económicamente era una oferta que no podía rechazar”.

Pero no sólo él ha dado el gran salto. Ya lo hizo el año pasado Darius Adams, obviando los intereses del propio Barça entre otros, para ganar dólares a mansalva y, en su caso, también trofeos: el título con su equipo, los Xinjiang Flying Tigers y el MVP de la temporada, frente a otros dos ex NBA de postín como Carlos Boozer Yi Jianlian.

Darius Adams 50 Points | CBA 2015-16

Otro escolta malabarista que hemos visto por nuestras canchas este año y que pone rumbo de levante es el ex Unicaja Kyle Fogg, que jugará el próximo año en los Long Lions de Guangzhou. Y si seguimos rebuscando en el baúl de los mercados, otro combo al que se le caen los puntos de los bolsillos, el zurdo Keith Langford está a un par de ceros en el contrato de coger el mismo barco.

Pero no sólo son los jugones los que se van a deleitar con sus 1x1 al gigante asiático. Un romántico como Luis Scola, abandona su proyecto de regreso a Baskonia (si alguna vez lo hubo) para, a sus 37 años, aparcar los romanticismos por un buen puñado de yuanes.

scola_2.jpg

Luis Scola durante las celebraciones del aniversario ligero. Foto: Baskonia

Y si este último caso pudiera sonar a elefante buscando su cementerio, tengamos en cuenta los proyectos que se le ofrecían al Luifa en el viejo continente. Que no, que ya no va de esto la liga china. Ahora va de órdago a lo grande, como se suele hacer todo por aquellos lares.

El penúltimo de la lista; Ioannis Bourussis, un elefante europeo en busca de pasárselo bien y de engrosar su billetera, ahora que su horizonte temporal se divaga con la carga de años. Pero cuidado con los análisis precipitados, los elefantes y las alegorías: con este fichaje, el máximo anotador de este año (el ya mencionado Jackson) y el MVP de la temporada pasada en Liga Endesa (el griego lo fue en la temporada 15-16) jugarán en la CBA. Aquel directivo de equipo o agente de jugador que siga sin verlo, respectivamente como una competencia o una oportunidad, estará cometiendo un grave error…

Algo más que mucho dinero habrá sobre la mesa para que tanto jugador, ya de tan variado perfil, decida hacer las maletas a tan exótico mercado. Quizás la diversión, a lo mejor el nivel o puede que las experiencias ya contadas. Quizás lo vean como el nuevo escaparate que te dan las buenas hojas de estadísticas o simplemente lo hagan para vivir sus momentos de gloria en torneos menos exigentes. ¿Quizás sea todo eso a la vez? O por el contrario, puede que sea, al fin y al cabo, una cuestión sólo de dinero, en una profesión esta de jugador de élite, tan corta y asomada siempre al riesgo de las roturas, los quirófanos y las bajas prolongadas.  

Por ahora y en aras de cuidar al jugador local, son sólo dos las plazas que se permiten para jugadores no asiáticos (hay otra específicamente para ellos), por lo que el impacto, siendo duro, parece limitado. Veremos cuánto dura esta medida y cómo afecta a la vieja Europa y a la esquilmada España, esa cada vez mayor migración de calidad al baloncesto chino, sabiendo cómo se hace todo por aquellos lares. 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 7 meses
#Contenidos: 
122
Visitas: 
292,933
Comentarios: 
630

Comentarios

De los jugadores citados, para mi el que podía seguir en Europa con un buen contrato en cualquier equipo Euroliga es Langford, que supongo que se habrá ido a China para hacer numerazos sin presión. El resto son jugadores en la cuesta final de sus carreras que van allí hacia el retiro dorado o como los casos de Edwin Jackson o Fogg se van a China porque nadie les obligará a defender y se podrán tirar 30 tiros por partido y ganar el contrato de su vida

Como bien comentáis, no es alarmante, pero sí es un toque de atención. Si Europa no hace bien las cosas y consigue una competición rentable, competitiva y con buenos y grandes clubs, en el futuro China puede ser un competidor serio.
De todas formas, hay que alegrarse de que haya más países que den importancia al basket. No es ningún problema, sino que mejora el deporte.

Ya vendrán otros más jovenes y con más hambre, a los que disfrutaremos antes de que se vayan a otros equipos europeos o a la NBA. Los mejores partidos de Bourussis ya los has visto en Vitoria...

Mientras la mayoría de los rosters esten formados por jugadores chinos, la liga seguirá siendo una farsita. De los extranjeros, no nos engañemos, la gran mayoría son vacas sagradas cometiendo el último atraco, incluídos Scola y Bourussis. Y Jacskon...en fin, mvp con Estudiantes, en Barcelona y Málaga demostró cual es su nivel en un equipo cuya aspiración no sea la permanencia.

Y no solo en cuanto a resultados, sino también en cuanto a ética de trabajo. Desde que llegó ya sonaba raro que no hiciera otra cosa que hacerse fotos en la piscina de su nueva casa de Alhaurín. Pero bueno, piensas "querrá disfrutar de su nuevo destino". Luego vinieron los problemas, se arrastraba por la pista recién empezada la temporada... Después llegaron los rumores de quejas de cuerpo técnico porque no defendía (como ya se veía en los partidos), y al final, banquillazo y salida por la puerta de atrás. Vino aquí de fiesta, creyendo que podría tener 35 minutos el balón en las manos sin trabajar, y se dio en las narices con la realidad. En un equipo medio-alto debes rendir en todo momento. No veo mejor destino para él que la CBA. Dinero, sin esfuerzo, con 35 minutos de balón, y sin exigencias (ni muchas aspiraciones). Como anillo al dedo.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar