Solapas principales

La dupla Spanoulis - Williams-Goss y los tiros libres acaban con la imbatibilidad blanca

  • El conjunto blanco planto cara al partido durante los 40 minutos pese a la gran intensidad defensiva griega y la permisividad arbitral

Kill Bill y su pupilo, los asesinos del partido. Vasdilis Spanoulis (20 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias) y Nigel Williams-Goss (23 puntos, 4 rebotes, 6 asistencias) fueron una pesadilla para el conjunto blanco durante todo el partido. El joven base americano fue el jugador más regular, siendo capaz de anotar tanto en el poste bajo (dada la gran ventaja física que tenía sobre Campazzo) como desde la línea de tres. Por el otro lado, Kill Bill rompía el partido en el segundo y tercer cuarto desde el triple, siendo el revulsivo del equipo heleno. 

Facundo Campazzo, dirección magistral. Pese a arrancar el partido bastante apagado, en la segunda mitad el base argentino ejerció de líder del equipo firmando un gran doble doble (14 puntos, 13 asistencias, 2 robos). Ante la ausencia de Llull, Facu comando al equipo hasta el final de manera brillante pese a no conseguir la victoria. 

Los tiros libres, el factor determinante. Con toda la carne puesta en el asador, y a falta de escasos segundos para el final, los jugadores blancos erraron tiros claves desde la línea de personal que hubiesen permitido a los blancos luchar por la victoria. Campazzo (0/1), Deck (0/2) y Rudy (1/2) no tuvieron su mejor momento desde la línea en los últimos segundos, viendo como las opciones de victoria se escapaban ante el acierto de Williams-Goss (4/4 desde la personal en los instantes finales).

Arrancaba el partido en Atenas con sorpresa en el quinteto inicial del Real Madrid, al sacar de inicio al argentino Gabriel Deck como alero ante el poderío físico del juego interior heleno (PapanikolaouTimma Williams-Goss). David Blatt optaba por hacer daño al conjunto blanco metiendo en la zona a Williams-Goss(muy superior en centímetros a Campazzo) e introducía cambios muy rápidos (Spanoulis Strelnieks) para dinamitar el partido. El 2-7 a favor del RealMadrid duraba poco ya que, con la entrada de Kill Bill, el conjunto heleno marcaba un parcial de 9-0 que obliga a Laso a parar el partido. Pese a meter en el partido a RudyTaylor como antídoto al juego rápido de Olympiakos, el conjunto blanco seguía apagado viendo como la diferencia en el marcador iba en aumento (16-9).  Rudy Fernández tiraba de galones sumando puntos desde la línea de tres, mientrasSpanoulisWilliams-Goss y las transiciones permitían a los atenienses seguir por delante en el marcador al cierre del primer cuarto (29-22).

Klemen Prepelic volvía a salir en el puesto de base al comienzo del segundo cuarto ante la ausencia de Llull, con Carroll Rudy empatando el partido desde el triple con un magistral parcial de 10 a 0 (32-32).  Tres triples seguidos de Vassilis Spanoulis (en su mejor partido de la temporada) ponían de nuevo a los locales por delante  (41-35). Williams-Goss tomaba el testigo de Spanoulis en la anotación, ampliando la renta en 12 puntos para los suyos (48-36). Se llegaba al descanso con un 52 a 41 en el marcador, con un Madrid necesitado de cambios en su juego. Increíble primera parte de la dupla de bases Spanoulis - Williams – Goss, sumando entre ambos 32 puntos con unos porcentajes casi perfectos: 6/9 T2, 6/6 T3 y 2/3 T1.

Un triple de Facu Campazzo inauguraba el tercer cuarto, mientras Georgeos Printeziscontinuaba haciendo daño en la pintura.  Pese a la gran permisividad arbitral para Olympiakos (empleando una defensa de altos contactos), el conjunto blanco seguía creciendo en el partido de la mano de un Campazzo más que motivado (63-61).  La buena defensa blanca ponía de nuevo el empate en el marcador, con empate a 65 al cierre del tercer cuarto, pero con la mala noticia de la lesión de Rudy (torcedura de tobillo en una penetración a canasta en los últimos segundos del cuarto).

Olympiakos salía más fuerte en el último y decisivo cuarto, retomando el mando del partido con un parcial de 6 a 0 (71-65).  El nivel de agresividad defensiva se incrementaba, mientras Rudy volvía al partido dejando en un susto su torcedura de tobillo.  Los atenienses seguían dominando el cuarto con el Madrid reduciendo la desventaja desde la línea de personal (76-70). Los blancos se aceleraban en el partido errando en cada acción ofensiva que intentaban (0/13 en tiros de campo en el cuarto), viendo como el partido se escapaba tras un nuevo triple de Spanoulis que ponía 10 puntos arriba a los griegos a falta de 3 minutos (80-70). A falta de 2 minutos, Facu conseguía anotar la primera canasta en juego para los blancos. Dos canastas consecutivas para el Madrid y de nuevo en el partido con 5 abajo a falta de minuto y medio (80-75). Dos tiros libres errados por Gabriel Deck evitaron reducir la diferencia hasta los dos puntos (82-78) restando 27 segundos de partido. De nuevo el arbitraje tomó el protagonismo, al señalizar 3 segundos en zona a Facundo Campazzo que privaban a los blancos del que pudo ser su último ataque. Ambos equipos se mostraban erráticos desde el tiro libre, dejando el marcador con un 86 a 81 a falta de 10 segundos. El Madrid anotaba rápido poniendo el 86 a 83 en el marcador, y mandaba de nuevo a William-Goss a la línea de personal . Finalmente victoria para un Olympiakos que consigue doblegar por primera vez esta temporada al vigente campeón de Europa (88-83).

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 11 meses
#contenidos: 
364
#Comentarios: 
1,002
Total lecturas: 
1,054,223

Comentarios

Buena derrota para perder el invicto, luchando hasta el final en un campo difícil, con bajas y contra los elementos. A seguir trabajando para cuando llegue la hora de la verdad.