Los 15 mejores españoles históricos en jugar en ligas europeas. ¿Es el Chacho el mejor?

  • Analizamos a los 15 jugadores más relevantes del baloncesto español en la historia ACB que jugaron en el extranjero sin contar la NBA. Queremos saber tu opinión: ¿quién es el mejor para ti?

Cualquier debate sobre "quién es el mejor" en cualquier deporte siempre es subjetivo, relativo y un poco estéril. Y si es un deporte de equipo lo es mucho más, ya que ni siquiera los títulos pueden cuantificarlo, ni los números, porque quien podría decir si es más importante el anotador que el reboteador, e incluso una estadística más completa como la valoración no nos dice todo y el +/- depende de los compañeros con los que coincide. Pero aún admitiendo la futilidad de estos ejercicios de valoración personal, sí que pueden servir para poner en valor las carreras de los jugadores en la comparación con las de otros grandes que los precedieron. Y además, no vamos a negarlo, es sumamente entretenido.

También admitimos que es demasiado pronto para establecer este juicio, a menos que solo contempláramos dos valores: la carrera general del jugador y el hecho de haber jugado en un equipo de otra liga europea. Por poner un ejemplo, con estos dos parámetros, si Pau Gasol jugara un partido con Olympiakos aunque ese partido fuera un desastre, sería el mejor jugador español de la historia en haber jugado en otra liga europea, porque es el mejor jugador español de la historia. Si por el contrario, queremos añadir a la ecuación y darle peso en ella a lo desarrollado concretamente en ese equipo de fuera de España, pues aún no podemos meter al Chacho en esta carrera puesto que aún acaba de partir de la línea de salida.

Tampoco vamos a decidir desde Solobasket quien es el ganador. Solo vamos a abrir el debate para que vosotros juzguéis y a incluir a Sergio Rodríguez en una lista de 15 grandes nombres históricos del baloncesto español en la época ACB que triunfaron en otras ligas europeas para que opinéis y para sentar las bases de un juicio que habrá que elaborar al final de la temporada o temporadas que el Chacho juegue en un equipo del viejo continente fuera de las fronteras del España.

Chacho en su debut con CSKA en Euroliga (foto:euroleague.net)

Valores a tener en cuenta del Chacho

Lo primero es que el base canario ha sido firmado como una gran estrella, con un contrato de los más altos de Europa y para sustituir a otro base del más alto nivel como es Milos Teodosic. Las cifras del contrato (10'7 millones por tres temporadas) así lo confirman y lo meten de pleno en el top de los mejores pagados del continente. Es la primera vez que un jugador español es fichado con esa consideración y con esas cifras por un equipo no español, así que en este aspecto podríamos decir que "punto para el Chacho".

En el parámetro de su carrera en general, el historial de Rodríguez es conocido por todos: Campeón del Mundial 2006; Plata olímpica en Londres 2012 y bronce en Rio; un oro, una plata y dos bronces en Eurobaskets;  una Euroliga con Real Madrid; 3 Ligas y 4 copas con los blancos; y 4 temporadas en la NBA, que, aunque no hayan sido al nivel que tanto la afición como los expertos o él mismo esperaban, es algo de lo que no tantos europeos pueden presumir. A nivel individual ha sido MVP de la Euroliga y miembro del mejor quinteto de la Liga Endesa en tres ocasiones. Ante este grandísimo y casi inigualable historial, deberíamos decir otra vez lo de "punto para el Chacho", pero comprobaremos que las carreras de los otros contendientes no son moco de pavo.

Chacho contra Effes (foto:euroleague.net)

Y aunque aún son muy pocos partidos, ya hay que empezar a hablar del comienzo del Chacho con el histórico CSKA de Moscú. En 5 partidos de Euroliga promedia 14'2 puntos, 4 asistencias y 10'8 de valoración en 24:32 minutos de juego y con unos muy buenos porcentajes de 46'4% en tiros de 2, 48'1% en tiros de 3 y 100% en libres. Todo esto se ha traducido en 4 victorias y una única derrota contra su Real Madrid. Y además ya ha batido su record de puntos en un partido en esta competición con 25 anotados contra Panathinaikos. Al ser tan pequeña la muestra, no dice mucho, pero si que sus buenos números nos avisan ya de que Sergio quiere hacer grandes cosas este año en la Euroliga.

A continuación vamos a analizar a los otros miembros de esta lista de los 15 jugadores españoles más relevantes que han jugado en equipos de otras ligas europeas. Los ordenamos por año de nacimiento de cada jugador en orden de menor a mayor:

JOSE ANTONIO MONTERO (1.965)

Posiblemente el jugador español de la historia que más ejemplifica el tópico de "jugador que no alcanza las expectativas". Fue el primer base alto del baloncesto español y los inicios de su carrera en el Joventut fueron simplemente maravillosos. Con él al mando fueron subcampeones de la Recopa y ganaron su segundo título europeo: la Korac del 90. Montero era la gran esperanza del baloncesto español por su calidad y por su capacidad de jugar de base con el físico de un escolta. Lo tenía todo: gran tirador, letal en penetraciones, buen defensor y esa diferencia que le daba ser muy superior fisicamente a sus pares en el  puesto de base.

El F.C. Barcelona lo fichó para ser el jugador sobre el que edificar su futuro, pero a pesar de conseguir tres Ligas y dos Copas, su recuerdo ha quedado marcado por un hecho fatídico: el tapón ilegal de Vrankovic que impidió que los catalanes alcanzaran por fin su primera Copa de Europa. Una de las injusticias que tiene el deporte es quedar marcado por un solo recuerdo negativo y además ilegal, que hasta la organización pidió disculpas años más tarde. Además uno de los motivos de que su rendimiento no fuera el esperado es que nunca le dieron el mando de la nave y jugó fundalmente de escolta, donde no marcaba diferencias físicas.

Acabó su carrera jugando en el Limoges francés, siendo de los españoles pioneros en jugar en ligas extranjeras. También fue internacional en 78 ocasiones.

FERRÁN MARTINEZ (1968)

Llega uno de los pesos pesados de la lista, ya que el pívot barcelonés fue el jugador que más ligas ACB (7 repartidas entre las 5 del Barça y 2 con el Joventut) había ganado hasta que Juan Carlos Navarro lo superó. A ellas hay que sumar una Euroliga con la Penya, dos Copas del Rey, una Korac y una Recopa con el equipo blaugrana. Todo esto lo convierte en el único jugador que ganó todos los títulos posibles de su época: Euroliga, Korac, Recopa, Intercontinental, Liga y Copa. Participó en 156 partidos como internacional absoluto y eso que se perdió los torneos del 91 y el 92 por lesión, pero no consiguió ninguna medalla, uno de los motivos por los que posiblemente sea un jugador algo infravalorado por la afición y prensa especializada.

También es el jugador más prolífico y de los mejores considerados en el tema que tratamos, la participación en otras ligas europeas. Jugó cuatro temporadas en Grecia y una en la Lega italiana. Sus dos primeras temporadas en Grecia fueron en Panathinaikos y en la segunda fue nombrado Mejor Jugador Extranjero y conquistó el título de la HEBA con los verdes

Ferrán Martínez podría entrar en ese grupo de jugadores que no cumplieron las expectativas que había sobre ellos, lo cual es algo curioso a la vista de un palmarés del que pocos pueden presumir. A falta de analizarlo en un artículo más extenso se puede decir que convivió con la presión de dos equipos de los que siempre se espera mucho, el Barça y la Selección española, y en los dos no se alcanzaron los objetivos deseados, Copa de Europa y medallas. Sin embargo en el Joventut y Panathinaikos si que fue un ídolo sin reparos de ningún tipo

Fue también un jugador adelantado a su tiempo, en cuanto que personalizaba el modelo de pívot que se lleva ahora: gran tirador tanto de media como de larga distancia, gran técnica individual y poco gusto por el juego en la zona y el contacto a pesar de sus 2.13 de estatura. Ese fue otro de los motivos de continuas críticas. En aquella época se esperaba que los hombres grandes hicieran gala de un juego físico continuo y en la retina se tenía a Audie Norris y Fernando Martín, que hacían de la lucha su modo de vida.

TOMÁS JOFRESA(1970)

El menor de los míticos hermanos Jofresa jugó para el más mítico Obradovic en la Benetton de Treviso de la temporada 1998/1999. En esa temporada fueron campeones de la antigua Copa Saporta. Lo más importante de su carrera fue su pertenencia a la histórica plantilla de la Penya que ganó la Liga Europea también a las órdenes de Zelkjo (habiendo sido subcampeones el año anterior con Lolo Sainz), dos ligas ACB y una Copa Korac. Fue internacional absoluto en 29 ocasiones sin ningún éxito relevante.

Tomás, al que llamaban Tommy, ejerció la mayor parte de su carrera de base suplente y revulsivo dado su estilo de juego directo, algo alocado y con mucha capacidad de generar puntos rápidos desde el puesto de base. También era normal que jugase los minutos importantes dada su falta de miedo a la hora de jugarse los tiros decisivos, como la canasta que precedió al famoso triple de Djordjevic y que pudo haber dado la Liga Europea el año antes de no ser por la genialidad del actual seleccionador serbio. Se podría decir que ejercía un papel parecido al del Chacho en el Madrid, de salir desde el banquillo a dinamitar partidos, pero también que fue Llull antes que Llull dado su estilo eléctrico, su capacidad de hacer mates de concurso y su valentía. Uno de los primeros bases españoles con un juego muy "americanizado".

Puede que parezca un palmarés algo menor en comparación con Rodríguez, sobre todo al no ser partícipe de éxitos con la selección, pero es que en su época no estaban Pau Gasol ni la Bomba Navarro, pero hay que poner en su justa medida el valor que tiene ser pieza importante en aquel maravilloso Joventut que dominó la Liga española y las competiciones europeas siendo un equipo de un nivel presupuestario muy inferior a los grandes trasatlánticos y apoyándose en su fantástico trabajo de cantera.

ALFONSO REYES (1971)

Otro hermano, en este caso el mayor de la saga de gladiadores apellidada Reyes y que se les podía añadir la coletilla "del rebote". Otro histórico entrenador de la escuela de la antigua Yugoslavia. Boza Maljkovic, quiso contar con el bravo pívot para un ilusionante proyecto en el Racing de París en la temporada 97/98, pero el proyecto no alcanzó las cotas esperadas y se fue de vacío en su única temporada en el extranjero. Alfonso también fue uno de los que llevó a su club de cantera, en este caso Estudiantes, a grandes éxitos como las dos Copas del Rey que ganó con ellos, el subcampeonato de la Korac o la grandiosa clasificación para la Final Four.

Alfonso fue uno de los pilares de la selección previa a los juniors de oro y post Olimpiadas de Los Angeles. Uno de esos hombres que abrió el camino formando parte de un grupo que rompió con la maldición de los cuartos y empezó a pisar cajón de forma continuada: plata en el Eurobasket del 99, bronce en el 2.001 y otra vez plata en el 2.003. Uno de los espejos en los que se fijaba el grupo que en el 2.006 nos llevó a lo más alto.

Se trataba de un pívot "undersized", término que se puso de moda después, con 2.02 metros en su ficha de ACB, pero la sospecha más que fundada de que no alcanzaba los 2 metros. Zurdo cerrado, con pocos fundamentos técnicos, pero rápido y con una garra y fortaleza que han tenido pocos. De no haber aparecido su hermano, que se convirtió en una copia mejorada, hubiera sido sin duda el mejor interior "bajito" de nuestra historia moderna.

ISMA SANTOS (1.972)

El escolta ourensano está ligado en la memoria baloncestística al Real Madrid, pero acabó su carrera en la Lega italiana y la Heba griega. Con los blancos ganó dos Ligas, una Copa del Rey, una Eurocopa (antigua Recopa) y sobre todo fue clave en la Liga Europea de la temporada 94/95. Solo fue internacional absoluto en 6 ocasiones. Con la Benetton de Treviso consiguió una Copa de Italia.

Santos fue un jugador que, desde que salió de los Salesianos de Ourense, formó parte de las categorías inferiores del Real Madrid, en las que era un prolífico anotador. Pero al conseguir llegar a la primera plantilla y, sobre todo, bajo la influencia de Obradovic, se convirtió en el mejor defensor exterior de Europa. Su defensa sobre Eddie Johnson, el gran anotador NBA (16 puntos de media en 17 temporadas) que jugó en Olympiacos, en la final de la Copa de Europa fue su momento álgido, pero secó a sus rivales partido a partido durante años y era clave en ese Real Madrid. Cuando salió al extranjero rindió bien, pero le costó ser algo más que un buen profesional puesto que su salida de la casa blanca, le dejó tocado, al ser uno de esos jugadores absolutamente fieles a una camiseta con la que le hubiera gustado retirarse.

JOSE LUÍS GALILEA (1.972)

Jose Luís Galilea en Bolonia

Galis, como se le apodaba, fue una de las grandes esperanzas de la cantera blaugrana, que se la arrebató a la cantera blanca. Curiosamente años después, acabó ganando una Liga en el Palau con la camiseta del Real Madrid, haciendo pareja con otro ex-blaugrana, Sasha Djordjevic. Con el Barcelona ganó dos Copas del Rey y dos Ligas. Y también ganó una Copa de Italia jugando con otra escuadra mítica, la Kinder de Bolonia. También jugó en la liga griega y fue 25 veces internacional absoluto.

Era un base que imprimía una gran energía en el campo y que ejercía a la perfección el papel de revulsivo por su valentía. Fue un gran jugador de reparto, que aportó mucho en los grandes equipos en los que estuvo y que no notaba la presión, pero nunca llegó a ser una estrella.

JOSÉ LASA (1.973)

Lasa jugando en Grecia

Lasa era un base clásico de 1.81 de estatura, más director que anotador, que formó parte del Real Madrid campeón de Europa en el año 95. Formaba pareja con José Miguel Antúnez, que tuvo más relevancia y fue internacional absoluto 45 veces por 2 del canario y que podría estar en esta lista ya que también jugó en otras ligas europeas, pero el hecho de solo jugar 10 partidos en la liga francesa y luego en una liga menor como la portuguesa, nos ha hecho descartarlo.

Con el Madrid vivió su mejor epoca al ganar la Euroliga, dos Ligas ACB y una Copa del Rey con el Madrid, pero su mejor momento individual fue su subcampeonato de la Liga Europea con el AEK de Atenas, donde tenía mucho más protagonismo del que tuvo en la casa blanca y que fue una de las sorpresas de la época, ya que los griegos no se encontraban ni mucho menos entre los favoritos. Jugó otra temporada en el Peristeri y también en la Lega con Snaidero Udine para terminar su carrera en la liga portuguesa.

IÑAKI DE MIGUEL (1.973)

El de Iñaki de Miguel es un caso único  en esta lista, ya que su único título lo ganó en Grecia. Formó parte durante cuatro temporadas del Olympiakos, conquistando la Copa de dicho país. Anteriormente formó parte de la plantilla de Estudiantes durante 7 temporadas, hasta que el equipo griego lo fichó a golpe de talonario.

Se trataba de un pívot muy al estilo de su admirado Alfonso Reyes: no muy alto, móvil y un gran defensor. Pero solo en ocasiones esporádicas tuvo la relevancia en ataque del hermano de Felipe y su contrato y continuidad en Olympiacos, así como sus 67 participaciones en la selección, se los ganó, como diría Montes, "con el sudor de su frente". Su mejor momento fue la medalla de plata en el Eurobasket del 99, en el que una gran defensa a Sabonis en el partido de cuartos fue la clave para el gran papel de la selección.

RODRIGO DE LA FUENTE (1.976)

Uno de los primeros jugadores españoles que se formó en las ligas universitarias americanas y el que tuvo luego una carrera más destacada en Europa. Fue el gran capitán del Barcelona de la primera Euroliga y su palmarés con los blaugrana es envidiable: 4 Ligas, 3 Copas y una Korac a sumar a la mencionada Euroliga. Con la selección participó en 80 ocasiones y ganó 2 platas en Eurobasket, compartiendo pista con los ya analizados Alfonso Reyes e Iñaki De Miguel, con los que formaba un auténtico equipo de guerreros.

Era un gran defensor de físico imponente y muy versátil que compensaba a los finos estilistas como Jasikevicius, Bodiroga y Navarro en aquel mítico Barça pero también tenía cierta capacidad para aportar en ataque por su estilo sobrio, eligiendo bien los tiros y aprovechándose de un cuerpo muy atlético para el baloncesto europeo. Otro de esos jugadores a los que no apuntan los focos, pero que hacen un trabajo clave para que sus equipos ganen.

Al salir del Barcelona jugó tres temporadas en la Lega, donde logró ser subcampeón con la Lottomatica de Roma.

JORGE GARBAJOSA (1.977)

Aquí tenermos al que puede ser el principal rival del Chacho en esta competición. El ala-pívot de Torrejón de Ardoz, paradigma del cuatro tirador en el baloncesto español, tiene otro historial conocido por todos y en el que destaca ganar dos Copas con Unicaja y Tau, la única liga del Unicaja con el de MVP y ser de los mejores en el mejor momento de la Selección, el Mundial de 2.006. En su caso y dado que es un jugador del pasado reciente, no tiene sentido analizar su juego ni su historial pormenorizadamente, pero si ensalzar el hecho de que sus títulos en España no son con Barça o Madrid, lo que les confiere un valor añadido. 

Aunque su palmarés tanto en títulos como en distinciones individuales (MVP de la Copa dos veces, una de la final de la ACB y tres veces integrante del quinteto ideal) en España y con la Selección ya es uno de los grandes motivos por los que se pueda merecer el número uno de esta clasificación, vamos a centrarnos en el apartado en el que no le gana nadie: su historial en ligas extranjeras.

Su historia es diferente a la del resto de analizados en esta lista, ya que todos se fueron a jugar en otras ligas extranjeras cuando ya eran jugadores asentados (o incluso en la recta final de sus carreras). Sin embargo, el actual presidente de la Federación emprendió la aventura italiana cuando aún se estaba haciendo un nombre a la edad de 22 años y ahí terminó de convertirse en un jugador situado entre los mejores de Europa y codiciado por todos, hasta por la NBA.

En los cuatro años que pasó en la Benetton ganó dos Ligas y dos Copas, fue MVP de la Copa y llevó a los de Treviso a la final de la Euroliga, que perdieron contra el Barça del triplete, siendo incluido en el mejor quinteto de la competición. Años más tarde, a su vuelta de la NBA, fichó por el Khimki ruso con los que fue subcampeón de la Superliga y de la Eurocup. No hay discusión de que el mejor palmarés de un español formando parte de un equipo europeo fuera de las fronteras patrias es el de Jorge Garbajosa. El Chacho lo tiene complicado para ganar en este apartado, aunque está en el mejor equipo posible para que su número de títulos aumente mucho en los tres años que tiene firmados por los rusos.

RAÜL LÓPEZ (1.980)

Tenía que haber representación de los juniors de oro en esta lista como en cualquier lista que hable de los mejores de la historia del baloncesto español, pero es que además esta es muy especial. El Mago de Vic podría haber sido el mejor de esta lista si le hubieran respetado las lesiones. O quizás no, pues si su físico no le hubiera traicionado puede que aún no hubiera vuelto de la NBA a estas alturas. Por desgracia toda la carrera del lider de la generación dorada ha estado marcada por lo que podría haber sido, pero por suerte también está marcada por lo que ha sido, ya que a pesar de todas las piedras en su camino, este fue grandioso. Y lo mejor de los que lo han visto jugar no es ni siquiera sus títulos o sus números, si no esa magia y esa clase que desprendía cada vez que saltaba a una cancha de basket.

Sus títulos son una Liga ACB y una ULEB Cup con el Real Madrid, y una Plata olímpica y un oro europeo con la selección. Poco para lo que pudo haber sido, mucho para la gran mayoría de los jugadores de baloncesto. 

Antes de volver a deleitarnos en las pistas españolas en cinco temporadas fantásticas en Bilbao, jugó dos temporadas en el Khimki ruso, el equipo de fuera de la ACB que ha contado en su historia con más jugadores españoles (4). Con los rusos fue campeón de la VTB League y dos veces subcampeón de Superliga.

CARLOS CABEZAS (1.980)

Otro representante de la maravillosa generación de los 80 que también pasó con el Khimki. Un gran base con una gran capacidad anotadora y defensiva que escribió páginas de oro con su Unicaja de Málaga. El hecho de coincidir con Calderón y Raül provocó que no fuera tan protagonista como hubiera sido en épocas de bases menos brillantes, pero esto es una demostración de la calidad de una generación que será muy complicado que se repita. Formó parte de la selección del oro de Japón, la plata de Madrid y el oro de Polonia.

En Málaga lo ganó practicamente todo: una Liga, una Copa, una Korac,fue subcampeón de la acb y llevó a Unicaja a una Final Four de la Euroliga. El mérito que tiene ser parte príncipal de esos éxitos en un equipo del nivel presupuestario de los malagueños es algo difícil de cuantificar y se hará más relevante con el paso de los años, en los que sus aficionados hablarán de Cabezas como uno de los jugadores más importantes de la historia del club.

En el Khimki coincidió con Raül López un año en el que fueron subcampeones de la Superliga.

VÍCTOR CLAVER (1.988)

A pesar de su gran número de detractores, no cabe duda de que Claver es uno de los protagonistas del mercado europeo desde los inicios de su carrera, como tampoco cabe de que es uno de los jugadores más cotizados y uno de los mayores acaparadores de títulos. 3 oros y un bronce en Europeos sumados a una plata y un bronce olímpicos. Campeón y subcampeón de la Eurocup, subcampeón de la VTB League, y clasificado para la final four de la Euroliga con un Lokomotiv Kuban que no se encontraba, ni mucho menos, entre los favoritos. Su temporada a las órdenes de Bartzokas en el equipo ruso fue especialmente destacada y rindió a gran nivel siendo clave en una de las sorpresas de los últimos años en competiciones europeas. Víctor está como siempre entre los protagonistas del baloncesto español.

QUINO COLOM (1.988)

Podríamos haber dejado fuera al andorrano de esta lista, ya que no tiene ningún título ni en España ni en el extranjero. Tampoco ha sido internacional absoluto. Pero el espectacular rendimiento que ha dado en las dos temporadas completas y el inicio de esta en el Unics Kazan hace que se merezca la nominación

En su primera temporada promedió en Eurocup 11'8 puntos y 7'6 asistencias. En la segunda participaron en la Euroliga donde Quino tuvo números de 11'3 puntos y 5'7 asistencias. Pero es que sus números en este inicio de campaña en Eurocup son sencillamente impresionantes: en 5 partidos ha promediado 17'2 puntos, 6'6 asistencias y 23'2 de valoración. Esta claro que aunque aun no haya ganado ningún título, Colom es una estrella en la liga rusa y en las competiciones europeas en las que participa.

¿Y VOSOTROS QUÉ OPINÁIS? ¿QUIÉN CREÉIS QUE ES EL MEJOR? ¿CÓMO ORDENARÍAIS ESTA LISTA?

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 4 meses
#contenidos: 
143
#Comentarios: 
680
Total lecturas: 
358,425

Comentarios

Si metes a Jesus Chagoyen....yo meto a Nacho Romero( melilla), Alfons Albert y como hizo un viaje a Londres!!!! por eso meto en la lista a Miguel Angel " air" Pou. Tambien meto a los " spanish bad boys"" Rafa Talaveron, Fran Crujeiras, Iñaki Zubizarreta.
Carlas Ruf tambien se le puede considerar en este grupo...pues jugo en Paris...contra Lakers

Jugo poco y seguramente que en la recta final de su carrera, pero me suena que Pablo Laso jugo en Italia o Grecia y para mi unos de las mejores bases que he visto.