Maccabi ahonda en la crisis europea de Valencia Basket

  • Otro gran partido de Green, que alcanzó los 24 puntos
  • Séptima derrota consecutiva en Europa y balance 3-8
  • Deshaun Thomas y Pierre Jackson, líderes israelíes

Valencia Basket visitaba por primera vez Tel Aviv después del frustrado no-debut hace 14 años cuando por motivos de seguridad, debido al conflicto palestino, el entonces Pamesa Valencia se negara a viajar, siendo castigado por la Euroliga con derrota 20-0 además de duras sanciones económicas y deportivas. Esta vez sí, el equipo dirigido por Vidorreta viajó con el dueño Juan Roig a la cabeza de la expedición, con el objetivo de cortar la mala racha ante un Maccabi que se presentaba al choque en quinta posición, con un balance de 6-4.

La puesta en escena fue muy buena por parte de los dos equipos. Parakhouski, el techo del equipo israelí (2’11), comenzó haciendo mucho daño a un equipo falto de hombres altos, pese a tener a Pleiss y a Hlinason (el islandés todavía algo verde, pero aportando cada vez más al juego interior valenciano). Por parte de Valencia Basket, comenzaron con lo que sería la tónica de los dos primeros cuartos, anotando desde el triple con facilidad (dos de Vives, otro de Green y de Will Thomas suponían 12 de los primeros 14 puntos).

Maccabi sufría en el ataque en estático y sumaba pérdidas de balón que los de Vidorreta no lograban aprovechar para anotar con facilidad, en parte evidentemente por el buen balance defensivo de los israelís. Sin embargo, los de Tel Aviv sí lograron salir al contraataque para paliar esas carencias en estático y anotaron varias canastas sencillas. Di Bartolomeo y Rafa Martínez intercambiaron triples y una técnica a Vidorreta dio paso a los tiros libres para cerrar el primer cuarto 25-21 favorable a los locales.

El segundo cuarto coincidió con los mejores momentos de Tibor Pleiss sobre la pista, a los que el equipo del ex valencianista Neven Spahija respondió con su hombre de mayor talento, un Pierre Jackson que comenzó a ver aro y se fue a los 11 puntos en un visto y no visto.

Valencia Basket seguía apoyado en el lanzamiento exterior, con tres más de la mano de Rafa Martínez, Rudez y Erick Green, que además sacó el adicional. Con este nivel de acierto (llegaron a estar con 8 de 15 en triples) se acercaron en el marcador y poco antes del descanso llegaron a ponerse por delante. Una mala defensa de Will Thomas propició la canasta in extremis de Parakhouski sobre la bocina, cuando habían lanzado un pase de beisbol desde su propio fondo (46-46).

El tercer cuarto comenzó con un parcial 8-0 de la mano de Jackson que volvía a alejar a los locales, pero los valencianos se encomendaron a su Santo particular, aprovechando el paso por Tierra Santa, que se ponía en modo Morabanc para ofrecer un recital en este tercer cuarto. 10 puntos casi consecutivos de Fernando, apoyado por el joven Hlinason que comenzaba a sentirse parte importante del primer equipo, dando descanso a Pleiss sin que se notara en exceso su inexperiencia (finalizó con 8 puntos y dos rebotes en 14 minutos). Una buena defensa de los taronja y un afortunado triple de Vives a tabla sobre la bocina acercaban a uno a Valencia Basket, aunque la distancia al final del cuarto era de +4 para Maccabi (69-65).

Se repitió la historia y arrancaba el último periodo con un mini-parcial de los locales aprovechando la debilidad defensiva de un Rudez, que esta vez sí entró en rotación pero que nunca acabó de sentirse cómodo. Tiempo muerto de Txus y el croata al banquillo. Cómo no, Saneme rompía el parcial con un plato especialidad de la casa, el 2+1. Green volvía a aparecer pero la ofensiva israelí cada vez tenía más armas: Norris Cole se sumaba a Jackson, Tyus le ponía las cosas muy complicadas a Pleiss, y Deshaun Thomas, en silencio, comenzaba a tener buenos números.

En un momento delicado, el balón bien circulado por Valencia Basket llegó a la esquina, lugar favorito de Doornekamp para anotar de tres. Sus primeros puntos en el partido cuando quedaban menos de cinco minutos y ponía el 79-77. Pero llegó el apagón. Maccabi subió claramente la intensidad defensiva y el equipo valenciano empezó a tener serios problemas, en el momento en que de nuevo Thomas asumía la responsabilidad con otro afortunado triple a tabla que hacía mucho daño. Con seis de ventaja, el ex del Barça volvía a lanzar desde 6’75 para prácticamente finiquitar el choque, a 1’50 del final (88-79), a lo que se sumó una antideportiva a San Emeterio, fruto de la impotencia.

Sin poder explicar muy bien por qué, Maccabi quizá se relajó, y en los últimos instantes regaló un balón tras saque de fondo, y Doornekamp y Van Rossom clavaron dos triples de esos que solo entran cuando crees que no valen para nada, pero esta vez el del belga supuso ponerse a 3 a falta de 13 segundos. Los israelís sufrieron una especie de shock y ni siquiera lograron poner la bola en juego, señalando los colegiados “cinco segundos” y dando la bola a Valencia Basket, que apenas podía creérselo. Como no podía ser de otra forma, el Green-Sistema se puso en marcha, y el americano botó y botó, y con un defensor encima lanzó de tres (no fue a hacer falta Maccabi para impedir la canasta de tres), pero el tiro milagroso no llegó y el aro escupió la bola. Así pues, la miel en los labios para los valencianos, que llegaron a creer en el milagro, pero regresan a casa con la séptima derrota consecutiva en competición europea, y el peor balance de la competición con 3-8. Próximo partido, la semana que viene, ante Estrella Roja en La Fonteta.

De nuevo solo ante el peligro: Aunque San Emeterio tuvo un cuarto de inspiración y alcanzó los 15 puntos, y Vives anotó tres triples para un total de 11, de nuevo Green estuvo algo solo en ataque. Buenos números del americano, con 24 puntos y 7 asistencias, aunque quizá en ocasiones abusó del bote y de buscar su lanzamiento, cuando El Santo o Doornekamp tenían mejor opción de tiro. Pese a ello, los 28 de valoración demuestran otro gran partido del californiano, que sigue siendo la referencia taronja.

Deshaun Thomas castiga: Otro americano fue el protagonista por parte de Maccabi. Aunque en la primera mitad fue el base Jackson claramente la referencia, en los momentos calientes del choque fue el potente alero el que decidió el duelo, sobre todo con esos dos triples del último cuarto que apuñalaron el ánimo taronja. Finalizó con 20 puntos y 8 de 12 en tiros de campo.

Jackson y el 'black power': Mencionábamos al playmaker estadounidense, que fue el máximo anotador de su equipo con 21 puntos, y el que sostuvo la mayor parte del partido a su equipo. Su velocidad, potencia en las penetraciones y lanzamiento exterior, supusieron un dolor de cabeza siempre para sus defensores. Además, estuvo bien secundado, al margen de Thomas, por otros dos norteamericanos de la plantilla israelí, que suma ocho jugadores nacidos en el país de  las barras y estrellas. Fueron el otro base estrella, Norris Cole (12 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias) y Alex Tyus, todo un portento físico que logró amedrentar a Tibor Pleiss, y que además capturó 8 rebotes.

stats Euroleague.net

stats Euroleague.net

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
7 meses 3 semanas
#Contenidos: 
47
Visitas: 
84,259
Comentarios: 
338

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar