Solapas principales

Las pérdidas condenan al Real Madrid en Moscú (78-77)

  • Khimki no conocía la victoria desde el pasado 17 de noviembre
  • Errick McCollum y Alexey Shved, ambos con 22 puntos, secundaron los 19 de Mickey ante sus ex
  • Los de Pablo Laso se descuelgan de la parte alta de la clasificación

Khimki rompe una racha que mantuvo desde el 17 de noviembre

Muy preocupante la racha de derrotas que sostuvo el conjunto ruso, sin precedentes y que le deja, lógicamente, sin aspiraciones en Euroliga. Sin embargo, pocos esperamos el gran nivel que ofrecieron ante el Real Madrid en cuanto a intensidad, ritmo y regularidad. Fin a la maldición de las derrotas, ya pueden respirar en Moscú.

las pérdidas de balón lastran a los de laso

Si bien la solidez defensiva del Real Madrid y su ventaja en el rebote impidió al Khimki aprovechar las oportunidades consecuentes a las pérdidas que provocaban, en el segundo cuarto se desatascó. El conjunto de Andrei Maltsev marcó el ritmo de partido en base a las pérdidas del Real Madrid, que fueron hasta 13, para correr en transición y, especialmente, que el balón pase por las manos de Shved. Con 15 puntos (5/7 T2), la estrella del conjunto ruso robó tres balones y repartió 4 asistencias. Mueren con Shved, y durante la primera parte consiguen imponer su ritmo para marcharse con ventaja al túnel de vestuarios (45-38).

PÉRDIDAS Y REBOTES: EL YIN Y EL YANG

Como si del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, el Real Madrid tiene dos caras. A falta del último cuarto, son 19 los balones perdidos por parte del conjunto blanco, lo que concede un sinfín de nuevas oportunidades al Khimki, y precisamente es lo que permitió que alcanzasen sus primeras ventajas en el partido. En cambio, llevan 33 rebotes en 3 cuartos, de los cuales 15 son ofensivos. El dominio bajo tableros equilibra las pérdidas y permite a los de Pablo Laso a tener nuevas oportunidades y, sobre todo, marcar su ritmo. En cuanto aprietan el acelerador, reducen las distancias. Espadas por todo lo alto para el último y definitivo cuarto (62-62).

la última posesión refleja el problema del real madrid

El conjunto de Pablo Laso vivió uno de sus partidos más aciagos en cuanto a pérdidas de balón se refiere, y no es para menos. Con un total de 23, son constantes las oportunidades que brindaron al Khimki para mantenerse vivo durante todo el partido. Precisamente, la última posesión para decidir el duelo la tuvo el Real Madrid, quien terminó por perderla ante la presión sobre la línea de pase de Causeur. No llegaron ni a tirar en una jugada que dictamina el vencedor del choque, algo muy preocupante para un equipo que busca estar entre los mejores de la competición, ante un equipo que perdió 17 partidos de manera consecutiva.

 

 

FINAL NO APTO PARA CARDÍACOS

Con todos los factores mencionados, cuando parecía que Jaycee Carroll puso a su equipo en el partido para pelear en los últimos diez minutos, el final es un fiel reflejo del gran problema del Real Madrid durante todo el partido: 1 abajo a falta de 17 segundos y con posesión para ganar, una pérdida forzada a Fabien Causeur impide que lleguen a lanzar en la última posesión. 23 han sido las pérdidas durante todo el partido, y el final fue la guinda a un toma y daca en el último cuarto para romper la racha de derrotas del conjunto ruso, quien se ha llevado la victoria por un apretado 78-77.

se impuso la ley del ex

Tres columnas se elevan por encima del resto para llevarse la victoria del Khimki, quien no ganaba desde el pasado 17 de noviembre. Contando con que se enfrentó a Tavares durante todo el encuentro, su aportación en los minutos clave y su regularidad, Jordan Mickey se postuló como el mejor jugador del partido. 19 puntos, 6 rebotes, 4 robos y 2 tapones en 37 minutos para ser el verdugo ante su ex equipo.

ESTADÍSTICAS

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 10 meses
#Contenidos: 
159
#Comentarios: 
347
Total lecturas: 
272,526

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar